ES­TER EX­PÓ­SI­TO AC­TRIZ

“SOY LO CON­TRA­RIO A UNA PIJA”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Moda Vip - Por A. SAN­TOS

“Siem­pre so­ñé con ha­cer una se­rie de ado­les­cen­tes tan bue­na co­mo es­ta”.

Con 18 años se ha con­ver­ti­do en re­fe­ren­te de be­lle­za pa­ra los mi­llo­nes de se­gui­do­res (en to­do el mun­do) de la se­rie Éli­te. ¿Sus se­cre­tos? Se­gu­ri­dad, na­tu­ra­li­dad y un la­do sexy irre­sis­ti­ble.

Es probable que el nom­bre de Es­ter Ex­pó­si­to (Ma­drid, 2000) no te di­ga mu­cho… si has vi­vi­do en un uni­ver­so pa­ra­le­lo sin car­te­les fa­raó­ni­cos de la se­rie Éli­te por to­da la ciu­dad y, so­bre to­do, si no eres par­te de los mi­les de net­flix­vi­den­tes que la han ca­ta­pul­ta­do a éxi­to del mo­men­to. Si eres de es­tos úl­ti­mos, se­gu­ra­men­te sien­tes que la co­no­ces de to­da la vi­da. Por­que es­ta ac­triz que aca­ba de al­can­zar la ma­yo­ría de edad ha pa­sa­do de te­ner apa­ri­cio­nes fu­ga­ces en te­le­vi­sión (Vis a vis y Es­toy vi­vo) a es­tre­nar dos pe­lí­cu­las y una se­rie de éxi­to so­lo en la úl­ti­ma tem­po­ra­da. “Que me ha­yan sa­li­do tan­tos pro­yec­tos a la vez su­pon­go que es fru­to de la ca­sua­li­dad o de que se co­rre la voz y un tra­ba­jo lle­va a otro…”, di­ce tí­mi­da­men­te. En Cuan­do los án­ge­les duer­men, don­de com­par­tió pro­ta­go­nis­mo con Ju­lián Villagrán y Ma­rian Ál­va­rez, era una ado­les­cen­te in­vo­lu­cra­da en un fa­tal ac­ci­den­te; y en Tu hi­jo (en car­te­le­ra), su per­so­na­je se cru­za con el de Jo­sé Co­ro­na­do, un pa­dre ator­men­ta­do que bus­ca ven­gan­za. Por si fue­ra po­co, Éli­te, el bom­ba­zo de Net­flix am­bien­ta­do en un co­le­gio en el que, en­tre exa­men y exa­men, hay se­xo, dro­gas, rock&roll y un con­flic­to de cla­ses que aca­ba en ase­si­na­to, aca­ba de re­no­var pa­ra una ter­ce­ra tem­po­ra­da… in­clu­so an­tes de ro­dar la se­gun­da. “Siem­pre so­ñé con ha­cer una bue­na se­rie pa­ra ado­les­cen­tes que mez­cla­ra to­das es­tas co­sas y aquí es­tá. Pe­ro en Éli­te la par­te de mis­te­rio es tan po­ten­te que ha en­can­cha­do tam­bién a los adul­tos”, afir­ma. Ade­más, tie­ne el atrac­ti­vo aña­di­do de con­tar en el re­par­to con dos de las es­tre­llas de la re­cien­te ga­na­do­ra del Emmy La ca­sa de pa­pel: Mi­guel He­rrán (Río) y Jai­me Lo­ren­te (Den­ver).

En la mon­ta­ña ru­sa

“En Éli­te nos lle­va­mos to­dos muy bien y sa­li­mos mu­cho jun­tos”, cuen­ta. Pe­ro, ¿qué ha­ce una chi­ca sin ape­nas ex­pe­rien­cia cuan­do lle­ga el pri­mer día de ro­da­je y tie­ne que com­par­tir una es­ce­na con ac­to­res co­mo Jo­sé Co­ro­na­do, que po­drían ser su pa­dre y ya tie­nen un Go­ya en el sa­lón de su ca­sa? “Por un la­do te im­po­ne, pe­ro por otro, co­mo yo siem­pre qui­se de­di­car­me a es­to y es­ta­ba con­ven­ci­da de que es­te mo­men­to iba a lle­gar, los ma­yo­res me re­sul­tan ins­pi­ra­do­res y me ha­cen ser exi­gen­te con­mi­go mis­ma”, ex­pli­ca. Es­ter no es de pe­dir con­se­jos por­que “con so­lo ver­los ya apren­des un mon­tón de co­sas”, pe­ro ha es­cu­cha­do mu­chas ve­ces uno que tra­ta de in­terio­ri­zar. “Siem­pre me di­cen que es­té pre­pa­ra­da pa­ra lo que ven­ga, que es­ta pro­fe­sión es una ca­rre­ra de fon­do, una mon­ta­ña ru­sa en la que hoy es­tás arri­ba y ma­ña­na es­tás aba­jo. Y cla­ro que esa in­se­gu­ri­dad me preo­cu­pa por­que yo quie­ro tra­ba­jar en es­to to­da la vi­da”, re­co­no­ce.

