En­tre­vis­ta. ¿El mo­no­po­lio de Fa­ce­book se ha con­ver­ti­do ya en un pe­li­gro pa­ra la de­mo­cra­cia? Eso cree el ex­per­to en de­re­cho en In­ter­net y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Tim Wu. «Te­ne­mos que pa­rar a Fa­ce­book de una vez por to­das», afir­ma sin du­dar­lo

Ma­ni­pu­la­cio­nes, venta de da­tos, 'fa­ke news': ¿el mo­no­po­lio de Fa­ce­book se ha con­ver­ti­do en un pe­li­gro pa­ra la de­mo­cra­cia? Ha­bla­mos con el abo­ga­do nor­te­ame­ri­cano que lle­va re­cla­man­do des­de ha­ce años que se li­mi­te el po­der a es­te ti­po de pla­ta­for­mas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Se­ñor Wu, ¿has­ta qué punto es se­ria la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra Fa­ce­book? POR GEORG DIEZ / FOTOGRAFÍA: EVAN KAFKA

Tim Wu, de 45 años, es uno de los prin­ci­pa­les crí­ti­cos de las gran­des em­pre­sas mo­no­po­lís­ti­cas de In­ter­net, co­mo Fa­ce­book o Goo­gle. En li­bros co­mo The at­ten­tion mer­chants, es­te pro­fe­sor de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia (Nue­va York) aú­na el análisis de la lla­ma­da 'eco­no­mía de la aten­ción' (véa­se re­cua­dro de la pá­gi­na 40) con una re­fle­xión so­bre las po­si­bi­li­da­des de re­gu­lar lo que, a la vis­ta de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, pa­re­cen unas má­qui­nas de­vo­ra­do­ras de de­mo­cra­cia. Tim Wu. Es muy se­ria. En la em­pre­sa rei­na un es­ta­do de au­tén­ti­co pá­ni­co. Que Cam­brid­ge Analy­ti­ca tu­vie­ra ac­ce­so a los da­tos de 50 mi­llo­nes de usua­rios de Fa­ce­book, y los usa­ra su­pues­ta­men­te pa­ra ma­ni­pu­lar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas, es so­lo el úl­ti­mo escándalo. Goo­gle tam­bién tie­ne sus his­to­rias tur­bias. Pe­ro Fa­ce­book tie­ne más ca­dá­ve­res en el ar­ma­rio que Goo­gle. XL. ¿Qué va a pa­sar aho­ra? T.W. Sal­drán más co­sas a la luz. Hay mu­chos em­plea­dos que es­tán de­jan­do su tra­ba­jo por­que no quie­ren to­mar par­te en es­te ti­po de prác­ti­cas co­mer­cia­les, y aca­ba­rán ha­blan­do. Son co­mo de­ser­to­res que aban­do­nan el ré­gi­men de Fa­ce­book, igual que los ale­ma­nes orien­ta­les se iban de la RDA. Y di­cen: aque­llo no era un pa­raí­so. XL. Us­ted si­túa co­mo cau­sa de to­dos los ma­les el mo­de­lo de negocio de Fa­ce­book; es de­cir, el em­pleo de los da­tos de los usua­rios con fi­nes pu­bli­ci­ta­rios. ¿Fa­ce­book ha ido de­ma­sia­do le­jos o es el pro­pio mo­de­lo de negocio el que es un pro­ble­ma?

