El si­tio de nues­tros re­creos

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - Ru­bén Nó­voa

No sé el su­yo, pe­ro el si­tio de mi re­creo, al igual que le su­ce­dió a mu­chos ni­ños de mi ge­ne­ra­ción, era de are­na. Ape­nas ha­bía un par de co­lum­pios mal­tre­chos y ha­bía que de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción pa­ra con­ver­tir­lo en una pis­ta de cha­pas, un cam­po de fút­bol en mi­nia­tu­ra o en lo que fue­ra me­nes­ter o mo­da en aquel mo­men­to. Des­de lue­go, no ha­bía cho­rros, ni ti­ro­li­nas ni tron­cos gi­gan­tes en los que ba­lan­cear­se. En ello pien­so ca­da vez que acu­do con mi hi­ja a un par­que de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Has­ta aho­ra en Ou­ren­se, no ha­bía mu­chos y uno sen­tía en­vi­dia de otras ciu­da­des, o in­clu­so pe­que­ñas vi­llas, don­de los ni­ños lo te­nían más fá­cil pa­ra di­ver­tir­se y tam­bién pa­ra ju­gar con se­gu­ri­dad. En la ciu­dad de Ou­ren­se se han da­do al­gu­nos pa­sos en los úl­ti­mos tiem­pos, co­mo son el inau­gu­ra­do por el an­te­rior go­bierno par­que de San­ta Te­re­si­ta —to­dos los ve­ci­nos de la zo­na re­cor­da­rán la trans­for­ma­ción es­pec­ta­cu­lar de ese es­pa­cio al que hu­bo un tiem­po en el que da­ba mie­do ac­ce­der— o el re­cien­te­men­te abier­to al am­pa­ro del plan de obras par­que in­clu­si­vo de la Ala­me­da do Cru­cei­ro.

Que­da, sin em­bar­go, mu­cho por ha­cer. No es de re­ci­bo que es­pa­cios tan uti­li­za­dos co­mo el par­que Miño o el es­pa­cio in­fan­til del Po­sío, que ha es­ta­do de ac­tua­li­dad du­ran­te es­ta se­ma­na por una su­pues­ta in­ten­ción de eli­mi­nar uno de los mu­ros ex­te­rio­res —que da­ño ha­cen las fa­ke news y que irres­pon­sa­bles quie­nes las alien­tan des­de el ano­ni­ma­to— se en­cuen­tren en unas con­di­cio­nes de man­te­ni­mien­to tan de­fi­ci­ta­rias. Es­tá bien que el Con­ce­llo de Ou­ren­se pien­se en ex­por­tar su pro­yec­to de par­ques ori­gi­na­les a los ba­rrios de la ciu­dad, pe­ro mien­tras eso no lle­ga —y al ritmo que se avan­za en el Ayun­ta­mien­to pue­de ir pa­ra lar­go— el la­va­do de ca­ra de al­gu­nos de los es­pa­cios que ya exis­ten no pue­de de­mo­rar­se ni un mi­nu­to más.

Al fin y al ca­bo es­ta­mos ha­blan­do del si­tio de re­creo de nues­tros hi­jos, que no es una cues­tión de al­ta po­lí­ti­ca pe­ro sí de al­ta im­por­tan­cia pa­ra el día a día de mi­les de fa­mi­lias ou­ren­sa­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.