¿Ne­ce­si­ta­mos sal más (yo­da­da)

La fal­ta de yo­do en el em­ba­ra­zo afec­ta a la in­te­li­gen­cia del be­bé. La me­di­da más sen­ci­lla, eco­nó­mi­ca y efi­caz pa­ra evi­tar ese de­fi­cien­cia es yo­dar la sal que con­su­mi­mos. ¿Por qué no se ha­ce? Por MA­RI­SOL GUISASOLA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza -

Lo di­ce la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud: si el 90% de la po­bla­ción to­ma­ra sal yo­da­da, los ni­ve­les de yo­do de las mu­je­res en edad fér­til se­rían co­rrec­tos y, cuan­do se que­da­ran em­ba­ra­za­das, el fe­to re­ci­bi­ría el yo­do que ne­ce­si­ta pa­ra que la ma­du­ra­ción de su ce­re­bro al­can­ce to­do su po­ten­cial. “Es un da­to com­pro­ba­do. Las ne­ce­si­da­des de yo­do au­men­tan du­ran­te el em­ba­ra­zo y pa­san de 100-150 mi­cro­gra­mos al día a 250. Di­fe­ren­tes es­tu­dios han vis­to que los ni­ños que re­ci­ben el yo­do su­fi­cien­te du­ran­te su ges­ta­ción tie­nen me­jor desa­rro­llo ge­ne­ral y cog­ni­ti­vo y me­jor co­cien­te de in­te­li­gen­cia que el res­to”, co­rro­bo­ra el dr. Lluis Vi­la, coor­di­na­dor del Gru­po de Nu­tri­ción del Yo­do de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Endocrinología y Nu­tri­ción (SEEN). In­clu­so va­rios es­tu­dios re­la­cio­nan el peor desa­rro­llo eco­nó­mi­co de al­gu­nos paí­ses con ca­ren­cias nutricionales en­dé­mi­cas, co­mo la de yo­do. Aun­que ese dé­fi­cit es más pro­ba­ble en re­gio­nes po­bres sin ac­ce­so al mar (que es don­de se acu­mu­la ese mi­ne­ral) y con es­ca­sas opor­tu­ni­da­des de co­mer pes­ca­do, ma­ris­co o algas (que son los ali­men­tos na­tu­ra­les más ri­cos en yo­do), ex­per­tos eu­ro­peos te­men que has­ta la mi­tad los na­ci­dos en la Unión Eu­ro­pea aca­ben te­nien­do me­nor desa­rro­llo ce­re­bral del es­pe­ra­ble por la fal­ta de ese mi­ne­ral. ¿La cau­sa? La hor­mo­na ti­roi­dea ti­ro­xi­na lle­va yo­do en su mo­lé­cu­la y es

ne­ce­sa­ria pa­ra la ma­du­ra­ción ce­re­bral del fe­to en el pri­mer tri­mes­tre de em­ba­ra­zo. Si el be­bé no re­ci­be de su ma­dre su­fi­cien­te ti­ro­xi­na, su desa­rro­llo ge­ne­ral y ce­re­bral no se­rá bueno. Por esa ra­zón, la De­cla­ra­ción de Cra­co­via, con­sen­sua­da por un pa­nel de ex­per­tos de 24 paí­ses agru­pa­dos en el Pro­yec­to Euthy­roid (que quie­re ar­mo­ni­zar me­di­das pa­ra erra­di­car los pro­ble­mas ti­roi­deos en Eu­ro­pa), es­pe­ci­fi­ca que las mu­je­res en edad fér­til de­be­rían em­pe­zar a con­su­mir esos 250 mi­cro­gra­mos de yo­do al me­nos un año an­tes de que­dar­se em­ba­ra­za­das. “Su­ce­de lo mis­mo que con el áci­do fó­li­co, que no bas­ta con to­mar­lo des­pués de sa­ber que es­tás em­ba­ra­za­da, por­que en ese mo­men­to ya han trans­cu­rri­do va­rias se­ma­nas de ges­ta­ción, las pri­me­ras y más im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo ce­re­bral del fe­to”, ex­pli­ca el doc­tor Vi­la, uno de los ex­per­tos que re­dac­ta­ron la De­cla­ra­ción de Cra­co­via en 2015.

