QUE LA SUER­TE TE ACOM­PA­ÑE

Pa­ra na­die es un se­cre­to que, co­mo de­cía la poe­ta Emily Di­kin­son, “la son­ri­sa de la for­tu­na se ga­na a pul­so”. Aho­ra, cien­tí­fi­cos y en­sa­yis­tas han com­pro­ba­do que de­ter­mi­na­das es­tra­te­gias son efi­ca­ces pa­ra atraer a la bue­na es­tre­lla. Y sí, es me­jor que te p

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Su­ma­rio -

En al­gu­nos idio­mas, la pa­la­bra pa­ra nom­brar el azar y la opor­tu­ni­dad es la mis­ma. En fran­cés, por ejem­plo, el tér­mino chan­ce tie­ne esas dos acep­cio­nes. Y lo que di­fe­ren­cia a una de la otra es sim­ple­men­te una cues­tión de ac­ti­tud. La pri­me­ra es la pa­si­va, la del que es­pe­ra sen­ta­do a que un gol­pe de for­tu­na lle­gue caí­do del cie­lo pa­ra so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas. La otra es ac­ti­va, la de quien se­ña­la un ob­je­ti­vo y tra­za un plan pa­ra con­quis­tar­lo. Es la di­fe­ren­cia, por ejem­plo, en­tre creer que un tri­ple en­ces­ta­do en el úl­ti­mo se­gun­do es co­sa de la bue­na for­tu­na o, por el con­tra­rio, fru­to del en­tre­na­mien­to cons­tan­te, la va­len­tía de atre­ver­se a lan­zar­lo, la pre­pa­ra­ción fí­si­ca y mental y la per­se­ve­ran­cia pa­ra no ti­rar nun­ca la toa­lla. Alex Ro­vi­ra y Fernando Trías de Bes es­tán con­si­de­ra­dos co­mo dos de los gu­rús del éxi­to en el ám­bi­to em­pre­sa­rial des­pués de que su li­bro La bue­na suer­te fue­ra tra­du­ci­do a 40 idio­mas y se con­vir­tie­ra en un éxi­to de ven­tas in­ter­na­cio­nal. En sus pá­gi­nas re­co­gen un ejem­plo pa­re­ci­do, el de Gary Pla­yer, uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de golf de la his­to­ria. En su ca­rre­ra de va­rias dé­ca­das co­mo pro­fe­sio­nal, con­si­guió 18 ve­ces al­go que otros no lo­gran ja­más: acer­tar con la pe­lo­ta en el ho­yo en un so­lo gol­pe (lo que en el ar­got gol­fís­ti­co se co­no­ce co­mo ho­le in one). Ca­da una de las ve­ces que lo­gró esa proeza tu­vo que es­cu­char aque­llo de “qué suer­te has te­ni­do en ese ho­yo”. Un co­men­ta­rio al que él con­tes­ta­ba con una fra­se que se ha con­ver­ti­do en cé­le­bre: “Efec­ti­va­men­te, cuan­to más prac­ti­co, más suer­te ten­go”. A tra­vés de una sen­ci­lla fá­bu­la con magos, ca­ba­lle­ros, bru­jas y gno­mos, los au­to­res de­jan cla­ra la di­fe­ren­cia en­tre la suer­te en­ten­di­da co­mo puro azar –efí­me­ra, ca­pri­cho­sa, im­pre­de­ci­ble– y la bue­na suer­te que es, por el con­tra­rio, du­ra­de­ra y es­tá al alcance de nues­tra vo­lun­tad. Por­que es un va­lor que se crea, se tra­ba­ja y se desa­rro­lla. En lo que se re­fie­re al tra­ba­jo y al éxi­to pro­fe­sio­nal, el 22% de los es­pa­ño­les cree que la suer­te es un fac­tor de­ter­mi­nan­te. Tan­to, que la si­túan por de­lan­te del ta­len­to y de la for­ma­ción (aun­que por de­trás de los con­tac­tos). Si al­guno de ellos es­cri­bie­ra en su cu­rri­cu­lum, en­tre su re­tahí­la de ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos, la ha­bi­li­dad de atraer la bue­na suer­te, cual­quier re­clu­ta­dor de per­so­nal que se­pa lo que se trae en­tre ma­nos de­be­ría to­már­se­lo muy en se­rio. Por­que esa des­tre­za trae con­si­go un com­pen­dio de va­lio­sas cua­li­da­des que na­da tie­nen que ver con la alian­za de as­tros ni las ar­tes eso­té­ri­cas.

