Are­nas mo­ve­di­zas

Ame­ná­bar, Una­muno y Mi­llán-as­tray

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ale­jan­dro Ame­ná­bar es­tá ul­ti­man­do una nueva pe­lí­cu­la ti­tu­la­da Mien­tras du­re la gue­rra, que re­tra­ta un tiem­po a tra­vés de un per­so­na­je, am­bos fas­ci­nan­tes: aque­llos años trein­ta, bron­cos, fe­ro­ces, cai­ni­tas, y Mi­guel de Una­muno, el rector por en­ton­ces de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca. Una­muno era, co­mo es sa­bi­do, un sa­bio pro­tei­co, ca­paz de rein­ven­tar­se, afir­mar y rec­ti­fi­car, y es­cri­bir pá­gi­nas im­pres­cin­di­bles pa­ra quien quie­ra en­ten­der sus días. Ka­rra Ele­jal­de le da­rá vi­da en la pan­ta­lla; me­re­ce­rá la pe­na ver­lo. Ame­ná­bar, al pa­re­cer mi­nu­cio­so en su tra­ba­jo, ha que­ri­do do­cu­men­tar­se a fon­do so­bre el per­so­na­je. Pa­ra ello ha re­cu­rri­do al ma­tri­mo­nio Ra­ba­té, afa­ma­dos his­pa­nis­tas fran­ce­ses que tan­to han in­ves­ti­ga­do y es­cri­to acer­ca de es­te ilus­tre bil­baíno, tan sin­gu­lar, de per­so­na­li­dad tan mar­ca­da (tan­to que su her­mano Fé­lix, que aten­día una far­ma­cia en Bilbao, lle­va­ba es­cri­to en su ba­ta blanca una le­yen­da que de­cía: «No me pre­gun­ten por mi her­mano»). Se­gu­ra­men­te se ha­brá de­te­ni­do Ame­ná­bar en uno de los epi­so­dios que más se han uti­li­za­do pa­ra la ins­tan­tá­nea fá­cil del in­te­lec­tual: el ac­to en el que su­pues­ta­men­te in­ter­cam­bió con Mi­llán-as­tray al­gu­na frase que de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca en­ga­la­na su fi­gu­ra y des­tru­ye la del ge­ne­ral le­gio­na­rio. Que­dó pa­ra la his­to­ria que el mi­li­tar bra­mó: «Mue­ra la in­te­li­gen­cia»; tam­bién que el in­te­lec­tual le es­pe­tó: «Ven­ce­réis, pe­ro no con­ven­ce­réis». Al pa­re­cer, no fue así, co­sa que ya han ad­ver­ti­do los pro­pios Ra­ba­té en más de una oca­sión. Es­ta vez ha si­do Se­ve­riano Del­ga­do, bi­blio­te­ca­rio de la Uni­ver­si­dad, el que ha re­cons­trui­do aquel ac­to bas­tan­te ba­nal, muy de aque­llos años, en los que se aca­ba­ban dan­do cua­tro vo­ces y mar­chan­do a to­mar el aperitivo. Ha con­ta­do con los tes­ti­mo­nios pu­bli­ca­dos de al­gu­nos pre­sen­tes (a fal­ta del so­por­te de la gra­ba­ción ra­dio­fó­ni­ca que se reali­zó) que han des­di­bu­ja­do la tea­tra­li­dad em­be­lle­ci­da, el en­fren­ta­mien­to de la ci­vi­li­za­ción con­tra la ‘bru­ti­cie’, ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te tan atrac­ti­va, del en­fren­ta­mien­to en­tre un vie­jo sa­bio doc­to­ral y un mi­li­ta­ro­te bra­vu­cón. La pre­gun­ta es: ¿có­mo se for­mó la le­yen­da? Des­pués de no po­cas in­ves­ti­ga­cio­nes, Del­ga­do ha da­do con las claves. El pri­mer pa­so tie­ne un nom­bre: Hugh Tho­mas. El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co pu­bli­có en los se­sen­ta un li­bro que, an­tes o des­pués, mu­chos he­mos con­sul­ta­do: La gue­rra ci­vil es­pa­ño­la. En los se­ten­ta, y ha­blo por lo que me to­ca, fue un tra­lla­zo una vez tra­du­ci­do y con­sen­ti­da su pu­bli­ca­ción. Las no po­cas im­pre­ci­sio­nes que ex­hi­bía, no obs­tan­te, obli­ga­ron a Tho­mas a re­to­car ca­da una de las edi­cio­nes, lo cual no qui­ta que fue­ra un im­por­tan­te es­fuer­zo. Tho­mas uti­li­zó una na­rra­ción fic­ti­cia de un pro­fe­sor es­pa­ñol, Luis Por­ti­llo, que ha­bía pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ho­ri­zons, pa­ra ilus­trar es­te pa­sa­je, to­mán­do­la co­mo pa­la­bra de ley. Por­ti­llo, exi­lia­do en Lon­dres, no ha­bía es­ta­do en el ac­to ni co­no­cía a Mi­llán-as­tray, pe­ro sí ha­bía tra­ta­do a Una­muno y lo que hi­zo fue re­dac­tar una na­rra­ción fic­ti­cia con cla­ra in­ten­ción li­te­ra­ria, in­ven­tán­do­se, por ejem­plo, el dis­cur­so del le­gio­na­rio. Po­co tiem­po des­pués tam­bién Ricardo de la Cier­va, el his­to­ria­dor es­pa­ñol, to­mó por bueno el re­la­to de Por­ti­llo y lo pu­bli­có de pe a pa. To­do el en­fren­ta­mien­to na­ció de una re­fe­ren­cia lau­da­to­ria que Una­muno reali­zó a José Ri­zal, héroe de la in­de­pen­den­cia fi­li­pi­na, don­de Mi­llán-as­tray ha­bía com­ba­ti­do trein­ta años an­tes, sien­do un cha­val. «Mue­ra la in­te­lec­tua­li­dad trai­do­ra», pu­do ha­ber di­cho Mi­llán en re­fe­ren­cia a Aza­ña y otros in­te­lec­tua­les del Fren­te Po­pu­lar (Una­muno, en prin­ci­pio, ha­bía apo­ya­do el gol­pe, aun­que des­pués se des­di­je­ra), pe­ro ni si­quie­ra es­tá cla­ro en qué cir­cuns­tan­cias. Sí pa­re­ce que Una­muno es­bo­zó al­gún elo­gio de la ca­pa­ci­dad de con­ven­ci­mien­to y de sus ven­ta­jas an­te la sim­ple im­po­si­ción de las ideas, en un dis­cur­so que no fue in­te­rrum­pi­do por Mi­llán-as­tray. Al fi­nal el rector acom­pa­ñó a Car­men Po­lo, la

