El se­cre­to (de es­tas se­ries) es­tá en la ca­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Outlan­der, ese cu­le­brón de épo­ca con via­jes en el tiem­po, es­co­ce­ses for­ni­dos y da­mas au­da­ces, vuel­ve a nues­tras pan­ta­llas. Es el pla­cer cul­pa­ble (y subido de tono) de mu­chas es­pec­ta­do­ras y sus es­ce­nas de se­xo ilustran la li­ber­tad de una nue­va te­le­vi­sión crea­da des­de la mi­ra­da (y el de­seo) de la mu­jer. Aten­ción, spoi­lers. Por RO­SA GIL

El 5 de no­viem­bre se­ña­la el fi­nal de la droughtlan­der (jue­go de pa­la­bras en in­glés en­tre drought, se­quía, y el tí­tu­lo de la se­rie) y Outlan­der (que en Es­pa­ña emi­te Mo­vis­tar+) es­tre­na su cuar­ta tem­po­ra­da. Mi­llo­nes de fans en to­do el mun­do es­pe­ran im­pa­cien­tes el re­torno del ro­man­ce in­mor­tal en­tre Ja­mie (Sam Heug­han), el apues­to high­lan­der del si­glo XVIII, y Clai­re (Cai­tro­na Bal­fe), la en­fer­me­ra de la II Gue­rra Mun­dial que ate­rri­zó en sus bra­zos tras via­jar al pa­sa­do a tra­vés de unas pie­dras druí­di­cas. La se­rie, pro­du­ci­da por Starz, arran­có por to­do lo al­to en 2014, con una ba­se bien es­ta­ble­ci­da de fans pro­ce­den­tes de las no­ve­las en que se ba­sa, es­cri­tas por Dia­na Ga­bal­dón: su pri­mer ca­pí­tu­lo tu­vo 3,7 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res (el 45% de ellos hom­bres, por cier­to). Los crí­ti­cos la sa­lu­da­ron co­mo una mom­se­rie (se­rie pa­ra ma­dres), com­pa­ra­ble a las adap­ta­cio­nes de clá­si­cos que ha­ce la BBC. Cuan­do com­pro­ba­ron la abun­dan­cia de es­ce­nas se­xua­les en la tra­ma, la til­da­ron de mommy porn (porno pa­ra ma­dres), a me­dio ca­mino en­tre Jue­go de tro­nos y 50 som­bras de Grey. Pe­ro Outlan­der era al­go más. Tres años an­tes del #Metoo, abor­dó con sen­si­bi­li­dad cues­tio­nes co­mo el de­seo fe­me­nino des­pro­vis­to de cul­pa, los lí­mi­tes del con­sen­ti­mien­to o las se­cue­las de la vio­len­cia se­xual. Lo pe­cu­liar es que otras se­ries que es­ta­ban ha­cien­do lo mis­mo en aquel mo­men­to se si­tua­ban en es­ce­na­rios ap­tos pa­ra la van­guar­dia o la ex­pe­ri­men­ta­ción so­cial: el Nue­va York mi­llen­nial en Girls, una pri­sión fe­me­ni­na en Oran­ge is the new black o la es­ce­na trans­gé­ne­ro de Los Án­ge­les en Trans­pa­rent. Outlan­der, sin em­bar­go, lle­va­ba los có­di­gos éti­cos ac­tua­les (y fe­me­ni­nos) a las mon­ta­ñas es­co­ce­sas del si­glo XVIII, con sor­pren­den­tes, y en oca­sio­nes hu­mo­rís­ti­cos, re­sul­ta­dos. Fe­mi­nis­tas de in­ta­cha­ble repu­tación ca­ye­ron ren­di­das a sus pies. Ro­xa­ne Gay (au­to­ra de Ma­la fe­mi­nis­ta y Ham­bre) lle­va años re­se­ñan­do ca­da epi­so­dio en dis­tin­tas re­vis­tas. Pe­ro, ¿cuál es el se­cre­to de su éxi­to? No nos an­de­mos con ro­deos: una par­te im­por­tan­te de su atrac­ti­vo re­si­de en sus es­ce­nas de se­xo. Al con­tra­rio que otras se­ries que po­nen la ca­ma en el cen­tro, co­mo Mas­ters of sex u Oran­ge is the new black, ca­si to­do ese se­xo su­ce­de en­tre los dos pro­ta­go­nis­tas. Y con luz y ta­quí­gra­fos, por­que, a di­fe­ren­cia de otras se­ries de cor­te ro­mán­ti­co, Outlan­der no cree en el fun­di­do en ne­gro. Sus es­ce­nas de se­xo son lar­gas, de rit­mo pau­sa­do y re­co­rren to­dos los es­ta­díos del amor, des­de la ex­tra­ñe­za ini­cial has­ta el clí­max, pa­san­do por los oca­sio­na­les ca­be­za­zos in­vo­lun­ta­rios. La se­rie ha lle­ga­do a de­di­car ca­pí­tu­los en­te­ros al in­ter­cam­bio eró­ti­co: la no­che de bo­das de Ja­mie y Clai­re, en la pri­me­ra tem­po­ra­da, y su re­en­cuen­tro, en la ter­ce­ra, (am­bos di­ri­gi­dos por mu­je­res, por cier­to).

