Ing­mar Berg­man, de cu­yo na­ci­mien­to se cum­ple un si­glo, fue pro­lí­fi­co en to­do: fil­mó más de se­sen­ta pe­lí­cu­las, se ca­só cin­co ve­ces, tu­vo nue­ves hi­jos y mil ro­man­ces clan­des­ti­nos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE

Adic­to al tra­ba­jo, ira­cun­do y... mu­je­rie­go. Di­rec­tor de más de se­sen­ta pe­lí­cu­las y ga­na­dor de cua­tro Os­car, el ge­nio sue­co tam­bién acu­mu­ló aman­tes e in­fi­de­li­da­des. A cien años de su na­ci­mien­to, le con­ta­mos la vi­da sen­ti­men­tal de es­te se­duc­tor que tu­vo aven­tu­ras con to­das sus actrices y que en­ga­ñó a ca­si to­das.

Se di­ce con fre­cuen­cia que Dios es amor, pe­ro a mí me re­sul­ta más cla­ro si me per­mi­ten de­cir que el amor es Dios. El amor es vi­da y la fal­ta de amor es muer­te, eso lo sé yo por amar­ga ex­pe­rien­cia». Ing­mar Berg­man re­fle­xio­na­ba así en 1960 acer­ca de los dos ejes de su exis­ten­cia en sus cua­der­nos de no­tas. La religión y el amor, Dios y las mu­je­res, mar­ca­ron su obra, pe­ro so­bre to­do su caó­ti­ca vi­da per­so­nal. Mien­tras el ira­cun­do ge­nio adic­to al tra­ba­jo di­ri­gía pe­lí­cu­las co­mo Per­so­na o Fanny y Ale­xan­der y ga­na­ba cua­tro Os­car, su vi­da sen­ti­men­tal era un des­fi­le de aman­tes e in­fi­de­li­da­des. Ca­sa­do cin­co ve­ces, di­vor­cia­do otras cua­tro y pa­dre au­sen­te de nue­ve hi­jos, man­te­ner a to­da su pro­le lo obligó a con­ver­tir­se en au­tor pro­lí­fi­co que, a pe­sar de to­do, so­lía de­cir que sus pe­lí­cu­las eran su «aman­te más exi­gen­te». Cuan­do se cum­plen cien años de su na­ci­mien­to y se acu­mu­lan los ho­me­na­jes en torno a su fi­gu­ra, en Es­pa­ña se pu­bli­can por pri­me­ra vez sus Cua­der­nos de tra­ba­jo, que re­co­gen sus no­tas en­tre 1955 y 1974. «Ma­má es pre­cio­sa, la más her­mo­sa de to­das las per­so­nas que pue­das ima­gi­nar, más her­mo­sa que la Vir­gen Ma­ría», es­cri­bió Berg­man en su no­ve­la au­to­bio­grá­fi­ca Ni­ños de domingo so­bre su ma­dre, Ka­rin. Aun­que sen­tía au­tén­ti­ca ado­ra­ción por ella, su ma­dre siempre se mos­tró te­rri­ble­men­te fría y dis­tan­te con él. Su cuar­ta mu­jer, la pia­nis­ta Kä­bi La­re­tei, lle­gó a de­cir que Berg­man siempre bus­có mu­je­res que le re­cor­da­ran a ella. Berg­man (Upp­sa­la, Sue­cia, 1918) cre­ció ro­dea­do de ico­no­gra­fía re­li­gio­sa. Su pa­dre, Erik, era un pastor lu­te­rano. Mien­tras él y sus her­ma­nos re­ci­bían te­rri­bles cas­ti­gos fí­si­cos y eran en­ce­rra­dos en ar­ma­rios si co­me­tían una in­frac­ción, sus pa­dres man­te­nían las apa­rien­cias fren­te a la con­gre­ga­ción, pe­ro su ma­tri­mo­nio era cual­quier co­sa me­nos idí­li­co. Ob­se­sio­na­do con el cine y el tea­tro des­de que a los 9 años cam­bió va­rios sol­da­dos de plo­mo por una lin­ter­na má­gi­ca, Berg­man se fue de ca­sa a los 19 tras dis­cu­tir con su pa­dre y pe­gar­le un pu­ñe­ta­zo. «'Si me pe­gas, te pe­ga­ré', le di­je. Lo hi­zo y yo tam­bién. To­da­vía re­cuer­do su ca­ra», es­cri­bió. Pa­sa­ron 30 años sin ha­blar­se. Qui­zá por eso a Berg­man nun­ca le in­tere­só for­mar una fa­mi­lia

Su cuar­ta es­po­sa di­jo de Berg­man que bus­ca­ba mu­je­res que le re­cor­da­ran a su ma­dre, fría y dis­tan­te con él

ELSE FIS­HER (1943-1945) Su pri­me­ra es­po­sa le dio una hi­ja, Le­na. Con am­bas hos­pi­ta­li­za­das, él se lio con una ami­ga de Else. ELLEN LUNDSTRÖM (1945-1950) Cuan­do Fis­her sa­lió del hos­pi­tal, Ellen ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da de Berg­man. Tu­vie­ron 4 hi­jos.

GUN GRUT (1951-1959) Tras co­no­cer a es­ta pe­rio­dis­ta tra­mi­tó su se­gun­do di­vor­cio, se ca­só otra vez y tu­vo otro hi­jo.

HARRIET AN­DERS­SON (1953-1955) Berg­man la con­tra­tó con 20 años y es­cri­bió pa­ra ella Un ve­rano con Mó­ni­ca (fo­to), en 1953.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.