PI­LAR JU­RA­DO, MU­JER CON CAU­SA

SO­PRANO, COM­PO­SI­TO­RA Y DI­REC­TO­RA DE OR­QUES­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Crea­ti­va, vi­ta­lis­ta, com­pro­me­ti­da y au­daz. Ju­ra­do pre­sen­ta dis­co y la se­gun­da edi­ción del Mad­wo­men­fest: un gran even­to cultural pa­ra lu­char por la igual­dad y con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Por ANA SAN­TOS / Fo­tos: MA­RIO SIE­RRA

No es fá­cil se­guir el rit­mo de Pi­lar Ju­ra­do (Ma­drid, 1968). Ni si­quie­ra du­ran­te la en­tre­vis­ta, por­que la so­prano, com­po­si­to­ra y di­rec­to­ra de or­ques­ta ha­ce tan­tas co­sas a la vez que sal­ta de una a otra a una ve­lo­ci­dad su­per­só­ni­ca. Aca­ba de sa­car el dis­co Uni­cor­nios azu­les, en el que ver­sio­na can­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas inol­vi­da­bles co­mo Al­fon­si­na y el mar; es­tá in­mer­sa en el Mad­wo­men­fest, un fes­ti­val que agru­pa a crea­do­ras re­fe­ren­tes de to­das las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas con la me­ta de mos­trar una mi­ra­da dis­tin­ta del mun­do y com­ba­tir la vio­len­cia de gé­ne­ro; re­pre­sen­ta a sus com­pa­ñe­ros en la SGAE (So­cie­dad Ge­ne­ral de Au­to­res y Edi­to­res); y re­co­rre el mun­do con in­fi­ni­dad de con­cier­tos. “Mi ami­ga María Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga di­ce que es­toy en for­ma por la adre­na­li­na que ten­go –cuen­ta mos­tran­do un bra­zo que pa­re­ce es­cul­pi­do en un gim­na­sio–. Pe­ro no ha­go ejer­ci­cio por­que no ten­go tiem­po. Duer­mo unas cin­co ho­ras dia­rias”. Na­da nue­vo pa­ra Ju­ra­do, que se ha pa­sa­do to­da la vi­da ro­bán­do­le ho­ras al sue­ño. Por­que pa­ra rom­per mol­des en el mun­do de la ópe­ra no va­len las me­dias tin­tas y ella lle­va ha­cién­do­lo des­de que era una cría. No con­ten­ta con ser una re­co­no­ci­da so­prano, se for­mó co­mo di­rec­to­ra de or­ques­ta y, en 2011, fue la pri­me­ra mu­jer que es­tre­nó su pro­pia ópe­ra, La pá­gi­na en blan­co, en el Tea­tro Real de Ma­drid. “Fue al­go in­men­so de lo que me sien­to muy or­gu­llo­sa. Pe­ro lo que pa­ra mu­chos se­ría el cul­men de su ca­rre­ra, pa­ra mí so­lo era un pel­da­ño más. Mien­tras tie­nes ilu­sión y pro­yec­tos, to­do su­ma; pe­ro no me plan­teo na­da co­mo una me­ta. Pa­ra mí, la vi­da es un lar­go ca­mino que ha­ces pa­so a pa­so. Nun­ca me he que­da­do re­go­deán­do­me en lo que he lo­gra­do”, ex­pli­ca.

El des­tino ines­pe­ra­do

La bio­gra­fía de Pi­lar Ju­ra­do es sor­pren­den­te des­de el ini­cio; uno de esos ca­sos en los que lo que le te­nía de­pa­ra­do el des­tino no era na­da pre­vi­si­ble. “Na­cí en una fa­mi­lia mo­des­ta en la que no ha­bía nin­gún víncu­lo con la mú­si­ca ni se acu­día a con­cier­tos. Pe­ro mi ma­dre tu­vo la sen­si­bi­li­dad pa­ra dar­se cuen­ta de que yo te­nía ta­len­to y me pre­gun­tó si que­ría ir al con­ser­va­to­rio. ¡La de ho­ras que se tra­gó la po­bre es­pe­rán­do­me en los pa­si­llos y lle­ván­do­me de un si­tio pa­ra otro!”, re­cuer­da la so­prano. Lo cier­to es que su pro­ge­ni­to­ra ya de­bía de es­tar aler­ta, por­que ella nun­ca fue una ni­ña con­ven­cio­nal. “Di­ce que siem­pre su­po que yo era su­per­do­ta­da. Em­pe­cé a ha­blar y caminar muy pron­to y con

Si he ro­to te­chos de cris­tal es por­que nun­ca pen­sé que los ha­bía “No me plan­teo na­da co­mo una me­ta. La vi­da es un ca­mino que ha­ces pa­so a pa­so”.

