El ti­bu­rón blan­co no tie­ne mie­do de po­si­bles enemi­gos na­tu­ra­les.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Paleontología -

No hay ser vi­vo en el pla­ne­ta

que pue­da ser una ame­na­za pa­ra es­ta mo­le de 1,8 to­ne­la­das de pu­ra fu­ria. ¿Nin­gún ser vi­vo? ¿Se­gu­ro? Si fue­se ver­dad lo que se cuen­ta en la pe­lí­cu­la The meg, que se es­tre­na es­te ve­rano, sí que ha­bría un can­di­da­to. En el fil­me, un gi­gan­tes­co pez siem­bra el te­rror. Al la­do de es­te co­lo­so de 21 me­tros de lar­go, el ase­sino de Ti­bu­rón –el clá­si­co de Spiel­berg de 1975– pa­re­ce un pe­ce­ci­llo de acuario. ¿Es un des­va­río sa­li­do de la fá­bri­ca de pe­sa­di­llas de Holly­wood? No del to­do: es­te ti­bu­rón gi­gan­te con unos dien­tes tan gran­des co­mo cu­chi­llos de co­ci­na exis­tió de ver­dad. Su nom­bre es 'me­ga­lo­dón' y re­co­rrió los ma­res del mun­do en tiem­pos in­me­mo­ria­les. La teo­ría en la que se ba­sa la pe­lí­cu­la tam­bién es real. La sos­pe­cha de que es­te ti­bu­rón prehis­tó­ri­co, su­pues­ta­men­te ex­tin­gui­do ha­ce 2,6 mi­llo­nes de años, se­gui­ría te­nien­do su há­bi­tat en los abis­mos oceá­ni­cos se re­sis­te a ser desecha­da por com­ple­to.

¿Y SI HU­BIE­RA SO­BRE­VI­VI­DO?

Ejem­plos de cria­tu­ras da­das equi­vo­ca­da­men­te por des­apa­re­ci­das los hay. Por ejem­plo, los ex­per­tos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que los ce­la­can­tos se ex­tin­guie­ron a fi­na­les del Cre­tá­ci­co, ha­ce 70 mi­llo­nes de años. El úni­co ves­ti­gio de su exis­ten­cia eran sus es­que­le­tos. Sin em­bar­go, uno de es­tos an­ti­quí­si­mos ha­bi­tan­tes ma­ri­nos aca­bó en las re­des de unos pes­ca­do­res fren­te a las cos­tas de Su­dá­fri­ca en 1938. En 1998 se des­cu­brió otra va­rie­dad fren­te a la is­la in­do­ne­sia de Cé­le­bes. Si el ce­la­can­to ha con­se­gui­do es­con­der­se du­ran­te 70 mi­llo­nes de años, ¿no po­dría ha­ber con­se­gui­do otro tan­to el me­ga­lo­dón du­ran­te so­lo 2,6 mi­llo­nes?

Es­te agre­si­vo gi­gan­te se­ría un in­qui­lino ex­tre­ma­da­men­te des­agra­da­ble de los eco­sis­te­mas ma­ri­nos ac­tua­les. Con un pe­so de en­tre 50 y 60 to­ne­la­das, ne­ce­si­ta­ría con­su­mir una enor­me can­ti­dad de car­ne pa­ra con­ser­var sus fuer­zas. Sus fau­ces, de unos dos me­tros de an­cho, le per­mi­ti­rían en­gu­llir de un bo­ca­do a la ma­yo­ría de los se­res vi­vos ac­tua­les. Es pro­ba­ble que el me­ga­lo­dón ha­ya si­do uno de los ma­yo­res de­pre­da­do­res que ja­más ha­yan ha­bi­ta­do es­te pla­ne­ta. Sus man­dí­bu­las pa­re­cen ha­ber es­ta­do a la al­tu­ra de las del Ty­ran­no­sau­rus rex. El zoó­lo­go aus­tra­liano Step­hen Wroe ha cal­cu­la­do que el ti­bu­rón mons­truo­so po­día ce­rrar­las con una fuer­za de más de 18 to­ne­la­das. Los dien­tes del me­ga­lo­dón des­tro­za­rían tran­qui­la­men­te un tren de al­ta ve­lo­ci­dad. A pe­sar de ser una de las cria­tu­ras más im­pre­sio­nan­tes de la evo­lu­ción, el me­ga­lo­dón es co­mo un fan­tas­ma pa­ra los pa­leon­tó­lo­gos. Pa­ra tra­tar­se de un de­pre­da­dor que ha­bi­tó los océa­nos del mun­do du­ran­te unos 20 mi­llo­nes de años, ha de­ja­do po­cos res­tos de su pa­so. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con los hue­sos de los di­no­sau­rios, el es­que­le­to de los ti­bu­ro­nes sue­le des­ha­cer­se por es­tar he­cho de car­tí­la­go. Prác­ti­ca­men­te, la úni­ca prue­ba que ha lle­ga­do has­ta no­so­tros de la exis­ten­cia de es­ta bes­tia son sus dien­tes, de los que hay una gran can­ti­dad. Uno

