MI­SIÓN ES­PE­CIAL EN EL FREN­TE DEL ES­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia -

La in­va­sión de la URSS en 1941 lle­va a Brü­cher a la re­ta­guar­dia del fren­te ru­so con una mi­sión: sa­quear los ban­cos de se­mi­llas de Va­ví­lov. Su co­man­do de las SS re­co­rre Ucra­nia y Bie­lo­rru­sia, li­bran­do su par­ti­cu­lar gue­rra ge­né­ti­ca. Ex­po­lia di­ver­sos cen­tros de ge­no­ma ve­ge­tal. Las mues­tras de se­mi­llas ro­ba­das se las lle­va al cas­ti­llo de Lan­nach, en Graz (Aus­tria). Allí ins­ta­la y di­ri­ge el Ins­ti­tu­to pa­ra la Ge­né­ti­ca Ve­ge­tal. La me­ta es trans­for­mar Ale­ma­nia en un país au­tár­qui­co, con la ali­men­ta­ción ga­ran­ti­za­da sin ne­ce­si­dad de im­por­ta­cio­nes. No le dio tiem­po. Las tor­nas de la gue­rra cam­bian y el Ejér­ci­to ale­mán re­tro­ce­de. Brü­cher re­ci­be la or­den de Hein­rich Himm­ler de des­truir­lo to­do pa­ra im­pe­dir que

ese pa­tri­mo­nio cai­ga en ma­nos alia­das. Por pri­me­ra vez en su vi­da des­obe­de­ce. Co­ge to­do lo que pue­de lle­var­se en un vehícu­lo y hu­ye. Al ter­mi­nar la gue­rra, per­ma­ne­ce­rá dos años es­con­di­do en su ciu­dad na­tal, Darms­tadt. Cap­tu­ra­do por los es­ta­dou­ni­den­ses, co­mien­za a in­ves­ti­gar pa­ra ellos. Pe­ro Brü­cher tie­ne otros pla­nes. Hu­ye a Sue­cia, don­de co­no­ce a Ollie Ber­glund, una jo­ven bió­lo­ga con la que se ca­sa­rá y ten­drá dos hi­jos. En 1948, la pa­re­ja se em­bar­ca ha­cia Bue­nos Ai­res. Los baú­les de su equi­pa­je pe­san ca­si me­dia to­ne­la­da. Son las pre­cia­das se­mi­llas, con las que se­gui­rá in­ves­ti­gan­do du­ran­te cua­tro dé­ca­das en Su­da­mé­ri­ca. En­se­ña en uni­ver­si­da­des de Ve­ne­zue­la y Ar­gen­ti­na, don­de se afin­ca. Ha­bla es­pa­ñol y es­to le per­mi­te via­jar co­mo re­pre­sen­tan­te de la FAO y la Unesco por Amé­ri­ca y Áfri­ca. Se ga­na una repu­tación co­mo uno de los más bri­llan­tes in­ves­ti­ga­do­res en agri­cul­tu­ra de la épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.