«El aco­so se mag­ni­fi­ca en la ESO»

La Aso­cia­ción pa­ra la Sa­lud Emo­cio­nal en la In­fan­cia y en la Ado­les­cen­cia tra­ba­jó, en lo que va de cur­so, con dos­cien­tos es­co­la­res de quin­to y sex­to de pri­ma­ria en la pro­vin­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - E. FILGUEIRA

La Aso­cia­ción pa­ra la Sa­lud Emo­cio­nal en la In­fan­cia y en la Ado­les­cen­cia (Aseia) de­sa­rro­lla en di­fe­ren­tes cen­tros de la pro­vin­cia de Ou­ren­se una la­bor de pre­ven­ción de aco­so es­co­lar y sen­si­bi­li­za­ción res­pec­to a él me­dian­te el tra­ba­jo de la em­pa­tía con dos­cien­tos ni­ños. Los co­le­gios que par­ti­ci­pa­ron en el pri­mer tri­mes­tre de es­te cur­so —CEIP Pa­dre Fei­jóo de Alla­riz, CEIP Fi­lo­me­na Dato de Bar­ba­dás, CEIP Ro­ber­to Blan­co Pé­rez de A Pe­ro­xa, CEIP Ra­món Ote­ro Pe­dra­yo de Amoei­ro y Gui­llel­me Brown de Pe­rei­ro de Aguiar— ya han vis­to re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en cuan­to a los alum­nos de quin­to y sex­to de Pri­ma­ria que han par­ti­ci­pa­do en el pro­gra­ma A mi­ra­da do ou­tro.

«Nues­tro ob­je­ti­vo pri­mor­dial es, en la me­di­da de lo po­si­ble, in­ten­tar que desa­rro­llen sus ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les y gru­pa­les re­du­cien­do al má­xi­mo las con­duc­tas de vio­len­cia o de aco­so que pue­dan ge­ne­rar­se», re­la­ta Ka­ri­na Ba­ce­lar, psi­có­lo­ga clí­ni­ca de la en­ti­dad.

Des­de la aso­cia­ción lle­van dos años desem­pe­ñan­do es­ta la­bor so­cial y de in­te­gra­ción con los ni­ños de cen­tros ou­ren­sa­nos y ad­vier­ten que las in­quie­tu­des que mues­tran los es­tu­dian­tes en es­te tra­mo edu­ca­ti­vo, en su gran ma­yo­ría, son si­mi­la­res al lle­gar a la preado­les­cen­cia. «Se cen­tran mu­cho en ser acep­ta­dos, es­pe­cial­men­te por sus igua­les, los de su cla­se y su edad. Y los alum­nos de sex­to que es­tán jus­to en ese mo­men­to de transición en­tre Pri­ma­ria y la ESO tam­bién ver­ba­li­zan mu­cha preo­cu­pa­ción por to­dos los cam­bios cor­po­ra­les que es­tán su­frien­do y por có­mo in­te­grar­se den­tro de nue­vos gru­pos con di­chos cam­bios, que a ve­ces pue­den su­po­ner una cau­sa de es­trés y an­sie­dad», afir­ma la es­pe­cia­lis­ta.

Du­ran­te las se­sio­nes ya lle­va­das a ca­bo, los es­co­la­res —se­gún man­tie­nen des­de la aso­cia­ción— mos­tra­ron un al­to in­te­rés en te­ner un es­pa­cio con con­ti­nui­dad en el que po­der tra­ba­jar sus in­quie­tu­des gru­pa­les más allá del pro­gra­ma con­cre­to im­ple­men­ta­do. Y otra de las in­quie­tu­des con las que con­vi­ven en­tre los 10 y los 12 años es el cam­bio en­tre la eta­pa in­fan­til que de­jan y la ado­les­cen­te en la que van a en­trar. Es por ello de que des­de la aso­cia­ción tra­ba­jan en es­tos ran­gos de edad pa­ra que re­co­noz­can com­por­ta­mien­tos abu­si­vos o per­ju­di­cia­les en su en­torno y pue­dan evi­tar­los. «Los com­por­ta­mien­tos de aco­so ya pue­den apa­re­cer en es­ta eta­pa aun­que pos­te­rior­men­te siem­pre se mag­ni­fi­can du­ran­te la Se­cun­da­ria. En­ton­ces pre­fe­ri­mos em­pe­zar a tra­ba­jar cuan­do to­da­vía es­tán en la épo­ca in­fan­til», se­ña­la la psi­có­lo­ga del pro­gra­ma.

Aun­que no hay da­tos pro­vin­cia­les dis­po­ni­bles, sí se sa­be que en Es­pa­ña se re­gis­tra­ron 1.004 ca­sos de aco­so es­co­lar en el 2015, 1.229 ca­sos en el 2016 y as­cen­die­ron has­ta los 1.475 ca­sos en el año 2017. Se­gún un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, jun­to con la oe­ne­gé In­ter­na­tio­nal Bull­ying sin Fronteras, se es­ti­ma que el aco­so es­co­lar po­dría lle­gar a cos­tar la vi­da por sui­ci­dio a 200.000 jó­ve­nes, de en­tre 6 y 21 años, ca­da año en el mun­do.

Aseia di­vi­de el ma­te­rial y los blo­ques te­má­ti­cos que abor­dan —di­fe­ren­cia en­tre vio­len­cia y agre­si­vi­dad, en­tre aco­so es­co­lar y ci­be­ra­co­so, re­so­lu­ción de con­flic­tos o con­cep­tos re­la­cio­na­dos con la au­to­es­ti­ma o la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal— con los me­no­res en sie­te se­sio­nes di­dác­ti­cas di­fe­ren­tes. «Tra­ba­ja­mos tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les. Por un la­do la em­pa­tía con ejer­ci­cios en gru­po en los que los ni­ños apren­den a sen­tir lo que les pa­sa a ellos, lo ex­te­rio­ri­zan y apren­den tam­bién a es­cu­char lo que le su­ce­de a sus com­pa­ñe­ros. Y to­do ello, sin de­jar de la­do el res­pe­to a la di­fe­ren­cia y que sean ca­pa­ces de en­ten­der­la y sen­tir­se in­tere­sa­dos por ella», apun­ta Ba­ce­lar.

Pre­via­men­te al tra­ba­jo con los alum­nos, los pro­fe­sio­na­les de la aso­cia­ción tra­ba­jan con los equi­pos do­cen­tes y de orien­ta­ción es­co­lar y con el AMPA pa­ra am­pliar el ran­go de efec­ti­vi­dad de las téc­ni­cas apli­ca­das. «Al fi­na­li­zar el pro­gra­ma in­ten­ta­mos te­ner reunio­nes con to­do el equi­po que se ha im­pli­ca­do con el ob­je­ti­vo de dar­les una evo­lu­ción de lo lo­gra­do», fi­na­li­za la psi­có­lo­ga. To­do pa­ra que el re­sul­ta­do fi­nal se vea den­tro y fue­ra de las au­las.

«Nues­tro ob­je­ti­vo es que desa­rro­llen sus ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les y gru­pa­les»

«Al ter­mi­nar el pro­gra­ma eva­lua­mos con el equi­po do­cen­te los re­sul­ta­dos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.