Sua­ve y sen­sual

En ese úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, que reunía de nue­vo a los aman­tes tras 20 años y seis epi­so­dios de se­pa­ra­ción, la con­su­ma­ción no se pro­du­jo has­ta el mi­nu­to 45. ¿Agó­ni­co? No, sen­sual. “Nues­tra se­rie es más fuer­te cuan­do Ja­mie y Clai­re es­tán jun­tos y mos­tran­do sus sen­ti­mien­tos –di­ce Matt Ro­berts, su pro­duc­tor eje­cu­ti­vo–. Po­de­mos que­mar co­sas, dis­pa­rar ri­fles, ro­dar per­se­cu­cio­nes a ca­ba­llo..., pe­ro lo im­por­tan­te en Outlan­der es mos­trar una épi­ca his­to­ria de amor. Por eso es im­por­tan­te que nos to­me­mos nues­tro tiem­po con esas es­ce­nas. Al pú­bli­co le en­can­tan. Si nos apo­ya­mos en ellas, ire­mos por el buen ca­mino”. El ac­tor Sam Heug­han co­rro­bo­ra su vi­sión: “El se­xo es una par­te muy im­por­tan­te de la se­rie, por­que lo es en la re­la­ción en­tre Ja­mie y Clai­re. Creo que lo que con­se­gui­mos es que

A di­fe­ren­cia de otras se­ries ro­mán­ti­cas, Outlan­der no cree en el fun­di­do en ne­gro.

esas es­ce­nas nos di­gan al­go so­bre los per­so­na­jes: si hay en­tre ellos un nue­vo amor, o ex­tra­ñe­za, o con­fian­za. Las es­ce­nas de se­xo re­fle­jan el via­je de los per­so­na­jes y los mue­ven ha­cia de­lan­te”. Tal vez es­te sea el pun­to cla­ve: la ma­ne­ra en que se mues­tran las es­ce­nas de se­xo, cuan­do son im­por­tan­tes en una se­rie, di­ce mu­cho so­bre la fi­lo­so­fía de ca­be­ce­ra de sus guio­nis­tas.

