CON­TRA LA TRA­TA

El pro­xe­ne­ta arre­pen­ti­do que tra­fi­có con 1.700 mu­je­res y que, por pri­me­ra vez, da la ca­ra; la ci­neas­ta y ac­ti­vis­ta Ma­bel Lo­zano; y el res­pon­sa­ble de la uni­dad de la Po­li­cía Na­cio­nal que per­si­gue es­te de­li­to. Tres vo­ces que co­no­cen a fon­do el pro­ble­ma, par

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por M. JO­SÉ BA­RRE­RO / Fotos: PE­DRO WAL­TER

Una tos se­ca y una res­pi­ra­ción agi­ta­da, esa que de­la­ta a quie­nes en­ca­de­nan un ci­ga­rri­llo tras otro, cap­tan to­da la aten­ción en la pri­me­ra es­ce­na de El pro­xe­ne­ta, pa­so cor­to, ma­la le­che, el nue­vo do­cu­men­tal de Ma­bel Lo­zano. Esa tos y esa res­pi­ra­ción son las del pro­ta­go­nis­ta de una his­to­ria tan real co­mo es­ca­lo­frian­te: Mi­guel el Mú­si­co, el hom­bre que fue pro­pie­ta­rio de los ma­yo­res pros­tí­bu­los de nues­tro país y par­ti­ci­pó en la crea­ción del “ne­go­cio” de la tra­ta, el hom­bre que cap­tó, ven­dió, al­qui­ló y ex­plo­tó se­xual­men­te a 1.700 mu­je­res. El Mú­si­co, efec­ti­va­men­te, en­ca­de­na un ci­ga­rri­llo tras otro du­ran­te la se­sión de fotos y la en­tre­vis­ta pa­ra es­te reportaje. Por los años de cos­tum­bre o por los ner­vios. Qui­zá por­que el do­cu­men­tal en el que lo cuen­ta to­do es­tá a pun­to de es­tre­nar­se y por­que, por pri­me­ra vez, ha de­ci­di­do mos­trar su ros­tro en la pan­ta­lla y en una pu­bli­ca­ción. Pe­ro si al­go tie­ne cla­ro El Mú­si­co es que ya no hay mar­cha atrás. Lo sa­bía cuan­do con­tac­tó con Lo­zano pa­ra con­tar­le su his­to­ria y el en­tra­ma­do que se es­con­de tras el ne­go­cio de la tra­ta, ese que des­de ha­ce dé­ca­das lle­na de es­cla­vas se­xua­les ro­ton­das, cru­ces de ca­rre­te­ra y lo­ca­les que con sus neo­nes ilu­mi­nan au­to­pis­tas y po­lí­go­nos in­dus­tria­les. Fue ha­ce ca­si tres años y lo hi­zo a tra­vés del ter­cer pro­ta­go­nis­ta de es­te en­cuen­tro: Jo­sé Gar­cía, ins­pec­tor je­fe de la Uni­dad Con­tra las Re­des de In­mi­gra­ción Ile­gal y Fal­si­fi­ca­cio­nes Do­cu­men­ta­les (UCRIF) de la Po­li­cía Na­cio­nal, la uni­dad que per­si­gue es­te de­li­to e in­ten­ta li­be­rar a esas mu­je­res, y con la que aca­bó co­la­bo­ran­do El Mú­si­co. Del en­cuen­tro na­ció un li­bro, El pro­xe­ne­ta, y el do­cu­men­tal que aho­ra se es­tre­na. Mi­guel co­men­zó en el ne­go­cio por ca­sua­li­dad. Te­nía 17 años y tra­ba­ja­ba co­mo vigilante en un po­lí­gono in­dus­trial de Bar­ce­lo­na, pe­ro un com­pa­ñe­ro le pi­dió que cu­brie­ra su pues­to en la en­tra­da de un club en la No­che­vie­ja de 1982. Aque­llo le des­lum­bró. “Me sen­tí en otro mun­do, me enamo­ré de la no­che”, re­co­no­ce. Aun­que, tam­bién aca­bó lle­ván­do­lo a la cár­cel, con una con­de­na por pros­ti­tu­ción coac­ti­va.

