La pri­sión de Pe­rei­ro abre una nue­va eta­pa con un di­rec­tor que pro­ce­de de su pro­pia plan­ti­lla

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE -

El cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Pe­rei­ro ha en­tra­do es­ta se­ma­na en una nue­va eta­pa, con la des­ti­tu­ción de que fue su di­rec­tor du­ran­te los úl­ti­mos dos años, Luis Gon­zá­lez Cre­go, y la de­sig­na­ción de Fran­cis­co Gon­zá­lez Pé­rez co­mo nue­vo res­pon­sa­ble. La de­ci­sión, ha si­do aco­gi­da con sa­tis­fac­ción por la plan­ti­lla, que va­lo­ran la ex­pe­rien­cia del nue­vo di­rec­tor. Es una per­so­na apre­cia­da y res­pe­ta­da.

Ex­per­to uni­ver­si­ta­rio en ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión de cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, lle­va más de trein­ta años en Pe­rei­ro, don­de ha desem­pe­ña­do el pues­to de ges­tor eco­nó­mi­co-ad­mi­nis­tra­ti­vo del or­ga­nis­mo au­tó­no­mo de tra­ba­jo pe­ni­ten­cia­rio y for­ma­ción. Ha si­do ad­mi­nis­tra­dor du­ran­te los úl­ti­mos tre­ce años.

La sa­li­da del an­te­rior di­rec­tor, aho­ra des­ti­na­do a Oca­ña, po­ne fin a una eta­pa en la que no se cui­da­ron asun­tos de re­le­van­cia, co­mo el man­te­ni­mien­to del mó­du­lo pe­ni­ten­cia­rio en la re­for­ma del CHUO. Al­gu­nas fuen­tes de Pe­rei­ro su­gie­ren que es­tas ins­ta­la­cio­nes den­tro del pro­pio hos­pi­tal ofre­cían un ser­vi­cio muy no­ta­ble a los in­ter­nos que pre­ci­sa­ban in­ter­na­mien­to hos­pi­ta­la­rio. Al no ha­ber es­ta­do des­de el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio pen­dien­tes de es­te asun­to, el mó­du­lo se per­dió con el con­si­guien­te per­jui­cio no so­lo pa­ra los pre­sos, sino pa­ra la po­li­cía en­car­ga­da de la cus­to­dia y pa­ra el res­to de usua­rios del Com­ple­xo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de Ou­ren­se (CHUO).

Ni tres años

Gon­zá­lez Cre­go ha­bía lle­ga­do a Ou­ren­se en di­ciem­bre del 2015 pa­ra sus­ti­tuir a Jo­sé Án­gel Váz­quez Yá­ñez, tras la de­sig­na­ción de es­te úl­ti­mo co­mo di­rec­tor del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de A La­ma. Mar­cha sin cum­plir tres años en el pues­to. No asis­tió a la re­cien­te ce­le­bra­ción del día de la Mer­ced, cuan­do pro­ba­ble­men­te ya co­no­cía su ce­se. Co­mo úni­ca acla­ra­ción se di­jo en el ac­to que es­ta­ba de ba­ja.

La pri­sión de Pe­rei­ro ha si­do no­ti­cia en las úl­ti­mas se­ma­nas a cau­sa de la des­apa­ri­ción de uno de sus in­ter­nos, un re­clu­so con­de­na­do por ma­tar en 1996 a su es­po­sa y a dos hi­jos de 12 y 18 años en Ca­na­rias. Apro­ve­chó un per­mi­so y no re­gre­só, sin que de Fer­nan­do Igle­sias Es­pi­ño, de 63 años, se ha­ya vuel­to a sa­ber des­de me­dia­dos de agos­to. La fu­ga se ha pro­du­ci­do cuan­do so­lo le fal­ta­ban por cum­plir tres de los vein­ti­cin­co años de pri­sión a los que ha­bía si­do con­de­na­do por aque­llas muer­tes de ha­ce vein­ti­dós años, que es el tiem­po que lle­va pri­va­do de li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.