Se rom­pe el ta­bú

Na­tu­ral­men­te, el se­xo, tam­bién en fe­me­nino, ha si­do re­tra­ta­do en mu­chas se­ries. Y ca­da una pue­de apun­tar­se sus mé­ri­tos. Se­xo en Nue­va York de­rri­bó ta­búes eró­ti­cos que aho­ra nos re­sul­tan le­ja­nos; Girls in­tro­du­jo el rea­lis­mo (feís­mo y mo­men­tos frus­tran­tes in­clui­dos) en las es­ce­nas de ca­ma; Mas­ters of sex ma­ri­dó cien­cia y de­seo (in­clui­do el des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co del or­gas­mo fe­me­nino) y The af­fair ex­plo­ró el jue­go de pers­pec­ti­vas. Mien­tras Jue­go de tro­nos lo do­tó de tan­ta vio­len­cia que aca­bó dan­do un pa­so atrás. En Outlan­der, el ele­men­to di­fe­ren­cial es esa mi­ra­da fe­me­ni­na, que per­mi­te que Clai­re sea un per­so­na­je se­xual y no se­xua­li­za­do. Esa pers­pec­ti­va, más allá de la ca­ma, lle­va el pe­so de to­da la se­rie. “Al arran­car la his­to­ria –di­ce Ro­berts–, Clai­re es el pú­bli­co, el per­so­na­je ac­tual me­ti­do en una tra­ma de épo­ca. El es­pec­ta­dor ve la his­to­ria a tra­vés de sus ojos”. La mi­ra­da de Clai­re (voz en off in­clui­da) nos acom­pa­ña du­ran­te to­da la se­rie, al­go que si­gue sien­do sor­pren­den­te en un mun­do, el au­dio­vi­sual, don­de los per­so­na­jes mas­cu­li­nos sue­len te­ner el do­ble de diá­lo­go que los fe­me­ni­nos, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia. Su pro­ta­go­nis­ta, Cai­tro­na Bal­fe cree en la im­por­tan­cia de esa nue­va mi­ra­da: “La se­rie cuen­ta tan­to la his­to­ria de Ja­mie co­mo la de Clai­re, y am­bos per­so­na­jes de­ben ser re­don­dos. Lo que re­sul­ta inusual es que, en otras se­ries, se da es­pa­cio so­lo a los in­tere­ses del per­so­na­je mas­cu­lino, y en la nues­tra se ha­ce con los dos. Es una lo­cu­ra que se nos con­si­de­re re­vo­lu­cio­na­rios por eso”.

Jue­go de gé­ne­ros

Pe­ro nin­gu­na se­rie es una is­la, y tam­po­co lo es Outlan­der. Otras co­mo Ki­lling Eve, I lo­ve Dick o in­clu­so, a mo­do de fá­bu­la mo­ral, The hand­maid’s ta­le, es­tán cam­bian­do los có­di­gos na­rra­ti­vos en cla­ve de gé­ne­ro. “En es­tos cua­tro años que lle­va­mos tra­ba­jan­do en la se­rie, el pa­no­ra­ma ha cam­bia­do de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar –ase­gu­ra Bal­fe–. Y es ma­ra­vi­llo­so for­mar par­te de es­ta ola”. En el pri­mer ca­pí­tu­lo de la cuar­ta tem­po­ra­da, asis­ti­re­mos a una con­ver­sa­ción en­tre Ja­mie y su so­brino Ian a pro­pó­si­to de los abu­sos se­xua­les que am­bos han su­fri­do; es una es­ce­na mil ve­ces ro­da­da en­tre per­so­na­jes fe­me­ni­nos que re­sul­ta im­pac­tan­te cuan­do se pro­du­ce en­tre hom­bres. Y no es la pri­me­ra vez que Outlan­der jue­ga a re­ver­tir los ro­les de gé­ne­ro. Es Ja­mie, no

Clai­re, quien lle­ga vir­gen a su bo­da; quien, tras su­frir tor­tu­ra y vio­len­cia se­xual, pa­sa me­dia tem­po­ra­da trau­ma­ti­za­do y evi­tan­do la in­ti­mi­dad con­yu­gal; quien se des­ma­ya al re­en­con­trar­se con su amor per­di­do 20 años des­pués; y quien se preo­cu­pa por ha­ber en­ve­je­ci­do de­ma­sia­do pa­ra se­guir sien­do desea­ble. In­clu­so es a él, no a ella, a quien ve­mos des­nu­do a la me­nor oca­sión: tra­ba­jan­do sin ca­mi­sa, a pun­to pa­ra un ba­ño, in­clu­so qui­tán­do­se los pan­ta­lo­nes tras ha­ber­se de­rra­ma­do una be­bi­da, en un ho­me­na­je al más ba­ra­to de los des­nu­dos gra­tui­tos. Po­dría­mos de­cir, in­clu­so, que lo más pe­cu­liar de Outlan­der es que es una se­rie que evi­ta cui­da­do­sa­men­te co­si­fi­car a la mu­jer… pa­ra po­der ha­cer­lo con el hom­bre. Con es­te hom­bre, al me­nos. “Se po­dría ar­gu­men­tar, sí -son­ríe Heug­han-. Soy cons­cien­te de la re­ver­sión de gé­ne­ros. Ja­mie es un per­so­na­je idea­li­za­do y el re­to es ha­llar su la­do más hu­mano”. Aun así, el des­nu­do mas­cu­lino si­gue sien­do te­rri­to­rio ta­bú: en las 100 pe­lí­cu­las ta­qui­lle­ras del año pa­sa­do, el 26% de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos mos­tra­ban su cuer­po fren­te al 9% de los mas­cu­li­nos. Se­ries co­mo Big little lies, In­se­cu­re, The lef­to­vers o West­world se es­fuer­zan por igua­lar la ba­lan­za.

