Tres me­ses re­cla­man­do en el juz­ga­do ci­ta pa­ra ir a ca­sa y re­co­ger sus co­sas

La Guar­dia Ci­vil no ha lo­gra­do con­cre­tar fe­cha con la es­po­sa des­de el 20 de mar­zo

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE -

Ca­si tres me­ses lle­va un ou­ren­sano, ve­cino del mu­ni­ci­pio de San Ci­brao das Vi­ñas, a la es­pe­ra de que se le per­mi­ta vol­ver a la que era su ca­sa fa­mi­liar pa­ra re­ti­rar sus co­sas. El día 20 de mar­zo ofi­cia­ron a la Guar­dia Ci­vil des­de el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Ou­ren­se pa­ra «que se pro­ce­da a acom­pa­ñar a V. M. L. has­ta el do­mi­ci­lio [...] a fin de que el mis­mo pro­ce­da a la re­ti­ra­da de en­se­res per­so­na­les». Aún no ha con­se­gui­do en­trar. Y ello a pe­sar de las in­sis­ten­tes que­jas, ges­tio­nes y es­cri­tos que la abo­ga­da del afec­ta­do ha pre­sen­ta­do en el juz­ga­do. Una or­den de ale­ja­mien­to le im­pi­de apro­xi­mar­se a me­nos de cien me­tros del edi­fi­cio que com­par­tían o de cual­quier otro lu­gar don­de la mu­jer se en­cuen­tre. Con esa li­mi­ta­ción, no po­dría en­trar pa­ra po­der re­ti­rar su ro­pa, o lle­var­se con­si­go a su pe­rro, aun cuan­do tu­vie­ra la cer­te­za de que la mu­jer no se en­con­tra­ba en ca­sa.

Se ha in­ten­ta­do, di­ce la abo­ga­da en uno de los pri­me­ros es­cri­tos al juz­ga­do, pe­ro sin éxi­to. La es­po­sa, afir­ma el per­ju­di­ca­do, in­di­có a la Guar­dia Ci­vil «que no te­nía tiem­po pa­ra acu­dir al do­mi­ci­lio pa­ra que el de­nun­cian­te pu­die­ra re­ti­rar sus co­sas, por lo que lle­va más de trein­ta días (en rea­li­dad, aho­ra ca­si tres me­ses) sin ro­pa y otros en­se­res».

Aña­de que «la Guar­dia Ci­vil in­di­ca que no pue­de con­tac­tar con la es­po­sa pa­ra acu­dir al do­mi­ci­lio, por­que no res­pon­de a los nú­me­ros de te­lé­fono que ha in­di­ca­do pa­ra fi­jar fe­cha y ho­ra».

Las re­cla­ma­cio­nes de es­te hom­bre no han da­do fru­to. In­di­rec­ta­men­te, sin em­bar­go, la si­tua­ción le ha re­por­ta­do un nue­va de­nun­cia por in­cum­pli­mien­to de me­dia cau­te­lar. Ad­mi­te es­te hom­bre que una no­che acu­dió has­ta la fin­ca, sin lle­gar a en­trar, so­lo pa­ra echar co­mi­da a su pe­rro, que, en su opi­nión, no es­tá re­ci­bien­do la ade­cua­da aten­ción des­de el pa­sa­do mes de mar­zo, cuan­do aban­do­nó su vi­vien­da con una or­den ju­di­cial de ale­ja­mien­to que fi­ja un ra­dio de cien me­tros. Un ve­cino, afir­ma, le man­dó una foto pa­ra que se per­ca­ta­ra del su­pues­to aban­dono del ani­mal.

El im­pli­ca­do en es­te con­flic­to de­cla­ró a la jue­za el lu­nes de es­ta mis­ma se­ma­na que ha­bía acu­di­do a dar de co­mer al pe­rro, pues «tie­ne cons­tan­cia» de que su es­po­sa «no duer­me ni vi­ve allí». Tu­vo ma­la suer­te. «Dio la cir­cuns­tan­cia de que ella lle­gó es­tan­do él allí, al ver­la se mon­tó el co­che y se fue», de­cla­ró.

La re­la­ción de es­ta pa­re­ja, con un hi­jo en co­mún y en pro­ce­so de di­vor­cio li­ti­gio­so des­de ha­ce un año, se en­ra­re­ció en mar­zo con una de­nun­cia de la mu­jer, con re­fe­ren­cia a su­pues­tos epi­so­dios de ma­los tra­tos en fe­chas in­de­ter­mi­na­das de sep­tiem­bre y no­viem­bre del año pa­sa­do. La de­nun­cia, en­zar­za­dos co­mo ya es­ta­ban en pleno li­ti­gio por la se­pa­ra­ción, se apo­yó, en­tre otras co­sas, en men­sa­jes te­le­fó­ni­cos del 11 de no­viem­bre en­tre la su­pues­ta per­ju­di­ca­da y su her­ma­na. Se tra­ta­ría de le­sio­nes en el cue­llo, con­se­cuen­cia de aga­rro­nes.

Ca­la­bo­zo y es­po­sa­do

Sin pe­rro, sin ro­pa y sin efec­tos per­so­na­les, el de­nun­cia­do sa­be des­de mar­zo de las in­co­mo­di­dad de los ca­la­bo­zos de la co­mi­sa­ría y del tras­la­do en co­che ofi­cial, es­po­sa­do, des­de San­ta Ma­ri­ña has­ta los juz­ga­dos de la ca­pi­tal.

La pri­me­ra de­nun­cia lo de­jó dos no­che en los ca­la­bo­zos de la co­mi­sa­ría, has­ta que lle­gó el mo­men­to de pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial. Sa­lió de allí con una or­den del ale­ja­mien­to y la aper­tu­ra de unas di­li­gen­cias pre­vias por vio­len­cia de gé­ne­ro o mal­tra­to. El mis­mo día 20 de mar­zo pi­dió que le de­ja­ran ir a ca­sa pa­ra re­co­ger sus co­sas, in­clui­do su pe­rro. Aún lo las tie­ne, pe­se a re­cla­mar de for­ma reite­ra­da que se con­vo­que a su aún es­po­sa, se fi­je ci­ta y pue­da acu­dir, acom­pa­ña­do de la Guar­dia Ci­vil.

La se­gun­da vez, de­nun­cia­do el vier­nes pa­sa­do, evi­tó la no­che de ca­la­bo­zo de fin de se­ma­na —a la es­pe­ra de pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial— por­que se en­con­tra­ba en Por­tu­gal. El cas­ti­go no pa­só de la in­co­mo­di­dad de ver­se es­po­sa­do, tras acu­dir el lu­nes a las de­pen­den­cias de la Guar­dia Ci­vil. Lo de­nun­cia­ron por me­ro­dear por la ca­sa fa­mi­liar y por ha­ber estado a me­nos de cien me­tros de la mu­jer un día que coin­ci­dió con ella al re­co­ger el hi­jo co­mún en el co­le­gio. Él sos­tie­ne que ha­bía ha­bla­do con su sue­gra pa­ra cam­biar uno de los dos días, pues el que le to­ca­ba no po­día ir. Ella de­cla­ró en el juz­ga­do que no te­nía cons­tan­cia de ese cam­bio.

En pro­ce­so de se­pa­ra­ción la pa­re­ja, so­bre el hom­bre pe­sa una or­den de ale­ja­mien­to

Sor­pren­di­do cer­ca de la ca­sa, el im­pli­ca­do di­ce que ha­bía ido pa­ra dar de co­mer al pe­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.