El pan­ta­lón que no te que­rrás qui­tar es­te ve­rano

Te­ji­do elás­ti­co en cua­tro di­rec­cio­nes, cin­tu­ra fle­xi­ble y dos bol­si­llos de se­gu­ri­dad ocul­tos. Doc­kers rein­ven­ta el con­cep­to de fle­xi­bi­li­dad con sus nue­vos Smart 360 Flex

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En primer plano -

Cui­da­do, po­drías no que­rer qui­tár­te­los. Ol­ví­da­te de esos pan­ta­lo­nes in­có­mo­dos con los que ape­nas pue­des mo­ver­te y que se te cla­van en la cin­tu­ra por­que Doc­kers ̞ Ąºïêģºêđž³ó ºá ­óê­ºāđó ³º ĹºĨÏ«ÏÁϳž³ ­óê ĈĖĈ qèžąđ ȫȮȨ ,áºĩɊ ºĉ ³º­ÏĄ đėĉ ó­kers de siem­pre pe­ro me­jo­res por­que son más mo­der­nos, más có­mo­dos e idea­les pa­ra el ve­rano. La tec­no­lo­gía Smart 360 ,áºĩ ÏÊ­ÓĄĀÓĄž ėê đºûï³ó ºáŸĉđï­ó ºê ­ėžtro sen­ti­dos pa­ra crear un ni­vel de con­fort has­ta aho­ra so­lo re­ser­va­do pa­ra los pan­ta­lo­nes de­por­ti­vos. El nue­vo kha­ki de áž èžą­ž ­žáïäóąêïžêž ºĉ ºĩđąºèž³žèºêđº ­óêäóąđž«áº ĩ óäąº­º ėêž đóđžá á﫺ąđž³ ³º mo­vi­mien­tos que se adap­ta a las ne­ce­si³ž³ºĉ ³ºá ³Ñž ž ³Ñž ³º ­ėžáăėïºą Ìóè«ąºɐ Tres son los se­cre­tos de la co­mo­di­dad de ºĉđº êėºģó èó³ºáóɉ ėêž ­Ïêđėąž Ĺºĩï«áºɊ ³óĉ «óáĉïááóĉ ³º ĈºAEĖĄÏ³ž³ ó­ėáđóĉ ­óê cie­rre de cre­ma­lle­ra y un te­ji­do que se ž­óèó³ž ž đė ­ėºąāó ĩɊ Ĉó«ąº đó³óɊ ž đėĉ ne­ce­si­da­des dia­rias. Son per­fec­tos pa­ra ž­Ė³ÏĄ ž ėêž Ąºėêïôê ³º đąž«žûóɊ Āºąó đžè«ï»ê ĀžĄž ėêž ­ºêž ĄóèŸêđﭞɊ ėê žÄter­work o un día en el cam­po sin per­der un ápi­ce de es­ti­lo ni co­mo­di­dad aho­ra ăėº ááºaež ºá «ėºê đïºèāóɐ €ê èėĉđ đó ³ó ca­sual y, a la par, ele­gan­te con va­rie­dad de mo­de­los pa­ra de­jar cla­ro el es­pí­ri­tu in­no­va­dor que acom­pa­ña a la mar­ca ­žáïäóąêïžêž ³ºĉ³º ̞­º đąºĉ ³»­ž³žĈɐ IÓĈ qèžąđ ȫȮȨ ,áºĩ ĈóêɊ ž³ºèŸĉɊ ហme­jor elec­ción pa­ra los me­ses de ca­lor gra­cias al te­ji­do Light­weight, un ma­te­rial li­ge­ro que apor­ta una fres­cu­ra, coèó³ï³ž³ ĩ áïaeºąºįž ÏÈĀĄºĈ­ÏʳϫÁº ĀžĄž Ĉž­žĄ ºá èŸĩïèó ĀžĄĐÏ³Ó ž ­ėžáăėïºą ­Ïđž es­ti­val sin su­frir las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Tan­to en sus mo­de­los Slim, Skinny y EÓAEAEºĄ ɞ­óê ėê ž­ž«ž³ó žÛėĉđž³ó žá đó«Ïááó ĀžĄž óäąº­ºą ėêž èžĩóą žAEÏÁϳž³ ĩ á﫺ąđž³ ³º èóģïèïºêđóĉɟ Ĉóê ºá èºûóą Āžêđžáôê ĀžĄž ÏĄ žá đąž«žûó ó ĈžÁÏĄ ž đóèžą žáaeó ºê Ģºąžêó ­óè«ïꞳóĉ ­óê ėê Āóáó qèžąđ ȫȮȨ ,áºĩɊ ăėº ­óê Ĉė žáaeó­dón elás­ti­co y su li­ge­re­za se con­vier­te ºê ėê ÏÈĀĄºĈ­ÏʳϫÁº ³º ºĉđº đïºèāóɐ "á óđąó «ŸĈÏ­Ó ĀžĄž ­ėžáăėïºą óėđĸđ Ģºąžnie­go que se pre­cie son los shorts, que in­cor­po­ran las mis­mas ven­ta­jas que los pan­ta­lo­nes lar­gos con te­ji­do elás­ti­co en ­ėžđąó Ĉºêđï³óĉ ĩ ­Ïêđėąïááž Ĺºĩï«áºɊ Āºąó ade­más son más in­for­ma­les y tie­nen una ĢžĄÏž³ž AEžÈž ³º ­óáóąºĉ èėĩ žĀºđº­ï«áºĉ pa­ra es­te tiem­po. La ver­sa­ti­li­dad he­cha pan­ta­lón por­que hay un Doc­kers pa­ra ­ėžáăėïºą Ìóè«ąº ĩ èóèºêđó ³ºá ³Ñžɐ