“Pa­so cor­to, vis­ta lar­ga y ma­la le­che”

El Mú­si­co lo apren­dió ca­si to­do del hom­bre con el que en­tró en el ne­go­cio, El Fla­co: “Él me de­cía: “Ni­ño, pa­ra so­bre­vi­vir en es­te am­bien­te se ne­ce­si­tan tres co­sas: pa­so cor­to, pa­ra es­tu­diar las co­sas; vis­ta lar­ga, pa­ra ver­las ve­nir, y ma­la le­che pa­ra trai­cio­nar a tu pro­pia gen­te”, re­cuer­da. Tras una dé­ca­da a su la­do, de­ci­dió bus­car nue­vos ca­mi­nos “por­que el fin de ese sis­te­ma de pros­ti­tu­ción se veía ve­nir”, y se in­de­pen­di­zó con va­rios so­cios. Mon­ta­ron su pri­mer club en Val­de­pe­ñas, aun­que los ini­cios no fue­ron tan bo­yan­tes co­mo es­pe­ra­ban. Has­ta que de­ci­die­ron apos­tar por la “mer­can­cía fres­ca”, las jó­ve­nes que lle­ga­ban des­de Su­da­mé­ri­ca. “Aquel ve­rano de 1992, cuan­do to­dos es­tá­ba­mos pen­dien­tes de la me­da­lla de oro de Fermín Ca­cho en las Olim­pia­das de Bar­ce­lo­na, el ne­go­cio de la tra­ta da­ba los pri­me­ros pa­sos en Es­pa­ña”, re­cuer­da Ma­bel Lo­zano. “Cuan­do co­men­za­mos, no exis­tía ese de­li­to. Pa­gá­ba­mos un mi­llón de pe­se­tas, 6.000 eu­ros, pa­ra que nos tra­je­ran mu­je­res, por­que aquí ha­bía po­cas pa­ra tan­ta de­man­da [con los Juegos Olímpicos] y es­ta­ban muy cas­ti­ga­das. Y pen­sa­mos que po­día­mos traer­las no­so­tros mis­mos, pa­ra aba­ra­tar el pre­cio. Así nos con­ver­ti­mos de pro­xe­ne­tas en tra­tan­tes. Aprendimos có­mo las cap­ta­ban ha­blan­do con las que te­nía­mos en los clubes y con los tra­tan­tes a los que com­prá­ba­mos el gé­ne­ro”. Él no du­da ni un mo­men­to cuán­tas con­si­guió que pa­sa­ran la fron­te­ra: “1.117 co­lom­bia­nas, 19 ve­ne­zo­la­nas, 311 bra­si­le­ñas... y pa­ra­gua­yas ya ni las con­ta­mos”, enu­me­ra co­mo si le­ye­ra un al­ba­rán.

Una deu­da in­fi­ni­ta de 6.000 €

El ne­go­cio per­mi­tía mul­ti­pli­car fá­cil­men­te la in­ver­sión. Un hom­bre de con­fian­za cap­ta­ba a las mu­je­res en su país. El pre­cio de sa­li­da era de unos 1.000 € por ca­da una: 300 € pa­ra el cap­ta­dor y unos 600 € pa­ra el via­je (di­rec­to si no ha­bía pro­ble­mas con los vi­sa­dos o a tra­vés de paí­ses eu­ro­peos). El Mú­si­co las re­co­gía en el ae­ro­puer­to pa­ra alec­cio­nar­las y las lle­va­ba a los clubes, don­de em­pe­za­ba una ca­rre­ra con­tra­rre­loj de la que nun­ca po­dían sa­lir bien pa­ra­das. Cuan­do las víc­ti­mas lle­ga­ban a los clubes, su deu­da era de 6.000 € y no de­ja­ba de cre­cer. De la par­te que ob­te­nían por sus ser­vi­cios, ellas te­nían que pa­gar 3.000 € por dis­po­ner de pla­za en el club, 50 € por pa­gar “la dia­ria” pa­ra po­der ejer­cer, 100€ por sa­lir con un clien­te, 50 € por lle­gar tar­de y can­ti­da­des si­mi­la­res por ha­cer un des­can­so o co­mer chi­cle du­ran­te el ser­vi­cio. Pe­ro tam­bién in­cre­men­ta­ban su deu­da las ges­tio­nes pa­ra arre­glar sus pa­pe­les, los aná­li­sis clí­ni­cos que les exi­gían pa­ra tra­ba­jar, la ro­pa que te­nían que com­prar pa­ra las fies­tas que or­ga­ni­za­ban los clubes... Cual­quier ex­cu­sa va­lía pa­ra que ellas se vie­ran obli­ga­das a se­guir tra­ba­jan­do du­ran­te 12 o 14 ho­ras al día pa­ra sal­dar esa deu­da. “Des­pués de 36 años en el mun­do de la no­che, no di­fe­ren­cio en­tre pros­ti­tu­ta y víc­ti­ma de tra­ta, por­que am­bas son ex­plo­ta­das. Li­bre­men­te, nin­gu­na eli­ge pros­ti­tuir­se, son las cir­cuns­tan­cias las que las obli­gan. Pe­ro cuan­do quie­ren sa­lir es ca­si im­po­si­ble”, re­co­no­ce el ex­pro­xe­ne­ta. “Yo siem­pre las he cui­da­do por­que era bueno pa­ra el ne­go­cio. No con­sen­tía que na­die las da­ña­ra por­que da­ña­ban la mer­can­cía, pe­ro no pue­des con­tro­lar a 1.500 mu­je­res sien­do bueno, tie­nes que es­tar muy en­ci­ma pa­ra que no se sien­tan apo­ya­das, ni pro­te­gi­das y, so­bre to­do, pa­ra que no de­nun­cien”. “La so­cie­dad mi­ra­ba y si­gue mi­ran­do pa­ra otro la­do. Nos per­mi­tió ha­cer es­to y no­so­tros nos apro­ve­cha­mos. La gen­te si­gue mi­ran­do a las mu­je­res co­mo yo ha­cía an­tes: pa­ra mí eran un ne­go­cio y pa­ra los pu­te­ros, una sa­tis­fac­ción. Yo