Lo jus­to y ne­ce­sa­rio

¿Pe­ro no es­ta­re­mos au­men­tan­do el ries­go de pa­de­cer hi­per­ten­sión si se aña­de sal yo­da­da a la die­ta?, es la pre­gun­ta que se pue­den ha­cer las mu­je­res. “No, por­que se tra­ta de sus­ti­tuir la can­ti­dad de sal co­mún re­co­men­da­da por la mis­ma can­ti­dad de sal yo­da­da, no de aña­dir más sal al to­tal”, res­pon­de el ex­per­to. El ex­ce­so de yo­do tam­bién es muy im­pro­ba­ble. La Agen­cia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (EF­SA) po­ne el lí­mi­te en 600 mi­cro­gra­mos de yo­do al día pa­ra las ges­tan­tes y la po­bla­ción ge­ne­ral y el IOM (Ins­ti­tu­te of Me­di­ci­ne) de EE.UU. lo fi­ja en 1.100 mi­cro­gra­mos. “El ex­ce­so de yo­do pue­de afec­tar el fun­cio­na­mien­to de la glán­du­la ti­roi­des que, por ra­zo­nes in­di­vi­dua­les, tan­to ge­né­ti­cas co­mo de otro ti­po, pue­de de­ri­var tan­to en hi­po­ti­roi­dis­mo co­mo en hi­per­ti­roi­dis­mo”, ex­pli­ca el dr. Vi­la. Es lo que ocu­rre con po­bla­cio­nes co­mo la ja­po­ne­sa, gran con­su­mi­do­ra de algas, muy ri­cas en yo­do. De he­cho, de­ce­nas de ni­ños ja­po­ne­ses han desa­rro­lla­do pro­ble­mas ti­roi­deos por se­guir die­tas ri­cas en es­tos ali­men­tos. Pa­ra sa­ber si la po­bla­ción es­pa­ño­la an­da bien de yo­do, ex­per­tos de la SEEN rea­li­za­ron va­rios es­tu­dios a prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da con tres gru­pos dis­tin­tos: po­bla­ción ge­ne­ral adul­ta, in­clui­das mu­je­res en edad fér­til; po­bla­ción in­fan­til y em­ba­ra­za­das. “Lo que hi­ci­mos fue mi­rar el yo­do eli­mi­na­do en la ori­na, que tra­du­ce muy bien el con­su­mo de es­te ele­men­to, pa­ra así cal­cu­lar la me­dia­na es­ta­dís­ti­ca. Vi­mos lo si­guien­te: los ni­ños y ni­ñas es­pa­ño­les de en­tre seis y sie­te años da­ban unos ni­ve­les de yo­do fan­tás­ti­cos, con 173 mi­cro­gra­mos. En la po­bla­ción adul­ta, la me­dia fue de 117 mi­cro­gra­mos, den­tro de lo co­rrec­to, por­que la re­co­men­da­da es­tá en­tre 100 y 200. En cam­bio, en las mu­je­res en edad fér­til, esos 117 mi­cro­gra­mos se que­da­ban cor­tos. ¿Por qué? Por­que en ca­so de em­ba­ra­zo, el fe­to no es­ta­ría re­ci­bien­do el yo­do ne­ce­sa­rio pa­ra su me­ta­bo­lis­mo, su cre­ci­mien­to y su desa­rro­llo. De he­cho, la me­dia de yo­do en la ori­na de las ges­tan­tes de­be­ría ser su­pe­rior a 150. Por eso, si una mu­jer en edad fér­til lle­va un año con­su­mien­do la can­ti­dad re­co­men­da­da de sal yo­da­da y to­man­do lác­teos (por ejem­plo dos va­sos de le­che o yo­gu­res) o bien los su­ple­men­tos de yo­do re­co­men­da­dos por su mé­di­co, sus ni­ve­les es­ta­rán bien”, ex­pli­ca el ex­per­to.