«Mu­chas fa­mi­lias de cla­se me­dia ba­ja sue­ñan con un hi­jo fut­bo­lis­ta co­mo una sal­va­ción que les per­mi­ta as­cen­der so­cial­men­te –ex­pli­ca Ve­ró­ni­ca Ro­drí­guez, la te­ra­peu­ta de Juan y di­rec­to­ra de Coa­ching Club, un cen­tro don­de atien­de ca­sos con es­te ti­po de pro­yec­ción–. A las cla­ses más al­tas, por su par­te, les im­por­ta más el pres­ti­gio de con­tar con un ju­ga­dor de éli­te en la fa­mi­lia». Un gru­po de ma­dres col­cho­ne­ras que acu­den al­gún vier­nes a ani­mar a sus hi­jos cuen­ta his­to­rias que abun­dan en es­ta di­rec­ción. «No hay que per­der el nor­te. Hay pa­dres que des­de pe­que­ñi­tos ya ven a sus hi­jos co­mo pro­fe­sio­na­les. Ase­gu­ran in­clu­so que hay ojea­do­res que van a ir a ver­los ju­gar. Les exi­gen de­ma­sia­do. Ves ni­ños que sa­len llo­ran­do del cam­po y sus pa­dres si­guen ri­ñén­do­los: ‘Qué mal lo has he­cho hoy’. ‘Po­drías ha­ber he­cho eso o aque­llo’», re­ve­la So­le­dad Abal, ma­dre de dos chi­cos de 6 y 10 años de la es­cue­la ba­se del Atlé­ti­co de Ma­drid. «Hay pa­dres in­clu­so que cuel­gan fo­tos en re­des so­cia­les pa­ra pro­mo­cio­nar a sus ni­ños», re­ma­ta So­nia Gó­mez, con un pe­que­ño en ca­te­go­ría pre­ben­ja­mín. QUIEN TIE­NE UN PRO­BLE­MA NO ES EL NI­ÑO De­trás de com­por­ta­mien­tos co­mo es­tos –pa­dres que pa­re­cen ol­vi­dar que se tra­ta de una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va

