El juez impu­ta a 3 po­li­cías por pro­te­ger a tra­fi­can­tes a cam­bio de in­for­ma­ción

Con ese pro­ce­der lo­gra­ban éxi­tos con­tra los com­pe­ti­do­res de la red que am­pa­ra­ban

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE -

Pro­tec­ción a cam­bio de in­for­ma­ción es lo que, en opi­nión del juez Leo­nar­do Álvarez, ofre­cía el gru­po de dro­gas de la co­mi­sa­ría de Ou­ren­se tan­to a Jo­se­fa P. G., Pu­cha, su­pues­to ce­re­bro de una red de­di­ca­da al trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes, co­mo a otras per­so­nas vin­cu­la­das a su or­ga­ni­za­ción. Lo ha­cían, se­gún el au­to que impu­ta al ins­pec­tor que era je­fe del gru­po y a dos agen­tes más los de­li­tos de trá­fi­co de dro­gas, re­ve­la­ción de se­cre­tos y omi­sión del de­ber de per­se­guir de­li­tos, pa­ra «po­der com­ple­tar con éxi­to operaciones po­li­cia­les di­ri­gi­das con­tra com­pe­ti­do­res de Jo­se­fa». En la re­so­lu­ción que su­po­ne el fin de la ins­truc­ción, que con­cre­ta las impu­tacio­nes y con­ce­de a la fis­ca­lía un pla­zo de días pa­ra que con­cre­te sus acu­sa­cio­nes, no apa­re­ce nin­gu­na re­fe­ren­cia a otros be­ne­fi­cios por par­te de los po­li­cías. De Jo­se­fa se di­ce que lle­ga­ba a «ven­der co­caí­na a sa­bien­das de que se en­con­tra­ba en mal es­ta­do».

El ins­truc­tor ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que los po­li­cías no so­lo no rea­li­za­ban ac­tua­cio­nes pa­ra per­se­guir o in­ves­ti­gar la or­ga­ni­za­ción de Jo­se­fa, sino que aler­ta­ban so­bre cual­quier in­ves­ti­ga­ción que so­bre ellos pu­die­ran es­tar rea­li­zan­do otras uni­da­des po­li­cia­les o fuer­zas de se­gu­ri­dad.

Tal se­ría el gra­do de co­la­bo­ra­ción, que el juez sus­ten­ta en el tra­ba­jo rea­li­za­do por la Uni­dad de Asun­tos In­ter­nos y el con­te­ni­do de dis­tin­tos pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos, que Jo­se­fa lle­gó «a or­ga­ni­zar en­tre­gar con com­pe­ti­do­res pa­ra fa­ci­li­tar operaciones exito- sas» al gru­po po­li­cial que li­de­ra­ba Antonio R. y fue des­man­te­la­do en no­viem­bre del 2015.

Al igual que ocu­rre con Jo­se­fa, el juez sos­tie­ne que tam­bién dos per­so­nas si­tua­das en el si­guien­te es­ca­lón de la or­ga­ni­za­ción, Ma­ría Fá­ti­ma M. G. y Jo­sé Ramón R. R., go­za­ban de pro­tec­ción. En el ca­so de Jo­sé Ramón, ten­drían los po­li­cías co­no­ci­mien­to de que po­seía una pis­to­la ile­gal, so­bre la que in­clu­so ha­rían ges­tio­nes pa­ra re­cu­pe­rar­la, pues se la ha­bía pres­ta­do a otro in­ves­ti­ga­do y es­te úl­ti­mo no que­ría de­vol­vér­se­la al pro­pie­ta­rio.

Lle­ga el juez, por otra par­te, a la con­clu­sión de que, en el afán de ofre­cer pro­tec­ción a dis­tin­tas per­so­nas del gru­po, ac­ce­den a ba­ses de da­tos po­li­cia­les pa­ra com­pro­bar un ma­trí­cu­la y sa­ber si el se­gui­mien­to a un sos­pe­cho­so era su­po­si­ción del afec­ta­do o se tra­ta­ba de un co­che po­li­cial.