Un pa­so ade­lan­te

Lo cier­to es que, tras el es­cán­da­lo Weins­tein y el mo­vi­mien­to #Metoo, el cam­bio de men­ta­li­dad ha lle­ga­do an­tes a la te­le­vi­sión: en el ci­ne, so­lo el 12% de los pro­yec­tos de cier­ta en­ver­ga­du­ra fue­ron di­ri­gi­dos por mu­je­res en la tem­po­ra­da 2017-2018; en te­le­vi­sión, ellas es­tu­vie­ron al fren­te del 25% de los epi­so­dios de las se­ries, se­gún el es­tu­dio anual del Gre­mio de Di­rec­to­res de Amé­ri­ca. Es más: en­tre las per­so­nas que di­ri­gie­ron un ca­pí­tu­lo por pri­me­ra vez, el 41% fue­ron mu­je­res (en 2016-17, fue­ron el 33%), al­go que su­gie­re un re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. Ade­más, la pre­sen­cia fe­me­ni­na tras las cá­ma­ras (tam­bién en pro­duc­ción y guion) es­tá am­plian­do la va­rie­dad de tra­mas, sen­ti­mien­tos y con­flic­tos de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos en te­le­vi­sión. In­clu­so la ira de las mu­je­res, uno de los gran­des ta­búes de nues­tra ima­gen pú­bli­ca se mues­tra en su esplendor en se­ries co­mo Good Girls, Big Little Lies, Hou­se of cards o Dietland. Gé­ne­ros tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos se tras­la­dan al la­do fe­me­nino con ren­ta­bles re­sul­ta­dos: los su­per­hé­roes en Jes­si­ca Jo­nes, la cró­ni­ca car­ce­la­ria en Oran­ge is the new black o el dúo de­tec­ti­ve/ ase­sino en Ki­lling Eve. Al­gu­nos crí­ti­cos ase­gu­ran, in­clu­so, que se­ries que en su mo­men­to nos pa­re­cie­ron fe­mi­nis­tas co­mo Se­xo en Nue­va York hoy nos re­sul­ta­rían ca­si mi­só­gi­nas; y que, en cam­bio, cier­tas da­mas “odio­sas” de la te­le­vi­sión (la gé­li­da Betty Dra­per de Mad men o la im­pla­ca­ble Skylar Whi­te de Brea­king Bad) re­ci­bi­rían mu­cha más em­pa­tía, por­que es­ta­mos re­ba­jan­do los es­tán­da­res de gus­ta­bi­li­dad. ¿Aca­so no ha si­do la se­rie del ve­rano Sharp Ob­jects, una oda a la an­ti­he­roí­na? Cai­tro­na Bal­fe lo re­su­me así: “El mun­do ha cam­bia­do. El pú­bli­co ha cam­bia­do. Y a me­nos que des un pa­so atrás y te des cuen­ta de que la gen­te no va a acep­tar los es­te­reo­ti­pos de siem­pre, con­ta­dos co­mo siem­pre, te que­da­rás atrás”.

La te­le­vi­sión ha cam­bia­do: las mu­je­res di­ri­gen el 25% de los epi­so­dios de se­ries.

Cai­tro­na Bal­fe (Clai­re) y Sam Heug­han (Ja­mie), en Outlan­der.

Arri­ba, la Kha­lee­si con Khal Dro­go en la pri­me­ra tó­rri­da y vio­len­ta tem­po­ra­da de Jue­go de tro­nos. Aba­jo, el cru­do rea­lis­mo en la ca­ma de Girls.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.