¿Ar­te?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Carmen Posadas www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

no ha­ce mu­cho, dos no­ti­cias com­par­tie­ron ac­tua­li­dad. La pri­me­ra era es­ta: «El obis­pa­do de Má­la­ga ve­ta tres des­nu­dos de la ex­po­si­ción del Pa­la­cio Epis­co­pal». La se­gun­da re­za­ba: «Gru­pos ani­ma­lis­tas exi­gen al Gug­gen­heim de Bilbao que re­ti­re Pe­rros que no se pue­den to­car y otras obras que con­tie­nen mal­tra­to ani­mal». Si uno con­ti­nua­ba le­yen­do des­cu­bría que el Obis­pa­do de Má­la­ga, que tie­ne un acuer­do fir­ma­do con el Ayun­ta­mien­to pa­ra ex­po­ner ar­te en su se­de, se va­lió de una de las cláu­su­las del con­tra­to sus­cri­to pa­ra pe­dir la re­ti­ra­da de dos obras: la ti­tu­la­da Cus­to­dia del cu­ba­ta, una es­cul­tu­ra que re­crea con va­sos el ta­ber­nácu­lo don­de que se guar­da la hos­tia en la li­tur­gia ca­tó­li­ca; y Swim­ming Pools, una fo­to­gra­fía re­tro­ilu­mi­na­da de tres des­nu­dos fe­me­ni­nos fron­ta­les. El Obis­pa­do, que so­lo se en­te­ró de la na­tu­ra­le­za de las obras cuan­do es­ta­ban ya mon­ta­das, ar­gu­men­tó que no le pa­re­cía que el pa­la­cio del obis­po fue­ra el lu­gar más idó­neo pa­ra su ex­po­si­ción, y que ha­bía otros más ade­cua­dos. Por su­pues­to, y de in­me­dia­to, los ár­bi­tros de lo que es­tá bien y de lo que es­tá mal se ras­ga­ron pro­fu­sa­men­te las ves­ti­du­ras an­te se­me­jan­te e «im­pre­sen­ta­ble cen­su­ra de la li­ber­tad de ex­pre­sión». El au­tor de Swim­ming Pools, por su par­te, reac­cio­nó ai­ra­do ex­pli­can­do que la se­ño­ri­ta que flo­ta des­nu­da es­tá rea­li­zan­do una im­por­tan­te denuncia: «La ti­ra­nía del pla­cer y la exal­ta­ción del dis­fru­te ca­rac­te­ri­za­da por el de­bi­li­ta­mien­to del po­der de las ins­ti­tu­cio­nes co­lec­ti­vas». Ig­no­ro qué quie­re de­cir exac­ta­men­te con eso. Pe­ro el ojo de un ob­ser­va­dor le­go co­mo el mío lo que ve en las fo­tos es a una jo­ven de co­lor en una tan in­có­mo­da co­mo –al me­nos en mi opi­nión– hu­mi­llan­te ac­ti­tud cons­tre­ñi­da en un mi­núscu­lo tan­que de agua sin que, al me­nos de mo­men­to, nin­gún co­lec­ti­vo fe­me­nino o an­ti­xe­nó­fo­bo ha­ya pues­to el gri­to en el cie­lo. «To­da ima­gen es po­lí­ti­ca» –ha di­cho el se­ñor Dio­ni­sio Martínez, au­tor de la obra–, por­que «se ter­mi­nan em­pre­sa­ri­zan­do las imá­ge­nes e ins­tru­men­ta­li­zan­do la mi­ra­da». Tam­po­co me dan las me­nin­ges pa­ra com­pren­der qué quie­ren de­cir es­tas doc­tas pa­la­bras, pe­ro ima­gino que se re­fie­ren a al­go si­mi­lar a lo que de­nun­cian los ani­ma­lis­tas en la otra no­ti­cia que an­tes les men­cio­na­ba. Se­gún se re­co­ge en ella, los ar­tis­tas chi­nos de van­guar­dia es­tán em­pe­ña­dos en mos­trar su ca­pa­ci­dad pa­ra cam­biar el pa­ra­dig­ma del ar­te mun­dial. Lo más dis­rup­ti­vo del ar­te chino en es­tos mo­men­tos ex­hi­be obras que in­clu­yen an­tro­po­fa­gia, co­pro­fa­gia y la uti­li­za­ción de ani­ma­les vi­vos en sus mon­ta­jes. Co­mo la an­tes men­cio­na­da, Pe­rros que no se pue­den to­car, por ejem­plo, un ví­deo que mues­tra el des­gas­te adre­na­lí­ni­co de ocho pit­bulls que no lo­gran en­trar en com­ba­te al es­tar su­je­tos por ar­ne­ses. O co­mo en un se­gun­do ví­deo en el que unos cer­dos con la piel pin­ta­da con pic­to­gra­mas co­pu­lan du­ran­te ho­ras. O en la ins­ta­la­ción en vi­vo de nom­bre El tea­tro del mun­do, en la que pue­de ver­se có­mo con­vi­ven, lu­chan y se de­vo­ran in­sec­tos y rep­ti­les den­tro de un te­rra­rio. Las obras, re­cién lle­ga­das del Gug­gen­heim de Nue­va York (don­de, di­cho sea de pa­so, se de­ci­dió re­ti­rar­las «pa­ra no he­rir sen­si­bi­li­da­des»), ate­rri­zan aho­ra en el Gug­gen­heim de Bilbao. ¿Qué pa­sa­rá con ellas? ¿Se­rán ve­ta­das? ¿Se re­ti­ra­rán pa­ra no he­rir sen­si­bi­li­da­des? Lo que me lle­va a ha­cer­me más pre­gun­tas: ¿qué sen­si­bi­li­da­des es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to he­rir y cuá­les no? ¿Hay que po­ner el gri­to en el cie­lo por­que en un te­rra­rio se pue­da ver a la­gar­ti­jas co­mien­do mos­cas y, en cam­bio, in­vo­car la sa­cro­san­ta li­ber­tad de ex­pre­sión cuan­do el Obis­pa­do de Má­la­ga su­gie­re que cier­tas obras es­tán me­jor ex­pues­tas en otras sa­las que no sean las su­yas? Y, por en­ci­ma de to­das es­tas pre­gun­tas, so­bre­vue­la otra que siem­pre me ha in­tri­ga­do. ¿Qué es ar­te y qué no? Años atrás el ar­te te­nía una re­la­ción tan di­rec­ta con la be­lle­za que has­ta la per­so­na me­nos

El au­tor de 'Swim­ming Pools' reac­cio­nó ai­ra­do ex­pli­can­do que la se­ño­ri­ta que flo­ta des­nu­da es­tá rea­li­zan­do una im­por­tan­te denuncia

ins­trui­da po­día en­ten­der­lo y apre­ciar­lo. En cam­bio, des­de que en 1917 Mar­cel Du­champ tu­vo –la en­ton­ces– bri­llan­te y re­vo­lu­cio­na­ria idea de ex­po­ner su fa­mo­so uri­na­rio, cual­quier co­sa pue­de ser­lo, de mo­do que ne­ce­si­ta­mos que unos gu­rús san­ti­fi­quen qué tie­ne va­lor ar­tís­ti­co y qué no. Y se fo­rran ha­cién­do­lo, cla­ro, por­que ¿qué sa­be­mos el res­to de no­so­tros, in­sen­si­bles sim­ples y es­tul­tos mor­ta­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.