¿Qué es­ta­mos ha­cien­do con­tra el CÁN­CER?

El día 19 se ce­le­bra el día de la lucha con­tra el cán­cer de ma­ma una en­fer­me­dad que su­fri­rá una de ca­da ocho es­pa­ño­las. ¿Qué es­tá ha­cien­do la cien­cia por ellas? ¿Po­de­mos pre­ve­nir­lo? Por MA­RI­SOL GUI­SA­SO­LA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Isi tie­nes la mis­ma mu­ta­ción ge­né­ti­ca que he­re­dó An­ge­li­na Jo­lie (la del gen BRCA1, que afec­ta al 1% de las mu­je­res y su­po­ne un 72% más de pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar un cán­cer de ma­ma), se pue­de ha­cer al­go pa­ra pre­ve­nir es­ta en­fer­me­dad: so­me­ter­se a una do­ble mas­tec­to­mía an­tes de que el tu­mor apa­rez­ca, co­mo hi­zo la ac­triz en 2013. Los nue­vos es­tu­dios han com­pro­ba­do que quie­nes se ope­ran re­du­cen cla­ra­men­te las pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar un tu­mor ma­ma­rio e, in­clu­so, de mo­rir co­mo con­se­cuen­cia del mis­mo. Pa­ra de­mos­tra­ción, ahí es­tá la pro­pia An­ge­li­na. En 2018, la ci­fra de mu­je­res afec­ta­das por cán­cer de ma­ma as­cen­dió a 32.825, se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Es- pa­ño­la con­tra el Cán­cer. Una ci­fra ale­ja­da de los 25.215 ca­sos nue­vos que hu­bo en 2012. Por ello no es ex­tra­ño que la idea de te­ner cán­cer de ma­ma nos cau­se mie­do y que nos asus­te­mos al ver có­mo es­tán au­men­tan­do los ca­sos. “An­tes oías que al­gu­na co­no­ci­da te­nía cán­cer de ma­ma; aho­ra ves que lo tie­nen tus ami­gas, tus fa­mi­lia­res, tus ve­ci­nas, tus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo. “¿Cuán­do me to­ca­rá a mí?”, pien­sas, y te pre­gun­tas qué pue­de es­tar pro­vo­can­do esa si­tua­ción”, nos co­men­ta Yo­lan­da C., va­len­cia­na de 32 años, en un co­rreo elec­tró­ni­co. Sus te­mo­res los com­par­ten mi­llo­nes de mu­je­res. “Es cier­to que la in­ci­den­cia del cán­cer de ma­ma au­men­ta ca­da año y, de he­cho, se cal­cu­la que una de ca­da ocho mu­je­res desa­rro­lla­rá la en­fer­me­dad a lo lar­go de la vi­da”, ex­pli­ca Ma­nel Es­te­ller, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Epi­ge­né­ti­ca y Bio­lo­gía del Cán­cer del IDI­BELL y ca­te­drá­ti­co de Ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Fren­te a eso, la mor­ta­li­dad en cán­cer de ma­ma no pa­ra de ba­jar. Si an­tes mo­rían el 80% de las pa­cien­tes, hoy lo ha­ce un 25%. ¿Por qué? “Por­que co­no­ce­mos me­jor los me­ca­nis­mos (ge­né­ti­cos, mo­le­cu­la­res y hor­mo­na­les) im­pli­ca­dos en el desa­rro­llo de los tu­mo­res y por­que, en con­se­cuen­cia, los tra­ta­mien­tos son ca­da vez más per­so­na­li­za­dos y efi­ca­ces”, ase­gu­ra Es­te­ller. Lo cier­to es que la era del tra­ta­mien­to úni­co ha que­da­do atrás. Ca­da mu­jer tie­ne su pro­pio cán­cer de ma­ma y lo que fun­cio­na pa­ra una pue­de no ha­cer­lo en otra. “Aho­ra los on­có­lo­gos uti­li­za­mos in­for­ma­ción ge­né­ti­ca y mu­chos otros da­tos pa­ra cla­si­fi­car el cán­cer de ma­ma que tie­ne ca­da mu­jer –ex­pli­ca la dra. Lau­ra Gar­cía Es­té­vez, di­rec­to­ra de la Sec­ción de Tu­mo­res de Ma­ma en el MD An­der­son Can­cer Cen­ter de Ma­drid–. Po­de­mos ana­li­zar te­ji­do tu­mo­ral ob­te­ni­do por biop­sia y ver qué tra­ta­mien­tos se­rían los más efi­ca­ces en ese ca­so”. Los que me­jor pro­nós­ti­co tie­nen es­ta­dís­ti­ca­men­te son los tu­mo­res de ma­ma hor­mo­no­de­pen­dien­tes (en­tre el 70 y el 80% de los ca­sos), es de­cir los que po­seen re­cep­to­res de es­trón­clu­so

En 2018 se re­gis­ta­ron 32.825 nue­vos ca­sos, 7.000 más que en 2012.