T.W. Pa­ra res­pon­der es­ta pregunta, hay que re­mon­tar­se al año 2012 o al 2013. En ese mo­men­to, en Fa­ce­book te­nían un pro­ble­ma de in­gre­sos. Ha­bían lo­gra­do con­ci­tar la aten­ción de un mon­tón de gen­te, pe­ro no con­se­guían sa­car­le su­fi­cien­te di­ne­ro. Así que de­di­ca­ron mu­cho tiem­po y mu­chos dó­la­res a pen­sar có­mo po­dían cam­biar esa si­tua­ción. Es­to es, có­mo po­dían con­ven­cer al mun­do de que te­nían el po­der de ma­ni­pu­lar a las per­so­nas. Lle­va­ron a ca­bo unos cuan­tos ex­pe­ri­men­tos muy agre­si­vos en esa lí­nea, y los re­sul­ta­dos los es­ta­mos vien­do aho­ra. XL. El usua­rio se con­vir­tió en mer­can­cía... T.W. Y Cam­brid­ge Analy­ti­ca es so­lo un ejem­plo. La in­fluen­cia ru­sa en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses es otro. Los bots, usua­rios au­to­ma­ti­za­dos, ro­bots bá­si­ca­men­te, son otro pro­ble­ma. Y so­bre to­do las fa­ke news. To­do es­to es con­se­cuen­cia de la de­ci­sión que Fa­ce­book to­mó ha­ce un par de años de con­ver­tir­se en la me­jor pla­ta­for­ma de pu­bli­ci­dad y ma­ni­pu­la­ción del mun­do. XL. ¿Cuál de­be ser la res­pues­ta a los ex­ce­sos co­me­ti­dos por Fa­ce­book, Goo­gle y otros mo­no­po­lis­tas de In­ter­net? T.W. Yo me de­di­co so­bre to­do a cues­tio­nes re­la­cio­na­das con los de­re­chos de com­pe­ten­cia y de cár­tel, y creo que ca­da vez es más evi­den­te que hay que re­gu­lar Fa­ce­book de al­gu­na ma­ne­ra. Te­ne­mos que po­ner el fo­co en es­ta em­pre­sa de una vez por to­das. Fa­ce­book se ha he­cho de­ma­sia­do gran­de. En Es­ta­dos Uni­dos exis­te una tra­di­ción muy an­ti­gua –a di­fe­ren­cia de en Eu­ro­pa– de afron­tar el pro­ble­ma del ta­ma­ño de las em­pre­sas. En Es­ta­dos Uni­dos las tro­cean de una forma muy agre­si­va. Lo em­pe­zó a ha­cer en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX el pre­si­den­te Roo­se­velt. XL. El pro­pio Mark Zuc­ker­berg ha­bla de que se po­dría re­gu­lar Fa­ce­book, pe­ro al mis­mo tiem­po da la sen­sa­ción de que pre­fe­ri­ría que el Es­ta­do se man­tu­vie­ra al mar­gen. T.W. No creo que Fa­ce­book real­men­te quie­ra que lo re­gu­len. Mark Zuc­ker­berg es un hom­bre con un ego muy sen­si­ble, un hom­bre que quie­re ser gran­de, con po­der. Te­ner que des­mon­tar Fa­ce­book, se­pa­ran­do Ins­ta­gram y What­sapp de la ma­triz Fa­ce­book, por ejem­plo, lo ve­ría co­mo una hu­mi­lla­ción. Él se ve co­mo el hom­bre que une a la hu­ma­ni­dad, esa es la ima­gen que tie­ne de sí mis­mo. XL. ¿Cuá­les se­rían las con­se­cuen­cias di­rec­tas del cam­bio en la po­lí­ti­ca de pro­tec­ción de da­tos y de pri­va­ci­dad? T.W. Bá­si­ca­men­te pon­dría en ries­go el mo­de­lo de negocio de Fa­ce­book. Y la em­pre­sa ya es­tá reac­cio­nan­do a esa po­si­bi­li­dad. XL. ¿Có­mo? T.W. Quie­re evi­tar a to­da cos­ta ser tra­ta­da co­mo una em­pre­sa de co­mu­ni­ca­ción, ya que en­ton­ces ten­dría que re­gu­lar sus de­re­chos de pri­va­ci­dad de una forma to­tal­men­te dis­tin­ta a co­mo lo de­be­ría ha­cer la pla­ta­for­ma neu­tral que Fa­ce­book quie­re ser. Los cam­bios in­tro­du­ci­dos en el al­go­rit­mo son una res­pues­ta en esa lí­nea, aho­ra se prio­ri­za a los ami­gos y fa­mi­lia­res fren­te a las no­ti­cias. XL. ¿Una vuel­ta a los orí­ge­nes, por lo tan­to? T.W. En cier­to mo­do. Ha­ce 15 años, mu­cha gen­te te­nía la idea de que In­ter­net me­jo­ra­ría la de­mo­cra­cia. Y no era una idea des­ca­be­lla­da. Creo que el op­ti­mis­mo en la vi­da es po­si­ti­vo. El pro­ble­ma es que na­die se en­car­gó de que los in­tere­ses de los prin­ci­pa­les ac­to­res se man­tu­vie­ran en­ca­mi­na­dos a ese ob­je­ti­vo. Sim­ple­men­te se asu­mió