Lác­teos co­mo fuen­te de yo­do

En los años 20, Sui­za y EE.UU. em­pe­za­ron a yo­dar la sal cuan­do se su­po que el bo­cio y el hi­po­ti­roi­dis­mo

En los AÑOS 20, en Sui­za y EE.UU. co­men­za­ron a yo­dar la SAL cuan­do se vio que el HI­PO­TI­ROI­DIS­MO te­nía que ver con una DE­FI­CIEN­CIA de yo­do.

te­nían que ver con la de­fi­cien­cia de yo­do. Hoy, 14 paí­ses de Eu­ro­pa obli­gan a yo­dar to­da la sal de con­su­mo. En Es­pa­ña to­da­vía no se ha adop­ta­do es­ta me­di­da pre­ven­ti­va, pe­ro es po­si­ble com­prar sal yo­da­da en los su­per­mer­ca­dos. Una bue­na fuen­te al­ter­na­ti­va de yo­do pue­den ser los lác­teos, por­que los pien­sos des­ti­na­dos al ga­na­do va­cuno sí es­tán yo­da­dos. “De he­cho, los be­ne­fi­cios del yo­do en los ani­ma­les sor­pren­die­ron a los pro­pios ga­na­de­ros, que vie­ron có­mo los que re­ci­bían yo­do su­ple­men­ta­rio da­ban más le­che y te­nían me­nos abor­tos”, ex­pli­ca el dr. Vi­la. Es­te mis­mo efec­to pro­tec­tor fren­te a los pro­ble­mas del em­ba­ra­zo se da tam­bién en hu­ma­nos. Va­rios es­tu­dios han com­pro­ba­do que las em­ba­ra­za­das que tie­nen ni­ve­les co­rrec­tos de yo­do tie­nen me­nos ries­go de su­frir abor­tos y em­ba­ra­zos pre­tér­mino. In­clu­so se sos­pe­cha que es­te mi­ne­ral tie­ne un rol im­por­tan­te en nues­tra fer­ti­li­dad. Lle­ga­dos a es­te pun­to, hay que acla­rar que en Es­pa­ña te­ne­mos un pun­to ne­gro con la sal yo­da­da, por­que no to­da la que se ven­de tie­ne los ni­ve­les de yo­do re­co­men­da­dos por los ex­per­tos. Una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el gru­po de Nu­tri­ción de Yo­do com­pro­bó que ca­si la mi­tad de las mar­cas es­tu­dia­das es­ta­ban mal yo­da­das. “Jus­to por esa ra­zón, es­ta­mos en co­mu­ni­ca­ción con la Agen­cia Es­pa­ño­la de Con­su­mo, Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción (AECOSAN), pa­ra ver qué se pue­de ha­cer al res­pec­to. Es vi­tal que la Ad­mi­nis­tra­ción vi­gi­le es­te pun­to, por­que una ma­la yo­da­ción de la sal re­per­cu­te en la pre­ven­ción de to­dos los pro­ble­mas de sa­lud re­la­cio­na­dos con el dé­fi­cit de yo­do, que afec­ta­rían a los cos­tes sa­ni­ta­rios y, fi­nal­men­te, al desa­rro­llo del país en su con­jun­to”, con­clu­ye el dr. Lluis Vi­la.

Las MU­JE­RES que se en­cuen­tran en edad fér­til de­be­rían con­su­mir 250 MI­CRO­GRA­MOS de yo­do ca­da día, al me­nos des­de un año an­tes de que­dar EM­BA­RA­ZA­DAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.