Una no­ve­la de­cons­trui­da

JU­LIA NA­VA­RRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

NNO SÉ SI LES HE CON­TA­DO que lle­vo va­rios me­ses le­yen­do guio­nes ba­sa­dos en una de mis no­ve­las pa­ra una se­rie de te­le­vi­sión. Y no crean, eso de pre­pa­rar una se­rie es más com­pli­ca­do de lo que pen­sa­ba. Es más, si no fue­ra por la ilu­sión, el ta­len­to y el em­pe­ño con­ta­gio­so del pro­duc­tor, Jo­sé Ma­nuel Lo­ren­zo, creo que ha­ce tiem­po me ha­bría plan­ta­do di­cien­do aque­llo de: “Que pa­ren, que me ba­jo”. Cla­ro que lo in­com­pren­si­ble es que no se ha­ya ren­di­do Jo­sé Ma­nuel, con to­dos los in­con­ve­nien­tes que pon­go. En reali­dad, lle­vo fran­ca­men­te mal que otros re­in­ter­pre­ten a mis per­so­na­jes y lo que he que­ri­do con­tar. Al pa­re­cer, adap­tar un li­bro pa­ra la te­le o el ci­ne con­sis­te en re­es­cri­bir­lo. Y no so­lo no lo en­tien­do; me re­be­lo an­te ello. Los guio­nis­tas se ase­me­jan a los co­ci­ne­ros de esa nue­va co­ci­na que con­sis­te, di­cen, en de­cons­truir los ali­men­tos. En una oca­sión pro­bé la tor­ti­lla de pa­ta­tas de­cons­trui­da y no me gus­tó. En aquel bre­ba­je ha­bía hue­vo y pa­ta­ta, pe­ro se ne­ce­si­ta­ba mu­cha ima­gi­na­ción pa­ra en­con­trar­le al­gún pa­re­ci­do con la tor­ti­lla de pa­ta­ta. El pro­ce­so con la adap­ta­ción de mi no­ve­la ha su­fri­do al­gún que otro ava­tar, pre­ci­sa­men­te por mis di­fe­ren­cias con el pri­mer equi­po de guio­nis­tas, que no es que la de­cons­tru­ye­ran, es que la des­tro­za­ron con es­ce­ni­tas eró­ti­cas sin ton ni son, amén de la re­cu­rren­te es­ce­na de la chi­ca me­ti­da en un ba­ñe­ra. Con el nue­vo equi­po me en­tien­do mu­cho me­jor, so­bre to­do por­que apre­cio el es­fuer­zo que in­ten­tan ha­cer pa­ra no de­cons­truir en ex­ce­so mi tex­to. NO OBS­TAN­TE,

man­te­ne­mos un ti­ra y aflo­ja ama­ble. Uno de mis úl­ti­mos des­en­cuen­tros, ama­ble tam­bién, tie­ne que ver –¡otra vez!– con la chi­ca en la ba­ñe­ra. Ellos, erre que erre, que les vie­ne muy bien pa­ra una es­ce­na; y yo, más erre que erre, con que en mi no­ve­la no hay es­ce­nas de ba­ñe­ra y lo que mi per­so­na­je ha­ce y di­ce nun­ca trans­cu­rre en el cuar­to de ba­ño. Has­ta aho­ra no me han da­do nin­gu­na ra­zón con­vin­cen­te pa­ra que ac­ce­da. No soy una mo­ji­ga­ta, pe­ro no com­pren­do por qué en el ima­gi­na­rio mas­cu­lino tie­ne tan­to arrai­go la mu­jer en re­mo­jo, con un pie apun­tan­do ha­cia fue­ra y el ca­be­llo en­vuel­to en una toa­lla. La he­mos vis­to en tan­tas pe­lí­cu­las que es to­do un clá­si­co. Da lo mis­mo que la pe­lí­cu­la sea de cul­to o co­mer­cial; a po­co que pue­dan, los guio­nis­tas y los di­rec­to­res me­ten a las ac­tri­ces en la ba­ñe­ra. Sin em­bar­go, no ha­brán vis­to nin­gu­na pe­lí­cu­la don­de apa­rez­ca un ca­ba­lle­ro de igual gui­sa, en­vuel­to en es­pu­ma y con la pun­ta del pie aso­man­do. A lo su­mo, les sa­can de es­pal­das en la du­cha Quie­nes ha­yan leí­do mis no­ve­las sa­ben que en nin­gu­na hay per­so­na­jes me­ti­dos en ba­ñe­ras. No ne­ce­si­to una ba­ñe­ra de por me­dio pa­ra con­tar una his­to­ria. Y no sé a us­te­des, pe­ro a mí me irri­tan las pe­lí­cu­las que in­clu­yen ese tru­co ri­dícu­lo pa­ra jus­ti­fi­car la ex­hi­bi­ción del cuer­po fe­me­nino co­mo atrac­ción pa­ra los es­pec­ta­do­res. Ni más ni me­nos. Ya les iré con­tan­do có­mo va la “ope­ra­ción de­cons­truc­ción” de la no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.