La cur­va de Pa­blo vuel­ve a te­ner flo­res

Com­pa­ñe­ros del mo­te­ro muer­to en un qui­ta­mie­dos en Pan­tón re­po­nen las co­ro­nas que­ma­das en un in­cen­dio

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - CAR­LOS CORTÉS

Pa­blo Quintana Mar­tí­nez te­nía 33 años cuan­do se de­jó la vi­da en una de las cur­vas de la ca­rre­te­ra de Mon­for­te a Fe­rrei­ra. Él y otros dos in­te­gran­tes del club de mo­te­ros Os Ju­lios exa­mi­na­ban la zo­na pa­ra pre­pa­rar un re­co­rri­do pos­te­rior. Se sa­lió de la cal­za­da y mu­rió. Des­de en­ton­ces, sus ami­gos de la pe­ña cui­dan de que no fal­ten las flo­res en el lu­gar de aquel ac­ci­den­te. Has­ta es­te ve­rano, cuan­do uno de los incendios que se pro­du­cían ca­si a dia­rio en Pan­tón se lle­vó por de­lan­te las dos co­ro­nas. Tar­da­ron en re­po­ner­las, pe­ro en la cur­va en la que mu­rió Pa­blo Quintana vuel­ve a ha­ber flo­res des­de ha­ce un par de se­ma­nas. Y el mes que vie­ne se ce­le­bra­rá allí un ho­me­na­je en su me­mo­ria y pa­ra reivin­di­car la sus­ti­tu­ción de ese ti­po de guar­da­rraí­les. A pe­sar de lo que pa­só, en esa cur­va si­gue es­tan­do la mis­ma va­lla. Igual de pe­li­gro­sa que el 7 de no­viem­bre del 2014, el día de aquel ac­ci­den­te.

«Se non che­ga es­tar ese guar­da­rraíl, aque­la tar­de non te­ría pa­sa­do na­da, pe­ro a pe­sar de to­do aí se­gue». La la­men­ta­ción es de marcos Ama­ral, el pre­si­den­te de la pe­ña Os Ju­lios, que tie­ne su se­de en Ou­ren­se, de don­de era Pa­blo Quintana y de don­de son ca­si to­dos sus cer­ca de trein­ta so­cios.

La ma­yo­ría par­ti­ci­pa­rán en la

con­cen­tra­ción que pre­pa­ran pa­ra los días 13, 14 y 15 de ju­lio.

La dos pri­me­ras jor­na­das de esa con­cen­tra­ción ten­drán lu­gar en di­fe­ren­tes lu­ga­res de la pro­vin­cia de Ou­ren­se. El re­co­rri­do has­ta el lu­gar en el que per­dió la vi­da Pa­blo Quintana se­rá el ter­cer día e in­clu­ye dos pa­ra­das. Los par­ti­ci­pan­tes se de­ten­drán en el pun­to ki­lo­mé­tri­co 580,500 del tra­za­do an­ti­guo de la N-120, den­tro del tér­mino municipal de Pan­tón. Allí, co­lo­ca­rán flo­res nue­vas y com­pro­ba­rán que el guar­da­rraíl con­tra el que se gol­peó su com­pa­ñe­ro fa­lle­ci­do si­guen en su si­tio.

An­tes de vol­ver a Ou­ren­se y dar por ter­mi­na­da la jor­na­da ha­rán otra pa­ra­da en la N-120 nue­va, en el mi­ra­dor so­bre el Mi­ño en el que afi­cio­na­dos a las mo­tos man­tie­nen des­de el ve­rano del 2014 un mo­nu­men­to a sus com­pa­ñe­ros caí­dos en ac­ci­den­tes de trá­fi­co.

A pe­sar del ac­ci­den­te que le cos­tó la vi­da a Pa­blo Quintana,

ni a es­ta cur­va ni al res­to de es­ta ca­rre­te­ra ha lle­ga­do la len­ta sus­ti­tu­ción de las va­llas pe­li­gro­sas por otras con do­ble ban­da o con pro­tec­cio­nes an­ti­cor­tes en sus so­por­tes. Qui­zá no sea de ex­tra­ñar, por­que el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to no ins­ta­ló guar­da­rraí­les se­gu­ros en el tra­mo de la nue­va N-120 en­tre el al­to de Guí­ta­ra y Os Pea­res has­ta el año pa­sa­do. Y eso que se tra­ta de un tra­mo mu­cho más ve­loz y con mu­cho más trá­fi­co. Y aun­que el mi­nis­te­rio tu­vo que pa­gar­le 30.000 eu­ros a un mo­to­ris­ta ou­ren­sano que en el 2007 per­dió una pier­na en un ac­ci­den­te cuan­do ba­ja­ba ha­cia Os Pea­res.

El ac­ci­den­te que le cos­tó la vi­da a Pa­blo Quintana se pro­du­jo a las seis me­nos cuar­to de la tar­de. Era no­viem­bre y no fal­ta­ba mu­cho pa­ra que ano­che­cie­se, pe­ro en el lu­gar se des­ple­ga­ron nu­me­ro­sos me­dios de emer­gen­cias pa­ra tra­tar de sal­var­le la vi­da. Tam­bién un he­li­cóp­te­ro, que fi­nal­men­te se fue de va­cío.

Seis sa­ni­ta­rios se tur­na­ron durante tres cuar­tos de ho­ra pa­ra tra­tar de man­te­ner­lo con vi­da me­dian­te una re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar. Lle­ga­ron a su­bir­lo a una am­bu­lan­cia, pe­ro mu­rió allí mis­mo, an­tes de que pu­die­sen si­quie­ra em­pe­zar a eva­cuar­lo a un hos­pi­tal.

La mo­to Hon­da que con­du­cía Pa­blo Quintana se ha­bía sa­li­do de la cal­za­da en una de las nu­me­ro­sas cur­vas de esa ca­rre­te­ra, que ca­re­ce de ar­cén y tie­ne la an­chu­ra jus­ta pa­ra que pa­sen dos co­ches a la vez. Su mo­to fue a a vol­car so­bre el as­fal­to unos vein­te me­tros más ade­lan­te, sin de­ma­sia­dos des­per­fec­tos. Pe­ro él se ca­yó y aca­bó en la cu­ne­ta, pro­ba­ble­men­te des­pués de gol­pear­se con­tra el qui­ta­mie­dos. Lle­va­ba el cas­co pues­to y apa­ren­te­men­te las he­ri­das más gra­ves las pre­sen­ta­ba en el tó­rax. Él y los dos ami­gos que ha­cían el re­co­rri­do con él en sus mo­tos aca­ba­ban de pa­sar por Fe­rrei­ra. Era la pri­me­ra vez que con­du­cían por allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.