Sus dien­tes po­drían des­tro­zar un tren de al­ta ve­lo­ci­dad. Ce­rra­ba sus man­dí­bu­las con una fuer­za de 18 to­ne­la­das

de los col­mi­llos de ma­yor ta­ma­ño se en­con­tró en las cos­tas de Ca­ro­li­na del Sur y mi­de unos 19 cen­tí­me­tros. Tam­bién se ha­lla­ron pie­zas den­ta­les en aguas pró­xi­mas a las is­las Ca­na­rias. Has­ta aho­ra, los bió­lo­gos to­ma­ban co­mo re­fe­ren­cia la den­ta­du­ra del ti­bu­rón blan­co, al que se con­si­de­ró un des­cen­dien­te di­rec­to del me­ga­lo­dón. Sin em­bar­go, hoy en día se sa­be que el me­ga­lo­dón y el ti­bu­rón blan­co con­vi­vie­ron y com­pi­tie­ron du­ran­te mi­llo­nes de años. Es pro­ba­ble que el gi­gan­te prehis­tó­ri­co pre­sen­ta­se más si­mi­li­tu­des con el ti­bu­rón ma­ko. Eso es lo que su­po­ne el pa­leon­tó­lo­go Ronny Maik Le­der, di­rec­tor del Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de Leip­zig. Los ma­rra­jos son po­ten­cial­men­te tan pe­li­gro­sos pa­ra el ser hu­mano co­mo el ti­bu­rón blan­co, pe­ro so­lo al­can­zan una lon­gi­tud de cua­tro me­tros. Lo que más los di­fe­ren­cia de sus pa­rien­tes blan­cos es que tie­nen un cuer­po más es­bel­to, con for­ma de torpe­do.

RAPIDÍSIMO Y LE­TAL.

A pe­sar de que la cues­tión de su as­pec­to fí­si­co si­gue sin re­sol­ver­se, no ca­be nin­gu­na du­da de que el me­ga­lo­dón era la má­qui­na de de­vo­rar más efec­ti­va que se ha­ya vis­to. Los zoó­lo­gos han cal­cu­la­do que na­da­ba el do­ble de rá­pi­do que el ti­bu­rón blan­co. Los cien­tí­fi­cos han creí­do du­ran­te mu­cho tiem­po que fue el en­fria­mien­to de los océa­nos lo que le dio el gol­pe de gra­cia a es­te aman­te de las aguas cá­li­das. Pe­ro se im­po­ne una teo­ría nue­va y sor­pren­den­te: lo que ocu­rrió es que es­te rey de la ca­za se de­jó qui­tar la co­mi­da de la bo­ca. Aun­que por ta­ma­ño eran cla­ra­men­te in­fe­rio­res, los an­te­pa­sa­dos del ti­bu­rón blan­co y las orcas es­quil­ma­ron de tal ma­ne­ra los ca­za­de­ros del gi­gan­te que su po­bla­ción se re­du­jo drás­ti­ca­men­te. Pe­ro tam­bién hay quie­nes creen po­si­ble que el me­ga­lo­dón pu­die­ra ha­ber bus­ca­do re­fu­gio en los há­bi­tats más re­mo­tos. Pa­ra que hu­bie­se po­di­do so­bre­vi­vir du­ran­te los úl­ti­mos dos mi­llo­nes y me­dio de años, ten­dría que ha­ber en los océa­nos una po­bla­ción con­si­de­ra­ble de es­tos ase­si­nos gi­gan­tes… de­ma­sia­do nu­me­ro­sa pa­ra po­der lle­var una exis­ten­cia se­cre­ta. Al ti­bu­rón blan­co se lo con­si­de­ra hoy en vías de ex­tin­ción; las es­ti­ma­cio­nes más pe­si­mis­tas ha­blan de 3000 ejem­pla­res en to­do el pla­ne­ta. Y, sin em­bar­go, los bu­cea­do­res con cier­ta ex­pe­rien­cia no tie­nen gran­des pro­ble­mas pa­ra lo­ca­li­zar­los. ¿Es rea­lis­ta pen­sar que un pa­rien­te tres ve­ces más gran­de pu­die­ra se­guir ca­zan­do sin que na­die lo ha­ya vis­to? «Si en al­gún lu­gar hu­bie­ra ti­bu­ro­nes de 50 to­ne­la­das, al­guien se de­di­ca­ría a cap­tu­rar­los», di­ce Craig Mcc­lain, di­rec­tor del Con­sor­cio Ma­rino de las uni­ver­si­da­des de Lui­sia­na. «Una li­bra de car­ne de ma­rra­jo se ven­de en el mer­ca­do a 30 dó­la­res. A ese pre­cio, un me­ga­lo­dón de ta­ma­ño me­dio re­por­ta­ría unos tres mi­llo­nes», aña­de Mcc­lain.