“Pa­ra mí, las mu­je­res eran un ne­go­cio. Pa­ra los pu­te­ros, una sa­tis­fac­ción”. Mi­guel el Mú­si­co

era ma­la per­so­na, pe­ro ellos tam­bién lo son”, re­co­no­ce sin re­pa­ros. El Mú­si­co fue uno de los so­cios de los ma­yo­res clubes de pros­ti­tu­ción de nues­tro país du­ran­te 20 años y du­ran­te 12 tra­fi­có con mu­je­res. Has­ta que un día se enamo­ró de una de esas mu­je­res (la ma­dre de tres de sus hi­jos) y se con­vir­tió en con­fi­den­te de la Po­li­cía. Al prin­ci­pio, lo hi­zo pa­ra in­ten­tar tras­la­dar el fo­co de las in­ves­ti­ga­cio­nes des­de sus ne­go­cios a los de sus com­pe­ti­do­res. “Pen­sé en ha­cer­nos con­fi­den­tes de la UCRIF, que es­ta­ba re­cién crea­da, por pu­ro egoís­mo, pa­ra se­guir tra­yen­do mu­je­res y vi­vir en la som­bra. Ahí co­no­cí a Jo­sé Gar­cía, que era muy jo­ven en­ton­ces. Tu­vi­mos mu­chas con­ver­sa­cio­nes, ha­bla­mos mu­chas no­ches. Él fue uno de los pri­me­ros que me hi­zo ver a las mu­je­res co­mo per­so­nas y el su­fri­mien­to que es­tá­ba­mos pro­vo­can­do”.

