En por­ta­da.

El fu­tu­ro de las pen­sio­nes es la gran preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les. Pa­ra bus­car soluciones, re­co­rre­mos cin­co ciu­da­des eu­ro­peas. Allí nos he­mos ci­ta­do con ju­bi­la­dos pa­ra que nos cuen­ten có­mo es­tá la si­tua­ción en sus paí­ses. ¿Nos acom­pa­ña?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­LOS CA­RRIÓN

El fu­tu­ro de las pen­sio­nes preo­cu­pa ca­da vez más en Es­pa­ña. ¿Pe­ro qué pa­sa en otros paí­ses de Eu­ro­pa? Via­ja­mos a In­gla­te­rra, Ho­lan­da, Ale­ma­nia, Di­na­mar­ca y Fran­cia pa­ra ave­ri­guar­lo y com­pa­rar.

El úl­ti­mo ba­ró­me­tro del CIS co­lo­ca las pen­sio­nes pú­bli­cas co­mo una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de la po­bla­ción es­pa­ño­la. Que mi­les de ju­bi­la­dos sal­gan a la ca­lle pa­ra re­cla­mar unas pen­sio­nes dig­nas es al­go in­só­li­to. Una par­te de es­te co­lec­ti­vo de nue­ve mi­llo­nes de per­so­nas sos­tie­ne un pul­so con el Go­bierno. Más allá del re­ga­teo a cor­to pla­zo que afec­ta al po­der ad­qui­si­ti­vo de unos cuan­tos, es una opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner so­bre la me­sa un de­ba­te que afec­ta a to­dos: el de la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tro sis­te­ma. Y que en Es­pa­ña se ha ve­ni­do pos­po­nien­do des­de los años no­ven­ta, cuan­do em­pe­zó a vis­lum­brar­se que el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y la ba­ja ta­sa de na­ta­li­dad ame­na­za­ban una de las con­quis­tas más pre­cia­das del es­ta­do del bie­nes­tar. Un de­ba­te que sí en­ca­ra­ron otros paí­ses de nues­tro en­torno, tam­bién afec­ta­dos por ese in­vierno de­mo­grá­fi­co y que ame­na­za con he­lar nues­tros bol­si­llos. ¿Qué es­tán ha­cien­do ahí fue­ra? Ho­lan­da y Di­na­mar­ca li­de­ran el ín­di­ce Mer­cer co­mo los paí­ses con los sis­te­mas más sos­te­ni­bles. Dis­fru­tan de un col­chón de se­gu­ri­dad des­de es­tra­te­gias pa­re­ci­das. Tres pi­la­res. Una pen­sión bá­si­ca que no es­tá li­ga­da al tra­ba­jo, sino a la re­si­den­cia. Pla­nes de em­pre­sa obli­ga­to­rios. Y pla­nes pri­va­dos muy be­ne­fi­cio­sos fis­cal­men­te. Que am­bos paí­ses, con bas­tan­te me­nos po­bla­ción que el nues­tro, su­peren de lar­go el bi­llón y me­dio de eu­ros in­ver­ti­dos en fon­dos de pen­sio­nes, cuan­do Es­pa­ña ape­nas ron­da los cien mil mi­llo­nes, es sin­to­má­ti­co. Ale­ma­nia y el Reino Uni­do son, en la prác­ti­ca, sis­te­mas de dos pi­la­res. En am­bos ca­sos, la pen­sión pú­bli­ca es más pe­que­ña que la es­pa­ño­la, pe­ro los ale­ma­nes ti­ran del aho­rro y los in­gle­ses, de los pla­nes pri­va­dos. Los es­pa­ño­les, no obs­tan­te, tie­nen su di­ne­ro in­ver­ti­do en la­dri­llo. El por­cen­ta­je de ju­bi­la­dos es­pa­ño­les con vi­vien­da pro­pia es vein­te ve­ces su­pe­rior al ale­mán. Fran­cia y Es­pa­ña, por su par­te, se la jue­gan a una so­la car­ta, la del re­par­to en un sis­te­ma pú­bli­co; pe­ro en Fran­cia se des­do­bla con pla­nes pro­fe­sio­na­les es­pe­cí­fi­cos, al­gu­nos muy ge­ne­ro­sos. El sis­te­ma es­pa­ñol se pa­re­ce ca­da vez más a un es­que­ma de Pon­zi. Una pi­rá­mi­de que ne­ce­si­ta una ba­se am­plia de co­ti­zan­tes pa­ra no ve­nir­se aba­jo: tres por ca­da pen­sio­nis­ta pa­ra que sal­gan las cuen­tas. Aho­ra, la pro­por­ción es dos a uno. Y co­mo la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal se ha in­ver­ti­do, la ra­tio se­gui­rá ba­jan­do... Por des­gra­cia, tan­ta in­quie­tud es­tá dan­do pie a un fe­nó­meno pe­li­gro­so: el de la rup­tu­ra de la so­li­da­ri­dad en­tre las ge­ne­ra­cio­nes. No so­lo en Es­pa­ña, tam­bién en Fran­cia y el Reino Uni­do. Se di­ce que los ju­bi­la­dos han ca­pea­do me­jor la cri­sis que los tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vo y mu­cho me­jor que los jó­ve­nes. Pe­ro se ol­vi­da que mu­chas ve­ces fue la pen­sión del abue­lo la que sos­tu­vo a la fa­mi­lia en los peo­res años. Esa so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal es esen­cial pa­ra la con­vi­ven­cia en Eu­ro­pa. Si se pier­de, per­de­mos to­dos.

HO­LAN­DA Y DI­NA­MAR­CA LI­DE­RAN LOS SIS­TE­MAS ME­JO­RES Y MÁS SOS­TE­NI­BLES DE EU­RO­PA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.