po­cos años ya di­bu­ja­ba bien y es­cri­bía cuen­tos. Recuerdo que de ni­ña me lle­va­ron a la ca­sa de Rosalía de Cas­tro y di­je que que­ría es­cri­bir en el li­bro de per­so­na­li­da­des por­que iba a ser una au­to­ra muy fa­mo­sa”, re­me­mo­ra. Ese ta­len­to tu­vo su la­do ne­ga­ti­vo en for­ma de bull­ying. “Lo su­frí, aun­que en es­tos tiem­pos es mu­cho peor a cau­sa de in­ter­net – di­ce–. Siem­pre fui una ni­ña per­fec­cio­nis­ta, que llo­ra­ba si sa­ca­ba un nue­ve. En el con­ser­va­to­rio era fe­liz, pe­ro en el co­le­gio ape­nas me re­la­cio­na­ba por­que te­nía que apro­ve­char el re­creo pa­ra ha­cer los de­be­res y eso me tra­jo al­gu­nos pro­ble­mas. Creo que los ni­ños que es­tu­dia­mos mú­si­ca clá­si­ca, que es muy exi­gen­te, per­de­mos par­te de la in­fan­cia”. Tal vez fue en­ton­ces cuan­do em­pe­zó a for­jar­se su com­pro­mi­so so­cial. Des­de ha­ce mu­chos años po­ne su ener­gía, sus con­tac­tos y su voz al ser­vi­cio de cau­sas co­mo la erra­di­ca­ción del tra­ba­jo in­fan­til, una cru­za­da pa­ra la que fue nom­bra­da em­ba­ja­do­ra por la OIT (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tra­ba­jo) en 2013. “Yo sue­lo de­cir que es una cues­tión de ge­né­ti­ca, que es­te sen­ti­do de la jus­ti­cia lo lle­vas den­tro de ti o no; y yo siem­pre lo he te­ni­do. Ha­ce unos años des­cu­brí que hu­bo otra Pi­lar en mi fa­mi­lia, Pi­lar Bueno Ibá­ñez, una her­ma­na de mi abue­la, que fue una de las “13 ro­sas” fu­si­la­das tras la Gue­rra Ci­vil. Es­ta­ba al fren­te de las ca­sas cu­na de Ma­drid. Pe­ro en mi fa­mi­lia nun­ca se ha­bló de ello; su­pon­go que por mie­do o por­que no eran es­pe­cial­men­te de iz­quier­das. Es po­si­ble que mi de­seo de ayu­dar a ni­ños en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les me ven­ga de ahí”. O qui­zá se de­ba a ese ins­tin­to ma­ter­nal que re­co­no­ce te­ner aun­que no ha­ya si­do ma­dre. “Ten­go un la­do ma­ter­nal tre­men­do que vuel­co en mi dos pe­rros”, afir­ma riéndose. El otro gran pro­ble­ma que le qui­ta el sue­ño es la vio­len­cia de gé­ne­ro. “Yo no la he su­fri­do, ni co­no­cía ca­sos en mi en­torno; pe­ro re­sul­ta in­creí­ble que em­pe­za­ra a or­ga­ni­zar me­ga­con­cier­tos con­tra es­ta la­cra ha­ce más de 20 años y el pro­ble­ma si­ga ahí. In­clu­so vi­vi­mos mo­men­tos es­pe­cial­men­te re­tor­ci­dos... Es al­go que hay que erra­di­car, pe­ro no lo con­se­gui­re­mos has­ta que la so­cie­dad no se con­cien­cie pa­ra te­ner una to­le­ran­cia ce­ro. Creo que exis­ten

“De ni­ña su­frí bull­ying. Era una per­fec­cio­nis­ta que llo­ra­ba si sa­ca­ba nue­ve”.

las le­yes ne­ce­sa­rias pa­ra que sea así, pe­ro mu­chas mu­je­res si­guen sien­do ase­si­na­das por­que a ve­ces no se apli­can co­mo de­be­rían”, ar­gu­men­ta. El op­ti­mis­mo y la car­ca­ja­da con­ta­gio­sa de Ju­ra­do invitan a pen­sar que pa­ra lle­gar don­de lo ha he­cho so­lo ha te­ni­do que echar mano de su ta­len­to, pe­ro la reali­dad es bien dis­tin­ta. “La gen­te cree que lo he te­ni­do to­do muy fá­cil, pe­ro me he en­con­tra­do con mu­chas tra­bas. Yo no te­nía pa­dri­nos y era mi ma­dre quien tra­ta­ba de ave­ri­guar qué era lo me­jor pa­ra mí. Cuan­do pien­so aho­ra so­bre ello me doy cuen­ta de que, si he ro­to tan­tos te­chos de cris­tal, ha si­do pre­ci­sa­men­te por­que nun­ca pen­sé que los ha­bía. No he te­ni­do a na­die cer­ca que me trans­mi­tie­ra los lí­mi­tes de mi mun­do. Y si al­guien me pro­po­nía al­go, aun­que yo so­lo tu­vie­ra 18 años, de­cía: “¿Por qué no?”. Más allá del ta­len­to, es­tar en el mo­men­to ade­cua­do y te­ner arro­jo es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca. Pi­lar tam­po­co ha de­ja­do que su con­di­ción de mu­jer li­mi­ta­ra sus sue­ños. “Nun­ca me he sen­ti­do nin­gu­nea­da por ser de gé­ne­ro fe­me­nino, por­que he ido por li­bre y no he con­sen­ti­do que na­die me di­je­ra qué po­día o no po­día ha­cer. Pe­ro creo que ha si­do mi ca­rác­ter el que no me ha de­ja­do ver­lo y mi fuer­za per­so­nal no sir­ve de ejem­plo”.

