Los ge­me­los de­be­rán se­guir com­pa­re­cien­do ca­da día por el ca­so de la muer­te de un agen­te de un ti­ro en la ca­be­za

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE -

De for­ma pa­ra­le­la, en el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Ou­ren­se si­gue avan­zan­do la cau­sa abier­ta tras la muer­te del po­li­cía Cel­so Blan­co en su des­pa­cho de la co­mi­sa­ría el 9 de abril del 2016. Ni un so­lo día han de­ja­do de fi­char los po­li­cías ge­me­los, Ber­nar­do y Roy D. L., des­de que la jue­za les im­pu­so la com­pa­re­cen­cia dia­ria y una fian­za de 60.000 eu­ros a ca­da uno de ellos. Tal si­tua­ción se man­ten­drá sin va­ria­ción, al me­nos a cor­to pla­zo, des­pués de que la ins­truc­to­ra ha­ya de­ne­ga­do la re­vi­sión de me­di­das cau­te­la­res que pe­día la de­fen­sa.

La jue­za man­tie­ne el mis­mo es­que­ma que sus­ten­tó las de­ten­cio­nes el pa­sa­do mes de enero, vin­cu­lan­do a los im­pli­ca­dos con un con­jun­to de de­li­tos, en­tre los que in­clu­ye el ho­mi­ci­dio —o ase­si­na­to— de su com­pa­ñe­ro.

Y aun­que el le­tra­do de­fen­sor de los ins­pec­to­res —uno de ellos ju­bi­la­do por ra­zo­nes de sa­lud— con­si­de­ra que no exis­ten pruebas que per­mi­tan man­te­ner la impu­tación de esa muer­te, ra­zón por la que el pa­sa­do 9 de ma­yo pi­dió su re­vi­sión, la so­li­ci­tud ha si­do de­ne­ga­da. Se­gui­rán, de es­te mo­do, fi­chan­do to­dos los días, ya en el pro­pio juz­ga­do o en el de guar­dia cuan­do se tra­te de fi­nes de se­ma­na o fes­ti­vos.

El abo­ga­do ha­ce no­tar que los re­sul­ta­dos de al­gu­nas pruebas, co­mo las de ADN, re­du­cen las sos­pe­chas so­bre los ge­me­los. Con­si­de­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que se fi­ja­ra un ín­di­ce de pro­ba­bi­li­dad de coin­ci­den­cia su­pe­rior al 25 % en­tre los res­tos ha­lla­dos en una lla­ve del des­pa­cho del su­ce­sor y el per­fil ge­né­ti­co fa­mi­liar de los her­ma­nos, cuan­do lue­go re­sul­tó que era ADN de una tra­ba­ja­do­ra de la lim­pie­za.

La res­pues­ta de la jue­za Eva Armesto a la pe­ti­ción de la de­fen­sa mues­tra que se man­tie­ne fir­me en su po­si­ción, sin ha­ber mo­di­fi­ca­do la im­pre­sión so­bre la gra­ve­dad de las sos­pe­chas que pe­san so­bre los ge­me­los. Los re­la­cio­na con el en­vío de anó­ni­mos a Asun­tos In­ter­nos y a me­dios in­for­ma­ti­vos, en los que, se­gún sus con­clu­sio­nes, in­cluían fal­se­da­des pa­ra des­acre­di­tar a otros com­pa­ñe­ros; con el robo de ar­mas y otras ac­tua­cio­nes has­ta lle­gar al ho­mi­ci­dio.

La pe­ti­ción de la de­fen­sa, pa­ra la re­ti­ra­da o mo­di­fi­ca­ción de las me­di­das cau­te­la­res, fue ex­pre­sa­men­te re­cha­za­da por la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que ejer­ce la fa­mi­lia del agen­te cu­ya muer­te re­la­cio­na la jue­za con los dos ge­me­los. La fis­ca­lía, con­tra­ria­men­te, na­da opu­so a la so­li­ci­tud. Su po­si­ción, más pró­xi­ma a la de­fen­sa de los ge­me­los que al cri­te­rio ex­pre­sa­do por la jue­za, es una nue­va mues­tra de la dis­tan­cia de po­si­cio­nes que man­tie­ne con la ins­truc­to­ra de es­te ca­so.

En­tre los as­pec­tos en los que es­tá sien­do evi­den­te la dis­tan­cia so­bre­sa­le la opo­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co con­tra las pe­ti­cio­nes de acu­mu­la­ción de di­li­gen­cias que pro­pu­so en dis­tin­tas oca­sio­nes la ti­tu­lar de Ins­truc­ción 3, Eva Armesto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.