Abrir las cor­ti­nas

Jo­sé Gar­cía es aho­ra el ins­pec­tor je­fe de la UCRIF y lle­va ca­si 20 años de­di­ca­do a lu­char con­tra las re­des de tra­ta, des­de mu­cho an­tes de que es­te de­li­to apa­re­cie­ra por fin ti­pi­fi­ca­do en el Có­di­go Pe­nal, en 2010. “An­tes so­lo po­días per­se­guir la in­mi­gra­ción ile­gal. No sa­bía­mos qué ha­bía de­trás, pen­sá­ba­mos que las mu­je­res ve­nían li­bre­men­te. Pe­ro un co­mi­sa­rio ge­ne­ral de Ex­tran­je­ría ya ju­bi­la­do, Carlos Bo­trán, nos abrió los ojos y nos en­se­ñó a ir más allá, a ha­cer pre­gun­tas a las mu­je­res, a in­ten­tar sa­ber por qué es­ta­ban aquí. El 99% te de­cía que es­ta­ba por­que que­ría, pe­ro en el mo­men­to en que pre­gun­ta­bas si po­dían sa­lir cuan­do qui­sie­ran, si po­dían to­mar­se un día li­bre, si po­dían sa­lir con un hom­bre... aca­ba­ban re­co­no­cien­do que no po­dían. Cuan­do una víc­ti­ma de tra­ta, ex­plo­ta­ción, ame­na­zas, vio­la­cio­nes y ma­los tra­tos te di­ce lo que ha ocu­rri­do, con­si­gues abrir un po­co la cor­ti­na y ver la reali­dad. Y nos di­mos cuen­ta de que es­ta­ban pa­san­do in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro por de­lan­te de nues­tras na­ri­ces. Y lo ha­cían con la con­ni­ven­cia de la so­cie­dad, por­que na­die con­si­de­ra­ba que aque­llo fue­ra un de­li­to”. De he­cho, mu­chos lo si­guen pen­san­do: “La gen­te so­lo ve a la chi­ca de fies­ta y con una co­pa en la mano”, re­co­no­ce el ins­pec­tor je­fe. Y eso, a pe­sar de que ocho de ca­da 10 mu­je­res pros­ti­tui­das lo son en con­tra de su vo­lun­tad y Es­pa­ña es el pri­me­ro de la Unión Eu­ro­pea y el ter­ce­ro a ni­vel mun­dial en víc­ti­mas de tra­ta. La ma­yo­ría de esas mu­je­res son jó­ve­nes, pro­ce­den de fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das y con po­cos re­cur­sos, y ne­ce­si­tan sa­lir de su en­torno por­que son el sus­ten­to de su fa­mi­lia. Lle­gan bus­can­do un fu­tu­ro, pe­ro tie­nen una deu­da mi­llo­na­ria y sa­ben que lo pa­sa­rán mal du­ran­te un tiem­po. “Mu­chos pien­san que de­trás de esas mu­je­res, que a ve­ces han si­do tra­fi­ca­das por pa­te­ra, exis­te la vo­lun­tad de me­jo­rar su vi­da. Que se de­di­can a la pros­ti­tu­ción por­que no quie­ren fre­gar es­ca­le­ras o no en­cuen­tran otra co­sa. Y co­mo son ex­tran­je­ras, ni nos preo­cu­pan, por­que cree­mos que eso nun­ca les va a ocu­rrir a nues­tras hi­jas o her­ma­nas. Pe­ro eso no es cier­to”, re­la­ta el res­pon­sa­ble de la UCRIF. El año pa­sa­do, es­ta uni­dad res­ca­tó a 250 mu­je­res, una can­ti­dad pe­que­ña res­pec­to a las que es­tán sien­do pros-

ti­tui­das, “por­que mu­chas no se re­co­no­cen co­mo víc­ti­mas, y no pue­des ha­cer mu­cho más. So­bre to­do, si ha­bla­mos de las sub­saha­ria­nas. Ellas, tras un via­je in­fer­nal a tra­vés de to­do el con­ti­nen­te, es­tán so­me­ti­das por el vu­dú. Pien­san que al­go ma­lo les pa­sa­rá a ellas o sus fa­mi­lias si no cum­plen y pa­gan su deu­da. ¿Có­mo pue­des lu­char con­tra eso? ¿Por qué van a creer a un po­li­cía ex­tran­je­ro, cuan­do vie­nen de paí­ses don­de las ins­ti­tu­cio­nes son co­rrup­tas?”. “Las mu­je­res no se re­be­lan por­que les rom­pes su vo­lun­tad y aca­bas con el sue­ño por el que han ve­ni­do a lu­char”, re­co­no­ce El Mú­si­co. Las re­des las ex­plo­tan al má­xi­mo mien­tras ellas son pro­duc­ti­vas, un tiem­po que no sue­le ser más de tres años. El ex­pro­xe­ne­ta lo cuen­ta en el do­cu­men­tal: el pri­mer año, una mu­jer ge­ne­ra mu­cho di­ne­ro; el se­gun­do no rin­de igual por­que es­tá har­ta, pe­ro hay que se­guir ex­plo­tán­do­la con ame­na­zas; y el ter­ce­ro “hay que ir sol­tan­do las­tre”. Ade­más de es­tar des­tro­za­das psí­qui­ca y fí­si­ca­men­te, mu­chas son adic­tas a las dro­gas y el al­cohol. Y aca­ban sien­do ven­di­das a clubes de ter­ce­ra. El Mú­si­co aca­bó de­jan­do el ne­go­cio y cum­plien­do su con­de­na, pe­ro qui­so de­nun­ciar to­do lo que ha­bía de­trás de es­te ne­go­cio. Así que el ins­pec­tor je­fe de la UCRIF su­gi­rió un en­cuen­tro con Ma­bel Lo­zano, que vie­ne de­nun­cia­do es­te de­li­to des­de 2005, con su pri­mer do­cu­men­tal, Vo­ces con­tra la tra­ta. De sus nu­me­ro­sos en­cuen­tros na­ció el li­bro El pro­xe­ne­ta y el do­cu­men­tal El Pro­xe­ne­ta, pa­so cor­to, ma­la le­che, que se es­tre­na en la sec­ción ofi­cial de la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Va­lla­do­lid (SE­MIN­CI), el pró­xi­mo sá­ba­do.