geno y/o pro­ges­te­ro­na. Y si tie­nen me­jor pro­nós­ti­co es por­que ac­tual­men­te se dis­po­ne de tra­ta­mien­tos co­mo el ta­mo­xi­feno o los in­hi­bi­do­res de la aro­ma­ta­sa, ca­pa­ces de blo­quear la ac­ción de las hor­mo­nas im­pli­ca­das en su cre­ci­mien­to. En otros ca­sos, co­mo el de los tu­mo­res HER2 po­si­ti­vos, la apa­ri­ción de fár­ma­cos di­ri­gi­dos a la pro­teí­na HER 2 han lo­gra­do que ese tu­mor que te­nía mal pro­nós­ti­co po­sea aho­ra bue­nas ta­sas de cu­ra­ción. “Di­cho eso, cuan­to an­tes se diag­nos­ti­que y se tra­te el tu­mor, ma­yo­res se­rán las pro­ba­bi­li­da­des de cu­ra­ción. Por eso son tan im­por­tan­tes las ma­mo­gra­fías y otras téc­ni­cas de diag­nós­ti­co pre­coz”, con­clu­ye la dra. Lau­ra Gar­cía Es­té­vez. Los avan­ces no ce­san. Por ejem­plo, el es­tu­dio TAILORX ha com­pro­ba­do que la ma­yo­ría de las mu­je­res con tu­mo­res lu­mi­na­les (con re­cep­to­res de es­tró­ge­nos y, a ve­ces, de pro­ges­te­ro­na) pue­den pres­cin­dir de la qui­mio­te­ra­pia. Un au­tén­ti­co hi­to, por­que per­mi­te al 70% de las pa­cien­tes evi­tar sus efec­tos se­cun­da­rios.

Con­tro­lan­do las hor­mo­nas

Aún así la pre­gun­ta si­gue sien­do por qué dos pa­cien­tes con el mis­mo tu­mor res­pon­den de for­ma di­fe­ren­te al mis­mo tra­ta­mien­to. “La res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria de ca­da pa­cien­te, su per­fil ge­né­ti­co, el es­ta­dío del tu­mor, la den­si­dad de las ma­mas y su ma­yor o me­nor ex­po­si­ción a cier­tos fac­to­res de ries­go in­tro­du­cen va­ria­bles que in­flu­yen en la res­pues­ta al tra­ta­mien­to”, ex­pli­ca la dra. Gar­cía Es­té­vez. Aun­que los fac­to­res que in­cre­men­tan el ries­go del cán­cer de ma­ma no se co­no­cen bien del to­do (el más cla­ro es el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, ya que la ma­yo­ría se dan en ma­yo­res de 60 años), sí se sa­be que una ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a las hor­mo­nas es­tró­geno y pro­ges­te­ro­na au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de su­frir­lo. Di­cho de otra for­ma: cuan­tas más mens­trua­cio­nes ten­ga una mu­jer a lo lar­go de su vi­da, ma­yor se­rá su ex­po­si­ción a esas hor­mo­nas y ma­yor el ries­go. “Te­ner la pri­me­ra re­gla an­tes de los 12 años o la me­no­pau­sia a eda­des tar­días au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des. Lo mis­mo ocu­rre en mu­je­res que tu­vie­ron su pri­mer hi­jo des­pués de los 30 años o las que nun­ca han te­ni­do un em­ba­ra­zo. Por la mis­ma ra­zón, la te­ra­pia hor­mo­nal sus­ti­tu­to­ria (pa­ra pa­liar los sín­to­mas me­no­páu­si­cos) y el em­pleo pro­lon­ga­do de an­ti­con­cep­ti­vos ora­les in­cre­men­tan el ries­go de desa­rro­llar un tu­mor ma­ma­rio”, aña­de Ma­nel Es­te­ller.

La te­ra­pia hor­mo­nal y los an­ti­con­cep­ti­vos ora­les in­cre­men­tan el ries­go.

Sus pa­la­bras nos ha­cen re­fle­xio­nar so­bre si los ade­lan­tos de las so­cie­da­des “desa­rro­lla­das” (con ba­jas ta­sas de na­ta­li­dad, po­ca lac­tan­cia ma­ter­na, ele­va­do con­su­mo de an­ti­con­cep­ti­vos ora­les y al­tas ta­sas de obe­si­dad) no es­ta­rán con­tri­bu­yen­do al au­men­to de ca­sos. Y las es­ta­dís­ti­cas con­fir­man nues­tras sos­pe­chas: cuan­to más “avan­za­do” es un país, ma­yor es la in­ci­den­cia de cán­cer de ma­ma. La con­clu­sión es que el am­bien­te “ha­bla” con nues­tros ge­nes y que, co­mo re­sul­ta­do de esa con­ver­sa­ción, se ge­ne­ran mar­cas so­bre ellos que, sin cam­biar­los, al­te­ran su ex­pre­sión, ha­cien­do que se ac­ti­ven o no. “Es lo que se co­no­ce co­mo pa­trón epi­ge­né­ti­co. Por ejem­plo, una per­so­na con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer de ma­ma pue­de re­du­cir el ries­go de desa­rro­llar­lo por­que ha­ce ejer­ci­cio a dia­rio, no fu­ma, co­me de for­ma sa­lu­da­ble y no abu­sa del al­cohol. En cam­bio, otra con me­nor ries­go ge­né­ti­co pue­de aca­bar te­nien­do un tu­mor ma­ma­rio por su es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio, su die­ta ri­ca en azú­ca­res y gra­sas sa­tu­ra­das o por ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a la hor­mo­na es­tró­geno. To­das esas co­sas pue­den cam­biar el pa­trón epi­ge­né­ti­co de nues­tras cé­lu­las y au­men­tar nues­tro ries­go”, con­clu­ye la dra. Gar­cía Es­té­vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.