LA RE­CE­TA DE LA BUE­NA ES­TRE­LLA

Elena Huer­ga es ex­per­ta en Re­cur­sos Hu­ma­nos y coach es­pe­cia­li­za­da en desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y bús­que­da de em­pleo, y su pro­pia tra­yec­to­ria es un mag­ní­fi­co ejem­plo de lo que sig­ni­fi­ca la­brar­se su pro­pia suer­te. Ella te­nía un buen pues­to en el sec­tor de la ban­ca, uno de esos tra­ba­jos pa­ra to­da la vi­da, con un buen sa­la­rio y un ho­ra­rio en­vi­dia­ble. Se sen­tía se­gu­ra, pe­ro po­co rea­li­za­da, así que de­ci­dió dar un gol­pe de ti­món a su vi­da y cam­biar de rum­bo aven­tu­rán­do­se fue­ra de su zo­na de con­fort. Lo de­jó to­do, se arries­gó y se la­bró un nue­vo

fu­tu­ro en el cam­po del coaching y los re­cur­sos hu­ma­nos. Su ex­pe­rien­cia y la de las mu­chas per­so­nas a las que ha ayu­da­do a re­to­mar las rien­das de su vi­da pro­fe­sio­nal le han de­ja­do cla­ro que la suer­te pue­de pro­vo­car­se y que de­pen­de, fun­da­men­tal­men­te, de dos fac­to­res de­ter­mi­nan­tes: “Es­tra­te­gia y per­se­ve­ran­cia son las dos cla­ves pa­ra que sal­gan bien las co­sas. Ser es­tra­te­ga con­sis­te en sa­ber lo que quie­res, có­mo lo pue­des con­se­guir, qué pa­sos te van a acer­car a ese ca­mino. Y, por otro la­do, es ne­ce­sa­rio ser per­se­ve­ran­te y no de­jar de vi­sua­li­zar el ob­je­ti­vo y apos­tar; así es más fá­cil que la suer­te nos acom­pa­ñe. Esos han si­do mis dos gran­des alia­dos, aun­que tam­bién he te­ni­do gol­pes de suer­te, co­sas que me han caí­do del cie­lo sin mu­cho es­fuer­zo y que han si­do fan­tás­ti­cas”.

EN­TEN­DER LA DI­FE­REN­CIA

De to­do lo que nos su­ce­de, es­te ti­po de co­sas caí­das del cie­lo que que­dan fue­ra de nues­tro con­trol ape­nas re­pre­sen­ta un 10%. El 90% res­tan­te de­pen­de de nues­tra ac­ti­tud y nues­tra for­ma de pen­sar y de ver el mun­do. Esa es­ti­ma­ción es­tá fir­ma­da por el profesor Ri­chard Wi­se­man, de la Uni­ver­si­dad de Hert­fords­hi­re (Reino Uni­do), con­si­de­ra­do co­mo el ma­yor ex­per­to in­ter­na­cio­nal en la ma­te­ria y que, por cier­to, fue ma­go an­tes de con­ver­tir­se en un pres­ti­gio­so psi­có­lo­go so­cial. Tal vez por esa afi­ción per­so­nal, el profesor pu­so to­do su em­pe­ño en de­mos­trar que, de­trás de lo apa­ren­te­men­te inex­pli­ca­ble, no hay ma­gia, sino una com­bi­na­ción de pre­dis­po­si­ción per­so­nal, cir­cuns­tan­cias y ha­bi­li­da­des. Y eso se pue­de apren­der, en­tre­nar y me­jo­rar. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes co­men­za­ron a raíz de una ob­ser­va­ción con la que es­ta­re­mos de acuer­do: pa­re­ce que a nues­tro al­re­de­dor hay per­so­nas que na­cie­ron con es­tre­lla y que acier­tan a es­tar siem­pre en el lu­gar ade­cua­do, en el mo­men­to pre­ci­so y a las que to­do siem­pre les sa­le se­gún sus de­seos; y otras a las que, sin em­bar­go, pa­re­ce que les per­si­gue una nu­be gris. El profesor no se li­mi­tó a en­co­ger­se de hom­bros an­te tal ob­ser­va­ción, sino que qui­so dar­le una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca. Ini­ció así un pro­yec­to al que de­di­có 10 años de es­tu­dio y que lla­mó Luck school [Es­cue­la de la suer­te]. Pu­so anun­cios en pe­rió­di­cos y re­vis­tas pa­ra re­unir a un gru­po de 400 per­so­nas que o bien se sen­tían muy afor­tu­na­das o com­ple­ta­men­te ga­fa­das. Y di­se­ñó una se­rie de ex­pe­ri­men­tos y en­tre­vis­tas pa­ra tra­tar de com­pren­der las le­yes cien­tí­fi­cas que ri­gen la bue­na o la ma­la suer­te. Les pi­dió, por ejem­plo, que con­ta­ran cuán­tas fo­to­gra­fías apa­re­cían en un pe­rió­di­co que re­par­tió en­tre ellos. En una de las pá­gi­nas, in­ser­tó un

EL 90% DE TO­DO LO QUE NOS SU­CE­DE DE­PEN­DE DE NUES­TRA AC­TI­TUD Y NUES­TRA FOR­MA DE VER EL MUN­DO”.