En una de las gra­ba­cio­nes, se­gún ci­ta el juez, Jo­sé Ramón pre­gun­ta al ins­pec­tor por su ar­ma. «Y es­te pri­me­ro bro­mea y le di­ce que ya ha­bló con la Pu­cha y que no se la van a de­vol­ver, a lo que Tron­qui­to le di­ce que en­ton­ces le pa­gue los 1.000 eu­ros que le cos­tó; des­pués, Antonio le di­ce la ver­dad, que se las van a de­vol­ver en­tre hoy y ma­ña­na, y que cuan­do se la de­vuel­van que la lle­ve a ca­sa y que la guar­de».

El au­to del ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de Ou­ren­se, Leo­nar­do Álvarez, de­ja fue­ra de la cau­sa a dos de los die­ci­séis in­ves­ti­ga­dos. Los cua­tro po­li­cías co­rren dis­tin­ta suer­te. Al ex­je­fe del gru­po de dro­gas, Antonio R., a Fe­li­pe M. y a Her­min­da C. les atri­bu­ye nar­co­trá­fi­co, omi­sión del de­ber de per­se­guir de­li­tos y re­ve­la­ción de se­cre­tos, apar­te de te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas a Fe­li­pe, pues en su ca­sa apa­re­ció un ar­ma sin re­gis­trar. La impu­tación al cuar­to agen­te in­ves­ti­ga­do se li­mi­ta a un epi­so­dio de re­ve­la­ción de se­cre­tos.

En cuan­to a la red de trá­fi­co de dro­gas, el juez apre­cia de­li­tos con­tra la sa­lud pú­bli­ca y per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal en el ca­so de Jo­se­fa P. G., Jo­sé Ramón R. R., Ma­ría Fá­ti­ma G. M., Jo­sé V. V., Jo­sé Ma­nuel G. P. y cin­co per­so­nas más, cu­yo pa­pel ve se­cun­da­rio en la red.

Co­caí­na, he­roí­na y ha­chís

En la operación que dio lu­gar a es­te pro­ce­di­mien­to, con va­rios re­gis­tros do­mi­ci­lia­rios, la po­li­cía ha­bía ha­lla­do en vi­vien­das re­la­cio­na­das con Jo­se­fa más de cin­co ki­los de co­caí­na, un ki­lo de he­roí­na y 600 gra­mos de ha­chís. En el ne­go­cio de otro sos­pe­cho­so, Jo­sé Ramón R. R., apa­re­cie­ron 93 gra­mos de droga. A Ma­ría Fá­ti­ma G. M., le fue­ron lo­ca­li­za­dos 543 gra­mos de ha­chís.

Es­te ca­so arran­có de una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­dad de Asun­tos In­ter­nos, ini­cia­da tras la re­cep­ción de un anó­ni­mo en el que se di­bu­ja­ba una tra­ma de co­rrup­ción po­li­cial que in­cluía trá­fi­co de ar­mas e irre­gu­la­ri­da­des vin­cu­la­das al trá­fi­co de dro­gas. Co­mo en el ve­rano del 2014 se ha­bía de­nun­cia­da des­de la co­mi­sa­ría la des­apa­ri­ción de tres ar­mas, con aper­tu­ra de di­li­gen­cias, el juez op­tó por re­abrir la cau­sa, que ya ha­bía ar­chi­va­do. Au­to­ri­zó en mar­zo del 2015 la in­ter­ven­ción de los te­lé­fo­nos de nue­ve po­li­cías. De aque­llos pin­cha­zos se ha lle­ga­do a es­tas impu­tacio­nes.

MI­GUEL VI­LLAR

El juez co­lo­ca a Jo­se­fa P. G. en la ca­be­za de la tra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.