El mi­li­tar, se di­ce, bra­mó: "Mue­ra la in­te­li­gen­cia", y el in­te­lec­tual le es­pe­tó: "Ven­ce­réis, pe­ro no con­ven­ce­réis". Al pa­re­cer, no fue así

Qmu­jer de Fran­co, al co­che, se­gui­do por el ge­ne­ral. Fo­to­gra­fías cons­ta­tan el apre­tón de ma­nos en­tre am­bos. Pa­ra la dra­ma­ti­za­ción y la be­lle­za fíl­mi­ca es mu­cho más atrac­ti­vo el re­la­to de Por­ti­llo que el real. Po­der re­pre­sen­tar a un vie­jo sa­bio en­fren­tán­do­se me­dian­te dis­cur­so im­pe­ca­ble­men­te de­mo­crá­ti­co a un gol­pis­ta dan­do vo­ces con­tra la fu­nes­ta ma­nía de pen­sar es una ten­ta­ción enor­me. No sé có­mo va a re­tra­tar Ame­ná­bar aquel epi­so­dio en el Pa­ra­nin­fo sal­man­tino un 12 de oc­tu­bre, pe­ro es­pe­ro an­sio­sa­men­te esa pe­lí­cu­la cen­tra­da en una de las jo­yas in­te­lec­tua­les de las que ha dis­pues­to Es­pa­ña a lo lar­go de su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.