Des­cu­brir al ver­du­go y su en­tra­ma­do fi­nan­cie­ro

“Creo que es­te do­cu­men­tal va a su­po­ner un an­tes y un des­pués so­bre la per­cep­ción de es­te fe­nó­meno de­lic­ti­vo que afec­ta a mu­je­res des­pro­vis­tas de de­re­chos –ex­pli­ca Ma­bel Lo­zano–. Has­ta aho­ra ha­bía­mos es­cu­cha­do a las mu­je­res, pe­ro la de El Mú­si­co es una voz úni­ca, que co­rro­bo­ra lo que las víc­ti­mas han di­cho siem­pre, por­que era él quien lo ha­cía. Nos per­mi­te co­no­cer al ver­du­go, por­que en el de­ba­te de la pros­ti­tu­ción no se ha­bla de los pro­xe­ne­tas, ellos es­tán in­vi­si­bi­li­za­dos. Y nos de­ja ver la tras­tien­da, quién mue­ve de ver­dad los hi­los de la pros­ti­tu­ción y la tra­ta en nues­tro país. Pe­ro tam­bién el en­tra­ma­do fi­nan­cie­ro de un fe­nó­meno de­lic­ti­vo trans­na­cio­nal”. El Mú­si­co apa­re­ce ocul­to bue­na par­te del do­cu­men­tal, pe­ro al fi­nal da la ca­ra. “Pen­sé: ¿a quién mo­les­to? A mis an­ti­guos so­cios y al mun­do de la pros­ti­tu­ción, que me co­no­cen. No pue­do es­con­der­me pa­ra de­cir que lo que las víc­ti­mas de­nun­cian dan­do la ca­ra es cier­to. Por­que lo he crea­do yo, eso na­die me lo pue­de re­ba­tir. Si he pa­ga­do pe­na y con­de­na, es­toy ha­blan­do ver­dad. Ellas se jue­gan mu­cho más que yo cuan­do de­nun­cian”. ¿Se arre­pien­te de lo que hi­zo? “To­dos los días de mi vi­da, aun­que gra­cias a ello co­no­cí a la ma­dre de mis hi­jos. Oja­lá pu­die­ra vol­ver atrás y co­ger otro ca­mino. Por eso quie­ro re­sar­cir­lo, dan­do la ca­ra y de­nun­cian­do. Y quie­ro ha­cer­lo tam­bién por mis hi­jos, no pue­do ocul­tar­les lo que fui. El de 17 años, di­jo: “Vo­so­tros no que­ríais mu­je­res con ga­ran­tías. Hay que dár­se­las pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir”. Es lo que quie­ro trans­mi­tir”. “El pro­ble­ma no es que El Mú­si­co ha­ble de las mu­je­res, sino de sus so­cios, y del en­tra­ma­do fi­nan­cie­ro de es­te

“En el de­ba­te de la pros­ti­tu­ción, nun­ca se ha­bla del de­li­to de los pro­xe­ne­tas, es­tán in­vi­si­bi­li­za­dos”. Ma­bel Lo­zano “Ha­ce fal­ta to­mar con­cien­cia del de­li­to, que la gen­te se­pa que de­trás de los neo­nes y en los po­lí­go­nos hay víc­ti­mas”. Ins­pec­tor je­fe Jo­sé Gar­cía “Mien­tras se dis­cu­te en­tre abo­li­ción o le­ga­li­za­ción, no se ha­ce na­da y se si­guen tra­yen­do mu­je­res”. Mi­guel el Mú­si­co

De izq. a dcha., Mi­guel el Mú­si­co, la ci­neas­ta Ma­bel Lo­zano y el ins­pec­tor je­fe de la UCRIF Jo­sé Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.