«Os ne­nos que fa­la­ban ga­le­go su­frían un­ha re­pre­sión in­me­dia­ta»

Sán­chez Vidal es­tu­dió en Ma­drid y lo re­cuer­da co­mo el cul­men del «cos­mo­pa­le­tis­mo»

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - MIGUEL ASCÓN

Cuan­do La Voz de Ga­li­cia pu­bli­có que Ale­xan­dre Sán­chez Vidal (Ou­ren­se, 1972) era, jun­to al ex­sin­di­ca­lis­ta Etel­vino Blanco, uno de los pro­mo­to­res de la pla­ta­for­ma que pi­de uni­dad a la iz­quier­da en las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, mu­chos pen­sa­ron que que­ría vol­ver al Con­ce­llo. «Eu, co­mo ci­da­dán, non vou es­tar pre­sen­te na pro­mo­ción dun­ha can­di­da­tu­ra máis. Non pen­so pre­sen­tar­me a na­da, non te­ño esa ex­pec­ta­ti­va vi­tal en ab­so­lu­to», acla­ra el ve­te­rano po­lí­ti­co ou­ren­sano, que ex­pli­ca que ese tam­po­co es el ob­je­ti­vo con el que ha na­ci­do la ci­ta­da pla­ta­for­ma.

Pe­ro, aun­que no quie­ra vol­ver a la ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal, la po­lí­ti­ca nun­ca ha de­ja­do de ser una par­te fun­da­men­tal en la vi­da de Sán­chez Vidal. En el co­le­gio Cu­rros En­rí­quez co­men­zó to­do. «Foi o pri­mei­ro es­pa­zo na ci­da­de no que em­pe­cei a so­cia­li­zar­me. Din que a pa­tria é a in­fan­cia e é ver­da­de», ex­pli­ca Sán­chez Vidal. Allí, se­gún di­ce, apren­dió tam­bién «as pri­mei­ras con­tra­di­cións so­ciais». Él per­te­ne­cía a la cla­se me­dia ur­ba­na, pe­ro com­par­tía au­la y jue­gos con alum­nos lle­ga­dos del en­torno ru­ral.

Por aquel en­ton­ces, la ciu­dad ter­mi­na­ba en la ca­lle Sáenz Díez, don­de él vi­vía, y al cen­tro acu­dían tam­bién ni­ños de en­tor­nos más ru­ra­les, co­mo Men­de y A Lo­nia. Lle­ga­ban ha­blan­do ga­lle­go «e su­frían un­ha re­pre­sión in­me­dia­ta». Él fue edu­ca­do en cas­te­llano por­que su pa­dre es de Ávila, pe­ro era bi­lin­güe (con la ma­du­rez pa­só a un po­si­cio­na­mien­to mo­no­lin­güe). Se­gún cuen­ta, su abue­la ma­ter­na era ga­lle­goha­blan­te «e fa­la­ba un ga­le­go ma­ra- bi­llo­so, pe­ro can­do vi­ña al­guén fa­lan­do en cas­te­lán, ela aver­go­ñá­ba­se e in­ten­ta­ba fa­la­lo ta­mén, pe­ro non era ca­paz» A él, to­do aque­llo le pa­re­cía «hu­mi­llan­te».

Esas ex­pe­rien­cias con­tri­bu­ye­ron a con­for­mar su iden­ti­dad y, cuan­do lle­gó al ins­ti­tu­to de A Pon­te (aho­ra Eduardo Blanco Amor), con el dic­ta­dor ya muer­to y en­te­rra­do, pa­só de una edu­ca­ción na­cio­nal­ca­tó­li­ca a otra muy di­fe­ren­te. Los pro­fe­so­res eran en su ma­yor par­te jó­ve­nes y, en­tre sus nue­vas for­mas de en­se­ñar y las huel­gas en las que par­ti­ci­pa­ban, to­do cam­bió a su al­re­de­dor. «Foi a épo­ca máis li­ber­ta­ria da mi­ña vi­da», re­cuer­da Sán­chez Vidal, que ex­pli­ca que fue en­ton­ces cuan­do em­pe­zó a leer a Marx, Cas­te­lao, Ro­sa­lía y Cor­tá­zar, cua­tro re­fe­ren­tes de los que no se ha des­pe­ga­do nun­ca.

Con ese ba­ga­je lle­gó a la ca­pi­tal es­ta­tal pa­ra es­tu­diar la ca­rre­ra. «O que máis me mo­les­ta­ba era que me ad­xu­di­ca­sen a ima­xe de ga­le­gui­ño pin­to­res­co, esa na que so­mos boa xen­te que non da pro­ble­mas, e ti­ña que fa­cer moi­ta pe­da­go­xía no sen­ti­do de que es­te é un país nor­mal, coas súas cou­sas boas e ma­las. Pe­ro Ma­drid vi­ve en­si­mes­ma­do. Aín­da que non to­dos se­xan así, pen­so que é o cul­men do cos­mo­pa­le­tis­mo», re­cuer­da.

Sán­chez Vidal vol­vió a Ou­ren­se al ter­mi­nar sus es­tu­dios, se sa­có la opo­si­ción (es le­tra­do de la Ad­mi­nis­tra­ción) y se ins­ta­ló de­fi­ni­ti­va­men­te aquí. Po­lí­ti­ca­men­te, fue uno de los «fun­da­do­res ac­ti­vos», se­gún di­ce, de la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil na­cio­na­lis­ta que aca­bó lla­mán­do­se Ga­li­za No­va y que es­tá vin­cu­la­da al BNG. Al Blo­que es­tu­vo afi­lia­do du­ran­te unos trein­ta años, has­ta que lle­gó la rup­tu­ra de la fa­mo­sa asam­blea de Amio. El ve­te­rano po­lí­ti­co ou­ren­sano re­cuer­da aquel mo­men­to co­mo al­go du­ro, pe­ro di­ce que tra­tó de man­te­ner las re­la­cio­nes afec­ti­vas que ha­bía cons­trui­do du­ran­te tan­to tiem­po den­tro del BNG. «E creo que o con­se­guín», di­ce Sán­chez Vidal, que con­fie­sa que le si­gue te­nien­do «ca­ri­ño» a esas si­glas.

El ca­so es que él par­ti­ci­pó de for­ma más o me­nos ac­ti­va en al­gu­nos de los pro­yec­tos de iz­quier­das y na­cio­na­lis­tas que sur­gie­ron des­pués de Amio. Y aho­ra se ha im­pli­ca­do con la pla­ta­for­ma Ou­ren­se Me­llor. El ac­tual go­bierno del PP es­tá «dei­xan­do mo­rrer á ci­da­de», afir­ma. «O que máis me preo­cu­pa é que es­tán trans­mi­tin­do un­ha sen­sa­ción de apa­tía á so­cie­da­de e iso non po­de ser», di­ce pa­ra ex­pli­car su par­ti­ci­pa­ción en esa pla­ta­for­ma.

MIGUEL VILLAR

El co­le­gio Cu­rros En­rí­quez mar­có la in­fan­cia de Ale­xan­dre Sán­chez Vidal en Ou­ren­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.