De­trás se es­con­de un tras­torno si­mi­lar a la dis­mor­fia cor­po­ral. Hay una de­fi­cien­cia en la per­cep­ción del hi­jo. Los pa­dres creen, de ver­dad, que su hi­jo es un ge­nio

cu­yo fun­da­men­to es di­ver­tir­se– se es­con­de, se­gún Ve­ró­ni­ca Ro­drí­guez, una dis­tor­sión cog­ni­ti­va. «Es un tras­torno con la mis­ma sin­to­ma­to­lo­gía que la dis­mor­fia cor­po­ral: la vi­sión erró­nea que uno tie­ne de su pro­pio cuer­po. Hay una de­fi­cien­cia en la per­cep­ción de su hi­jo –ex­pli­ca la te­ra­peu­ta–. Los pa­dres creen de ver­dad que su hi­jo es un ge­nio». En con­se­cuen­cia, le cuen­tan a to­do el mun­do la gran ju­ga­da que su hi­jo se mar­có el fin de se­ma­na y las con­ver­sa­cio­nes con él o so­bre él aca­ban re­du­cién­do­se al fút­bol. Es­te ti­po de pre­sión exa­ge­ra­da se da, en ge­ne­ral, cuan­do el hi­jo des­ta­ca en­tre los com­pa­ñe­ros. Bu­ce­ta, de to­dos mo­dos, rompe una lan­za en fa­vor de los pa­dres. «La ma­yo­ría son bas­tan­te ra­zo­na­bles», con­ce­de es­te pro­fe­sio­nal con 40 años de ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to de­por­ti­vo. De he­cho, cuan­do se ha­bla de ac­ti­tu­des agre­si­vas en el fút­bol ba­se, no so­lo hay que mi­rar a los pro­ge­ni­to­res. Los en­tre­na­do­res tam­bién tie­nen par­te de res­pon­sa­bi­li­dad. «Si el que in­sul­ta­ra a sus hi­jos fue­ra un profesor en cla­se de ma­te­má­ti­cas, los pa­dres se­gu­ra­men­te no lo acep­ta­rían –ilus­tra el psi­có­lo­go de­por­ti­vo–. Sin em­bar­go, cuan­do el en­tre­na­dor in­sul­ta a un chi­co en un par­ti­do, que son mu­chos los que lo ha­cen, y los pa­dres es­tán en la ban­da, nin­guno di­ce na­da». En es­te sen­ti­do sue­le ha­ber una gran di­fe­ren­cia en­tre los equi­pos de ba­rrio y los clu­bes pro­fe­sio­na­les. «Se no­ta en ca­da par­ti­do –cuen­ta So­le­dad Abal des­de la ban­da, mien­tras uno de sus hi­jos ‘atlé­ti­cos’ jue­ga con­tra un equi­po del sur de Ma­drid–. Mi­ra a su en­tre­na­dor, to­do el ra­to dan­do vo­ces. Y el nues­tro, tran­qui­lo. An­tes del par­ti­do les pre­gun­tan a los ni­ños qué van a ha­cer, y ellos con­tes­tan: ‘¡Ju­gar y dis­fru­tar!’. Ese es el es­pí­ri­tu». Abal y su ma­ri­do han ha­lla­do la paz tras vi­vir una sin­gu­lar pe­sa­di­lla ba­lom­pé­di­ca. «Los equi­pos de ba­rrio no les sue­len de­cir a los pa­pás lo que quie­ren de ellos, pe­ro en los de la Li­ga te dan un de­cá­lo­go, nos pi­den res­pon­sa­bi­li­dad y nos for­man pa­ra ello», cuen­ta su ma­ri­do, Pa­blo Fernández. Al­gu­nos clu­bes de ba­rrio, sin em­bar­go, sí que adop­tan ini­cia­ti­vas con­ci­lia­do­ras pa­ra evi­tar en­con­tro­na­zos en­tre pa­dres. El va­len­ciano C. D. Ma­li­lla, por ejem­plo, apar­te de reunio­nes men­sua­les, tras ca­da par­ti­do in­vi­ta a co­mer a los pa­dres y ju­ga­do­res ri­va­les. «Los pa­dres no pue­den ser so­lo pa­tro­ci­na­do­res y chó­fe­res –sub­ra­ya Bu­ce­ta–. Tam­bién quie­ren par­ti­ci­par. Es cla­ve dar­les un pa­pel y edu­car­los».

Los shorts, el com­pa­ñe­ro ideal del ve­rano

Los Smart 360 Flex con te­ji­do Light­weight son ul­tra­li­ge­ros

Al­go­dón elás­ti­co en los po­los con­tra el ca­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.