VI­DA EN LA OS­CU­RI­DAD.

De to­dos mo­dos, no de­jan de su­ce­der­se in­for­mes de bu­cea­do­res que ha­blan de po­si­bles avis­ta­mien­tos. El he­cho de que no se le vea más a me­nu­do so­lo se de­be a que ha­ce mu­cho tiem­po que se re­ti­ró a lo más pro­fun­do de los océa­nos, allí don­de no lle­ga la luz. Eso es lo que ase­gu­ran los fans del me­ga­lo­dón. Pa­ra los bió­lo­gos ma­ri­nos, no es plau­si­ble. En esas aguas abi­sa­les, el su­per­de­pre­da­dor po­dría en­con­trar to­do ti­po de cria­tu­ras cu­rio­sas, pe­ro no en can­ti­da­des su­fi­cien­tes pa­ra so­bre­vi­vir. Ade­más, el ti­bu­rón prehis­tó­ri­co pre­fe­ría los en­tor­nos cá­li­dos, pró­xi­mos a la su­per­fi­cie. Los fríos fon­dos oceá­ni­cos no se­rían en ab­so­lu­to pa­ra él. Los ocea­nó­gra­fos creen ver un in­di­cio in­di­rec­to de la des­apa­ri­ción del me­ga­lo­dón en el ejem­plo de la ba­lle­na bar­ba­da, que tam­bién al­can­za un ta­ma­ño gi­gan­tes­co. Fue la ex­tin­ción del su­per­de­pre­da­dor lo que ha­bría po­si­bi­li­ta­do a es­tos enor­mes y pa­cí­fi­cos ma­mí­fe­ros con­ver­tir­se en los ha­bi­tan­tes más gran­des del pla­ne­ta. To­das las prue­bas apun­tan a que el re­na­ci­mien­to de es­ta cria­tu­ra en la pe­lí­cu­la Me­ga­lo­dón es so­lo una hi­pó­te­sis pa­ra pa­sar el ra­to. Eso sí, se­gu­ro que, des­pués de ver­la, a más de un es­pec­ta­dor le cos­ta­rá dis­fru­tar tran­qui­la­men­te de su pró­xi­ma zam­bu­lli­da en el mar.

SU PA­RIEN­TE A pe­sar de ser mu­cho más pe­que­ño, el ti­bu­rón ma­ko es el que más si­mi­li­tu­des tie­ne con el es­cua­lo prehis­tó­ri­co: su cuer­po es más es­bel­to. SU RI­VAL El me­ga­lo­dón y el ti­bu­rón blan­co con­vi­vie­ron y com­pi­tie­ron du­ran­te mi­llo­nes de años.

EL CO­LO­SO DEL MAR El me­ga­lo­dón era una má­qui­na de de­vo­rar. Ade­más, na­da­ba el do­ble de rá­pi­do que el ti­bu­rón blan­co.

¿QUIÉN DI­JO 'DES­APA­RE­CI­DO'? Al ce­la­can­to se lo creía ex­tin­gui­do ha­ce 70 mi­llo­nes de años. Pe­ro en 1938 y en 1998 se han pes­ca­do ejem­pla­res de es­te ani­mal prehis­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.