La san­gre do­na­da en la pro­vin­cia no da pa­ra au­to­abas­te­cer­se

So­lo diez mu­ni­ci­pios su­pe­ran la ta­sa anual re­co­men­da­da por la OMS

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - PORTADA - FI­NA ULLOA

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud cal­cu­la que la ci­fra de do­na­cio­nes de san­gre idó­nea pa­ra que una po­bla­ción ase­gu­re su au­to­abas­te­ci­mien­to es de 40 por ca­da mil ha­bi­tan­tes y año. Se­gún ese pa­rá­me­tro, la pro­vin­cia ou­ren­sa­na no sería ca­paz de dis­po­ner de re­ser­vas pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des sa­ni­ta­rias que re­quie­ren de es­te ele­men­to esen­cial pa­ra la vi­da si so­la­men­te tu­vie­se la que ce­den sus ha­bi­tan­tes. En 2017, se­gún los da­tos de la Axen­cia de Doa­zón de Ór­ga­nos e San­gue (ADOS), la ta­sa ou­ren­sa­na se que­dó en 30. Afor­tu­na­da­men­te la donación de san­gre es un ac­to altruista y su re­dis­tri­bu­ción so­li­da­ria; no atien­de a cri­te­rios geo­grá­fi­cos, sino a las ne­ce­si­da­des con­cre­tas en ca­da mo­men­to.

¿Y por qué los ou­ren­sa­nos do­nan tan po­co? «La cues­tión so­cio­de­mo­grá­fi­ca es uno de los prin­ci­pa­les con­di­cio­nan­tes. El des­cen­so en el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes y el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, así co­mo el sal­do ve­ge­ta­ti­vo negativo que im­pi­de la in­cor­po­ra­ción de po­ten­cia­les nue­vos do­nan­tes de san­gre son las prin­ci­pa­les tra­bas que im­pi­den el au­men­to del nú­me­ro de do­na­cio­nes», ex­pli­ca Ma­ri­sa Ló­pez Gar­cía, di­rec­to­ra de la Axen­cia de Doa­zón de Ór­ga­nos e San­gue de Ga­li­cia, que apun­ta, no obs­tan­te, que es­ta si­tua­ción no es ex­clu­si­va de Ou­ren­se. De he­cho, Lu­go ce­rró el pa­sa­do año con una ci­fra aún me­nor: 25 por mi­llar.

Ca­be re­cor­dar que la le­gis­la­ción mar­ca que una per­so­na pue­de ser do­nan­te en­tre los 18 y los 65 años «aun­que, en la ac­tua­li­dad, si so­mos do­nan­tes de san­gre y su­pe­ra­mos la ba­rre­ra de los 65 años po­dría­mos con­ti­nuar do­nan­do, siem­pre y cuan­do reuna­mos los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra ha­cer­lo. Es de­cir, si una per­so­na do­nan­te tie­ne bue­na sa­lud po­dría con­ti­nuar do­nan­do to­do el tiem­po que lo desee aun­que su­pere los 65 años de edad. Evi­den­te­men­te, con el pa­so de los años po­de­mos su­frir al­gu­na en­fer­me­dad o re­que­rir de al­gún tra­ta­mien­to que im­pi­da la donación y que nos ex­clu­ya co­mo do­nan­tes», acla­ra la res­pon­sa­ble de ADOS.

Aun­que un aná­li­sis a los da­tos de los úl­ti­mos años co­rro­bo­ra ese re­frán que di­ce que ha­ce más el que quie­re que el que pue­de. En el año 2002, por ejem­plo, se cons­ta­ta­ba que los ou­ren­sa­nos re­si­den­tes en el ru­ral — de­mo­grá­fi­ca­men­te más en­ve­je­ci­dos— subían su par­ti­ci­pa­ción mien­tras que ba­ja­ba la de la ciu­dad. Con to­do, aquel ejer­ci­cio la ta­sa de do­na­cio­nes se que­dó en 29 por ca­da mil ha­bi­tan­tes. Diez años des­pués la con­cien­cia­ción de los ou­ren­sa­nos so­bre la im­por­tan­cia de es­te ges­to altruista ha­bía me­jo­ra­do de for­ma im­por­tan­te y el 2012 se ce­rra­ba al­can­zan­do las 34 por mil ha­bi­tan­tes.

A par­tir de ahí se pro­du­ce un es­tan­ca­mien­to pre­vio al ini­cio de una cur­va des­cen­den­te que el pa­sa­do año de­ja­ba a la pro­vin­cia ou­ren­sa­na con 9.646 do­na­cio­nes —son 312 me­nos que en 2016— y esa ta­sa de trein­ta anua­les por ca­da mi­llar de re­si­den­tes.

Con to­do, hay mu­ni­ci­pios den­tro de la pro­vin­cia ou­ren­sa­na que lo­gran al­can­zar el ob­je­ti­vo e in­clu­so su­pe­rar­lo.

Des­ta­ca el ca­so de Po­bra de Tri­ves, que lle­gó el pa­sa­do año a las 69 do­na­cio­nes por mil ha­bi­tan­tes y, de he­cho, re­ci­bió un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial en la ce­le­bra­ción del 25 aniver­sa­rio de es­te cen­tro de do­na­cio­nes ga­lle­go. Igual­men­te es­pec­ta­cu­lar fue el re­sul­ta­do de Xin­zo, con 62 por mi­llar. Tam­bién su­pe­raron la ta­sa en Ve­rín, Ma­ce­da y Allariz, con 44 por mil; Ce­la­no­va y Ri­ba­da­via, que lle­ga­ron a 46; Rai­riz (45) y O Car­ba­lli­ño (41). In­clu­so la ca­pi­tal lo­gró un hi­to: «La ciu­dad de Ou­ren­se al­can­zó, por pri­me­ra vez, la ta­sa de 40 do­na­cio­nes por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes y año. Es una ex­ce­len­te no­ti­cia y que ha­bla mu­cho y muy bien de su ca­rác­ter so­li­da­rio», di­ce Ma­ri­sa Ló­pez Gar­cía.

MI­GUEL VI­LLAR

Los vehícu­los de donación de san­gre re­co­rren la pro­vin­cia de Ou­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.