Mu­je­res y ca­mi­nos so­li­ta­rios

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ol­vi­da­mos, tal vez de­ma­sia­do a me­nu­do, que vi­vi­mos en un lu­gar hos­til po­bla­do por ele­men­tos pe­li­gro­sos lla­ma­dos se­res hu­ma­nos. Y que en es­te lu­gar hay gen­te bon­da­do­sa y so­li­da­ria, pe­ro tam­bién un ele­va­do por­cen­ta­je de mal­va­dos. Bas­ta leer los pe­rió­di­cos, ver la te­le o echar un vis­ta­zo al­re­de­dor, pa­ra com­pren­der que fiar­lo to­do al ho­la qué tal y al buen ro­lli­to es el ca­mino más cor­to pa­ra te­ner pro­ble­mas. Es inú­til, in­clu­so pe­li­gro­so, creer que las bue­nas in­ten­cio­nes son po­si­bles con só­lo desear­las. Que una sim­ple de­cla­ra­ción de prin­ci­pios nos po­ne a sal­vo, dan­do por su­pues­to que con de­nun­ciar el mal, és­te de­ja­rá de exis­tir. Por po­ner un ejem­plo ton­to pe­ro elo­cuen­te, es co­mo si ca­da vez que un oso blan­co se zam­pa­ra a un fu­lano en el Po­lo Nor­te, los es­qui­ma­les se con­cen­tra­ran un mi­nu­to de si­len­cio en la puer­ta de sus iglús pa­ra pro­tes­tar con­tra la vio­len­cia y lue­go se fue­ran so­los y des­ar­ma­dos a ca­zar fo­cas, pes­car y tal. Pe­ro no lo ha­cen, cla­ro. Se lle­van la es­co­pe­ta. Son es­qui­ma­les, pe­ro no son gi­li­po­llas. Co­no­cen a los osos. Con es­to in­ten­to de­cir que el ser hu­mano pue­de ser mu­chas co­sas bue­nas, pe­ro tam­bién tan pe­li­gro­so y des­pia­da­do co­mo un oso blan­co ham­brien­to. Ol­vi­dar­lo trae dis­gus­tos. Por eso con­vie­ne con­si­de­rar que nin­gu­na pro­cla­ma­ción de sa­nos prin­ci­pios, por opor­tu­na que sea y mu­cho que ayu­de, re­suel­ve na­da si se ha­ce des­de le­jos o fue­ra. Que el ho­rror, el cri­men, la mal­dad, siem­pre es­ta­rán ahí, y no sir­ve se­ña­lar­los co­mo co­sa aje­na. Que la lu­cha efi­caz con­tra el mal em­pie­za por la ad­mi­sión, la cer­te­za sin com­ple­jos, de que ese mal exis­te, to­dos for­ma­mos par­te de él, y tam­bién to­dos, has­ta quie­nes pa­re­cen a sal­vo, vi­vi­mos ex­pues­tos a él. Es ne­ce­sa­rio sen­tir­nos tan víc­ti­mas co­mo cul­pa­bles. Ha­cer nues­tros el pe­li­gro, la in­cer­ti­dum­bre y el mie­do. Sa­ber que in­clu­so por no­so­tros do­blan las cam­pa­nas. Pen­sé en eso ayer por la no­che, pa­sean­do a mis pe­rros. Iba por un ca­mino so­li­ta­rio y mal ilu­mi­na­do cuan­do a mi es­pal­da oí el mo­tor de una mo­to­ci­cle­ta. Al ca­bo de un mo­men­to la mo­to me ade­lan­tó, yen­do a de­te­ner­se unos pa­sos más allá. La con­du­cía un hom­bre con cas­co, y me pre­gun­té qué ha­cía allí pa­ra­do y si me es­ta­ba es­pe­ran­do a mí, lo que pa­re­cía pro­ba­ble. Se­guí ca­mi­nan­do tran­qui­lo. Tal vez quie­re pre­gun­tar al­go, me di­je. Al pa­sar a su al­tu­ra, vi que só­lo