De la bos­sa no­va al me­tal

A la so­prano tam­bién le gus­ta ha­cer ga­la de an­ti­di­vis­mo y can­tar lo que le sa­le del al­ma. Y si eso su­po­ne lan­zar un dis­co de bos­sa no­va o co­la­bo­rar con el gru­po de folk me­tal Mä­go de Oz, pues bien­ve­ni­do sea. “Yo siem­pre di­go sí a la vi­da y mi zo­na de con­fort es in­men­sa, por eso me sien­to fe­liz pro­ban­do co­sas muy di­fe­ren­tes. Vi­vi­mos en el si­glo XXI y no se pue­den se­guir ha­cien­do las co­sas co­mo en el XIX. Eso sí, siem­pre ha­go un dis­co muy pu­ris­ta y otro na­da pu­ris­ta, por­que no quie­ro que la gen­te pien­se que me lan­zo a una co­sa so­lo por­que no soy ca­paz de ha­cer la otra –ad­mi­te en­tre ri­sas–. Pe­ro en la vi­da, cuan­do te de­jas lle­var por lo que sien­tes no te arre­pien­tes; la me­jor for­ma de equi­vo­car­se es ha­cer lo que otros creen que tie­nes que ha­cer o lo que crees que ellos es­pe­ran que ha­gas”. ¿Y có­mo lle­va las crí­ti­cas? “La ver­dad es que no me han cri­ti­ca­do tan­to, por­que yo le pon­go mu­cha pa­sión a to­do. Ade­más, es gra­cio­so que mu­cha gen­te que ha­ce 10 años cues­tio­na­ba mis de­ci­sio­nes, aho­ra ha­ce lo mis­mo. En cual­quier ca­so, yo me sien­to que­ri­da y re­co­no­ci­da”. Y ha lle­ga­do a los 50 en un gran mo­men­to per­so­nal y en paz con­si­go mis­ma, al­go que, re­co­no­ce abier­ta­men­te, no siem­pre fue así. “Es­tu­ve ca­sa­da con un mú­si­co y no sa­lió bien, pe­ro aho­ra ten­go una re­la­ción pre­cio­sa con al­guien que no so­lo me en­tien­de, sino que siem­pre me ani­ma di­cién­do­me co­sas co­mo: “Tú haz­lo por­que no te equi­vo­cas”. An­tes tu­vo otras pa­re­jas que tam­po­co fun­cio­na­ron: “Pe­ro creo que hay que des­mi­ti­fi­car esas si­tua­cio­nes por­que a mí ca­si me lle­van a la tum­ba”.

Mu­je­res y alia­das

“Con el tiem­po, el he­cho de ha­ber su­fri­do me ha he­cho crear mis pro­pias he­rra­mien­tas pa­ra su­pe­rar los ma­los mo­men­tos y ver qué es lo real­men­te im­por­tan­te en la vi­da”, re­co­no­ce. Y, en­tre ellas, es­tán sus ami­gas: “Afor­tu­na­da­men­te, las mu­je­res te­ne­mos una co­sa fan­tás­ti­ca que son las ami­gas; ellas siem­pre te sos­tie­nen en los mo­men­tos di­fí­ci­les y yo soy muy ami­ga de mis ami­gas. Y el ar­te, que pa­ra mí ha si­do cu­ra­ti­vo a to­dos los ni­ve­les. Cuan­do eres una per­so­na tan sen­si­ble co­mo yo, los pro­ble­mas afec­ti­vos los vi­ves con mu­cha in­ten­si­dad. Pe­ro a tra­vés del ar­te he po­di­do ca­na­li­zar­lo to­do: mi hi­per­ac­ti­vi­dad, mis ma­las ex­pe­rien­cias... Por eso me due­le mu­cho ver que en la edu­ca­ción ac­tual no se fo­men­ten las Hu­ma­ni­da­des; mi­ra que yo soy de cien­cias, pe­ro nun­ca me so­bra­ron las hu­ma­ni­da­des por­que lo úni­co que nos ha­ce im­por­tan­tes es te­ner sen­si­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra em­pa­ti­zar con los de­más”.

“A tra­vés del ar­te he ca­na­li­za­do la hi­per­ac­ti­vi­dad y las ma­las ex­pe­rien­cias”.

La ar­tis­ta lle­va trench de Adol­fo Do­mín­guez, ves­ti­do de Chia­ra Bo­ni y pen­dien­tes de Aris­to­crazy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.