En la mon­ta­ña ru­sa

Ex­pó­si­to per­te­ne­ce a esa cla­se de ac­tri­ces que nun­ca du­dó de que su fu­tu­ro es­ta­ba de­lan­te de una cá­ma­ra. De esas ni­ñas que vi­vían fren­te a un es­pe­jo, ame­ni­za­ban las reunio­nes fa­mi­lia­res con bai­les y da­ban la la­ta a sus pa­dres pa­ra que la lle­va­ran a una prue­ba. Y... co­mo bue­na hi­ja úni­ca, muy cons­cien­te de sus po­de­ro­sas ar­mas, lo­gró lo que que­ría. “So­lo me pi­die­ron que pri­me­ro es­tu­dia­ra, aun­que me abu­rría una bar­ba­ri­dad, y es­pe­ra­ra a te­ner una edad en la que pu­die­ra asu­mir me­jor las co­sas, pe­ro des­pués se han preo­cu­pa­do mu­cho pa­ra que ten­ga los pies en la tie­rra y me for­me en una es­cue­la de in­ter­pre­ta­ción. He te­ni­do mu­cha suer­te”, re­co­no­ce. Fru­to de to­do es­to, Es­ter es una jo­ven se­gu­ra de sí mis­ma que pi­sa fuer­te en los cas­tings y sor­pren­de por su ma­du­rez, aun­que se iden­ti­fi­que cla­ra­men­te con la ge­ne­ra­ción Z. No hay más que cu­rio­sear en su Ins­ta­gram pa­ra dar­se cuen­ta de que le en­can­ta la mo­da y la be­lle­za. “Me gus­ta mu­cho la ro­pa, aun­que no ten­go un es­ti­lo de­fi­ni­do. Es­toy abier­ta

a pro­bar co­sas aun­que soy muy de pan­ta­lón pi­ti­llo y es­co­tes”, afir­ma. Por­que no lo pue­de ne­gar –ni quie­re–, Est­her Ex­pó­si­to es muy sexy. Es­tá en­can­ta­da con los looks six­ties y re­ca­ta­dos, con ecos del Swin­ging Lon­don, que lu­ce en es­te re­por­ta­je, pe­ro cuan­do aca­ba la se­sión de fo­tos se po­ne un top que de­ja su tri­pa al des­cu­bier­to y un va­que­ro de cin­tu­ra al­ta y vuel­ve a co­lo­car­se el pier­cing en la na­riz. “Es cu­rio­so, pe­ro cuan­do tra­ba­jo siem­pre me po­nen pin­ta su­per clá­si­ca, y se me ha­ce muy ra­ro por­que yo soy to­do lo con­tra­rio a una pija–ex­pli­ca–. Pe­ro sí, al­gu­na vez me han re­cha­za­do pa­ra dar vi­da a per­so­na­jes de mar­gi­na­da por mi as­pec­to y mi for­ma de desen­vol­ver­me”. Pro­ba­ble­men­te la cul­pa es de sus lla­ma­ti­vos ojos cla­ros, la lar­ga me­le­na ru­bia y unos ras­gos de­li­ca­dos he- re­da­dos de su ma­dre ga­lle­ga. “Me en­can­ta ma­qui­llar­me. Me fi­jo mu­cho en có­mo lo ha­cen los pro­fe­sio­na­les y he ido per­fec­cio­nan­do la téc­ni­ca del ra­bi­llo del ojo con el eyeliner, que es al­go muy ca­rac­te­rís­ti­co de mi ima­gen”, di­ce. No si­gue nin­gu­na die­ta –“las ver­du­ras y yo no so­mos muy bue­nas ami­gas”, di­ce en­tre ri­sas– y tam­bién es in­fiel al gim­na­sio, pe­ro se man­tie­ne en for­ma gra­cias a su pa­sión por el bai­le. “De pe­que­ña prac­ti­ca­ba ba­llet y des­pués hi­ce mu­cho hip hop, pe­ro aho­ra lo que más me gus­ta bai­lar es re­gue­tón. ¡En cuan­to lo es­cu­cho, no pue­do pa­rar!”, con­fie­sa.

No con­tro­les

Sue­le sa­lir a bai­lar con com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión y, co­mo bue­na ado­les­cen­te, re­co­no­ce es­tar en­gan­cha­da al mó­vil. “No me des­pe­go de él; in­clu­so me es­tu­dio los guio­nes en el te­lé­fono. Y ca­da día pu­bli­co más fo­tos per­so­na­les en las re­des so­cia­les por­que es lo que me pi­de el cuer­po, aun­que soy cons­cien­te de que no de­be­mos ol­vi­dar­nos del mun­do real y dis­fru­tar del mo­men­to”. No tie­ne no­vio –“nun­ca he du­ra­do mu­cho tiem­po con un chi­co”, di­ce– y se mues­tra muy crí­ti­ca con al­gu­nas re­la­cio­nes que ve a su al­re­de­dor. “Odio ver ac­ti­tu­des tan ma­chis­tas en­tre gen­te jo­ven, tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res. Yo no per­mi­ti­ría que na­die me con­tro­la­ra, pe­ro me en­cuen­tro con mu­chos chi­cos y chi­cas que sí lo ha­cen ¿Có­mo ocu­rre es­to en el si­glo XXI? ¿Có­mo pue­des es­tar con al­guien en quien no con­fías? Me pa­re­ce in­creí­ble”, ex­pli­ca. Lo que Es­ter tam­bién tie­ne cla­ro es que no quie­re ha­cer­se ma- yor. “Co­mo mu­cho has­ta los 30, pe­ro no más. [Ri­sas]. Su­pon­go que iré cre­cien­do y me ape­te­ce­rán otras co­sas, pe­ro aho­ra es­toy en un mo­men­to ma­ra­vi­llo­so, de­seo des­cu­brir co­sas, dis­fru­tar de la vi­da y me da pe­na que pa­se rá­pi­do”, ex­pli­ca. Di­vino te­so­ro.

“No quie­ro ha­cer­me ma­yor. Es­toy en un mo­men­to ma­ra­vi­llo­so de des­cu­bri­mien­to”.

Pen­dien­tes de Tif­fany, abri­go de Tommy Hil­fi­ger y ves­ti­do de Dior. En los ojos, más­ca­ra de pes­ta­ñas Hypnôse y eyeliner Artli­ner. To­do de Lan­cô­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.