se ha­bía de­te­ni­do a mi­rar su te­lé­fono. Se­gu­ra­men­te bus­ca­ba orien­tar­se por el GPS. Nos mi­ra­mos un mo­men­to, di­je bue­nas no­ches y se­guí mi ca­mino. Qué di­fe­ren­te, me di­je, si yo hu­bie­ra si­do mu­jer. In­ten­té con­si­de­rar lo ocu­rri­do des­de ese pun­to de vis­ta, y el pa­no­ra­ma cam­bió por com­ple­to. Lo que pue­de ser una si­tua­ción nor­mal pa­ra mí, con­cluí, no sue­le ser­lo pa­ra ellas. Ima­gi­né la in­quie­tud de una mu­jer con la mo­to acer­cán­do­se, la in­cer­ti­dum­bre al ver­la de­lan­te, en el pa­ra­je noc­turno. Y sin du­da, ex­cep­to en ca­so de ser una irres­pon­sa­ble, el mie­do. Un hom­bre con una mo­to en tu ca­mino, co­mo al ace­cho, y tú avan­zan­do ha­cia él sin sa­ber cuá­les son sus in­ten­cio­nes, se­gu­ra de que no hay cer­ca quien te so­co­rra. De ser así y no lle­var los pe­rros, in­clu­so con ellos, se­gu­ra­men­te ha­bría da­do la vuel­ta, hu­yen­do de allí. Qué dis­tin­ta, en fin, pue­de ver­se la mis­ma es­ce­na, idén­ti­ca si­tua­ción, con los ojos de un hom­bre y con los de una mu­jer. Ése es tal vez, con­cluí, el prin­ci­pal pro­ble­ma. Dos for­mas de ver el mun­do, la mis­ma reali­dad. Una, con la tran­qui­li­dad –en­ga­ño­sa, pe­ro fre­cuen­te– del hom­bre que du­ran­te si­glos ha he­cho las re­glas y es­tá ha­bi­tua­do a ma­ne­jar­se con ellas, a sen­tir­se a sal­vo en­tre igua­les, don­de pue­de me­dir­se con las mis­mas fuer­zas. Otra vi­sión, sin em­bar­go, es la de la mu­jer, que du­ran­te esos mis­mos si­glos ha si­do bo­tín de gue­rra, ob­je­ti­vo a de­pre­dar, par­te so­cial­men­te dé­bil y con fre­cuen­cia in­de­fen­sa de la tra­ma, y a la que ti­tu­la­res de pren­sa y te­le­dia­rios con­fir­man aún hoy, ca­da día, co­mo ser vul­ne­ra­ble, par­te ame­na­za­da, víc­ti­ma fá­cil. Ob­je­to de ca­za. Los hom­bres, con­cluí, en vez de tan­to inú­til mi­nu­to de si­len­cio con el que cree­mos la­var nues­tra con­cien­cia, de­be­ría­mos po­ner­nos más a me­nu­do en el lu­gar de una mu­jer. Acos­tum­brar­nos a mi­rar el mun­do con sus ojos. Ca­mi­nar

Los hom­bres de­be­ría­mos po­ner­nos más a me­nu­do en el lu­gar de una mu­jer. Acos­tum­brar­nos a mi­rar el mun­do con sus ojos

por don­de las mu­je­res ca­mi­nan y ha­cer­lo a su ma­ne­ra, no a la nues­tra, sin­tién­do­nos in­de­fen­sos co­mo ca­da día ellas se sien­ten. Por­que só­lo ad­qui­rien­do esa mi­ra­da su­ya, edu­cán­do­nos en ella –ni­ños, pa­re­jas, jue­ces–, po­de­mos as­pi­rar a ayu­dar­las lo su­fi­cien­te pa­ra que, cuan­do ca­mi­nen por un pa­ra­je so­li­ta­rio, nin­gu­na de ellas ten­ga que dar­se la vuel­ta. O la den, si no hay más re­me­dio, en el mis­mo pun­to don­de la da­ría­mos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.