"Sal­drán más co­sas a la luz. Mu­chos em­plea­dos de Fa­ce­book es­tán de­jan­do su tra­ba­jo an­te es­te ti­po de prác­ti­cas, y aca­ba­rán ha­blan­do" "Zuc­ker­berg es un hom­bre con un ego muy sen­si­ble, quie­re ser gran­de, con po­der. No creo que quie­ra re­gu­lar Fa­ce­book. Lo ve­ría co­mo una hu­mi­lla­ción"

que las co­sas irían bien por sí mis­mas. XL. ¿Y de ahí el shock ac­tual? T.W. No era rea­lis­ta pen­sar que se pu­die­ran de­le­gar fun­cio­nes de­mo­crá­ti­cas bá­si­cas en em­pre­sas pri­va­das, que bus­can por en­ci­ma de to­do re­par­tir la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de di­ne­ro, año tras año, en­tre sus pro­pie­ta­rios, in­ver­so­res o ac­cio­nis­tas. Y en el fon­do tam­po­co se les pue­de echar eso en ca­ra, es­tá en su na­tu­ra­le­za. De vez en cuan­do dejan caer un par de fra­ses idea­lis­tas so­bre la co­mu­ni­dad vir­tual, pe­ro esa no es su ver­da­de­ra ra­zón de ser. XL. ¿El pro­ble­ma se en­cuen­tra en­ton­ces en el ori­gen mis­mo de to­das es­tas em­pre­sas? T.W. Na­die di­se­ñó Fa­ce­book o Twit­ter pa­ra que fue­sen una fuente de in­for­ma­ción... y no de des­in­for­ma­ción.

Na­die asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer­lo cuan­do una forma de in­for­ma­ción –la de las men­ti­ras, las fa­ke news y la pro­pa­gan­da– em­pe­zó a dar más di­ne­ro que la otra forma, la trans­mi­sión de la ver­dad. Ese fue el gran error que se co­me­tió. XL. ¿Qué se po­dría ha­ber he­cho de otra ma­ne­ra? ¿O qué se pue­de ha­cer de otra forma aho­ra? T.W. To­me­mos el ca­so de Goo­gle, una em­pre­sa con fi­nes no­bles. Pues bien, Goo­gle no ten­dría que ser una em­pre­sa pri­va­da, sino pú­bli­ca. Su ob­je­ti­vo no ten­dría que ser el be­ne­fi­cio, sino ga­ran­ti­zar un es­pa­cio pú­bli­co me­jor y más ma­du­ro. XL. ¿Es de­ma­sia­do tar­de pa­ra eso? T.W. Al con­tra­rio. Creo que

"Ha­ce 15 años, mu­chos creían que In­ter­net me­jo­ra­ría la de­mo­cra­cia. Pe­ro se de­le­gó en em­pre­sas pri­va­das que bus­can por en­ci­ma de je­ze ZWH bei c|n_­cei X[d[óy_ei

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.