anun­cio: “Di­le al profesor que has vis­to es­te men­sa­je y ga­na­rás 100 li­bras”. Mu­chos de los que se con­si­de­ra­ban afor­tu­na­dos vie­ron el men­sa­je y no des­apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad de em­bol­sar­se el di­ne­ro; otros no lo vie­ron. ¿Ma­la suer­te? No. “La ma­yo­ría de la gen­te sim­ple­men­te no es­tá abier­ta a lo que le ro­dea”, con­clu­yó. La ten­sión y an­sie­dad con la que mu­chos se apli­can a sus ta­reas y el te­mor a equi­vo­car­se les im­pi­de es­tar aten­tos a lo que su­ce­de al­re­de­dor, a las cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes y a las opor­tu­ni­da­des que sur­gen. Ser re­cep­ti­vos, fle­xi­bles y es­tar abier­tos a las nue­vas ex­pe­rien­cias son al­gu­nas de las cua­li­da­des en las que coin­ci­den las per­so­nas afor­tu­na­das. La con­clu­sión nú­me­ro dos fue que la gen­te con suer­te to­ma de­ci­sio­nes es­cu­chan­do a sus in­tui­cio­nes y co­ra­zo­na­das que, al fin y al ca­bo, son fru­to de la ob­ser­va­ción, la ex­pe­rien­cia y la sen­si­bi­li­dad. Ade­más, se es­fuer­zan en po­ten­ciar sus ha­bi­li­da­des en es­te sen­ti­do, por ejem­plo, me­di­tan­do y apren­dien­do a do­mi­nar el es­trés y la ten­sión. Ade­más, evi­tan la ru­ti­na y siem­pre bus­can la ma­ne­ra de in­cluir la di­ver­si­dad en su día a día (des­de ha­blar con per­so­nas des­co­no­ci­das en un even­to a va­riar por sis­te­ma de lu­gar de va­ca­cio­nes). Eso les per­mi­te no so­lo co­no­cer a más gen­te y más di­ver­sa, sino tam­bién po­ner­se a ti­ro de nue­vas cir­cuns­tan­cias, lo que mul­ti­pli­ca las opor­tu­ni­da­des. El tra­ba­jo del profesor Wi­se­man de­mos­tró que las per­so­nas afor­tu­na­das tien­den a ser ex­tro­ver­ti­das, que co­no­cen a un gran nú­me­ro de per­so­nas y se man­tie­nen en con­tac­to con ellas. La cons­truc­ción y el man­te­ni­mien­to de ta­les re­des au­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de te­ner un en­cuen­tro ca­sual afor­tu­na­do.

QUE TE PI­LLE TRA­BA­JAN­DO…

Otra de sus con­clu­sio­nes fue que la gen­te con suer­te es­tá con­ven­ci­da de que el fu­tu­ro es­tá lleno de bue­na for­tu­na. El op­ti­mis­mo les ayu­da a per­sis­tir cuan­do fra­ca­san y a no re­nun­ciar tras los erro­res. Mien­tras que re­pe­tir­se a uno mis­mo que tie­ne ma­la suer­te y que to­do sal­drá mal, con­du­ce al desáni­mo y al te­mor de in­ten­tar­lo si­quie­ra. “En mi ca­so, te­nía mie­do de es­tar ti­ran­do al tras­te un tra­ba­jo tran­qui­lo y em­pren­der un pro­yec­to que no sa­bía có­mo iba a sa­lir –ex­pli­ca Elena Huer­ga–. Pe­ro, sim­ple­men­te, la ilu­sión pu­do más. Me da­ba más mie­do con­ti­nuar en la sen­da en la que es­ta­ba. El mie­do siem­pre pu­lu­la y ca­da uno in­ten­ta apar­car­lo con ar­mas dis­tin­tas”. Ar­mas que, por cier­to, tam­bién pue­den apren­der­se y tra­ba­jar­se. Por­que pue­de que pa­rez­ca que a los suer­tu­dos to­do les cae del cie­lo, pe­ro lo cier­to es que de ma­ne­ra más o me­nos cons­cien­te, es­tán crean­do to­do ti­po de es­tra­te­gias pa­ra au­men­tar sus po­si­bi­li­da­des de atraer la bue­na for­tu­na. Abrien­do sus men­tes a lo ines­pe­ra­do, rom­pien­do ru­ti­nas, ven­cien­do el mie­do y tra­ba­jan­do sus re­la­cio­nes y con­tac­tos. Es­tán crean­do las cir­cuns­tan­cias y sem­bran­do opor­tu­ni­da­des.

LA TEN­SIÓN, LA AN­SIE­DAD Y EL TE­MOR A EQUI­VO­CAR­SE HA­CE QUE MU­CHOS NO ES­TÉN ATEN­TOS A LO QUE PA­SA AL­RE­DE­DOR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.