La cul­tu­ra del con­sen­ti­mien­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

una de las ac­ti­tu­des que más me sorprenden de es­tos tiem­pos exa­ge­ra­dos que vi­vi­mos es la ido­la­tría de la in­fan­cia. «Pa­ra mí, mis hi­jos son lo más im­por­tan­te del mun­do, por ellos ma­to», pro­cla­ma la gen­te con gran fan­fa­rria, y yo me que­do ma­ra­vi­lla­da. ¿Va­le la pe­na abrir la bo­ca pa­ra de­cir se­me­jan­te ob­vie­dad? ¿Es ne­ce­sa­rio ca­carear­lo? ¿Pa­ra quién no son sus hi­jos al­go pri­mor­dial? Pe­ro hoy en día to­do se so­bre­ac­túa, in­clu­so lo más na­tu­ral, co­mo la pa­ter­ni­dad y la ma­ter­ni­dad. O tal vez de­be­ría de­cir se so­bre­ac­túa es­pe­cial­men­te con res­pec­to a es­te víncu­lo, lo que aca­ba tra­du­cién­do­se en la ido­la­tría a la gen­te me­nu­da. Yo per­te­nez­co a esa ge­ne­ra­ción en la que los ni­ños éra­mos más o me­nos un ce­ro a la iz­quier­da. «Cuan­do seas ma­yor, co­me­rás hue­vos», se nos de­cía pa­ra de­jar bien cla­ro que los ni­ños son eso, ni­ños, y es­tán –o me­jor di­cho es­ta­ban– so­me­ti­dos al cri­te­rio de los pa­dres. Los in­gle­ses, que son más sua­ves en sus ex­pre­sio­nes, uti­li­zan es­ta otra: «Mummy knows best», 'ma­má sa­be me­jor lo que te con­vie­ne'; y por su­pues­to nin­guno de no­so­tros se atre­vía a cues­tio­nar se­me­jan­te dog­ma de fe. Así cre­ce­mos. So­me­ti­dos a tres pa­la­bras que hoy en día son anate­ma: dis­ci­pli­na, obe­dien­cia y con­ten­ción. No es que yo sea nos­tál­gi­ca de tiem­pos pa­sa­dos, es más, con­si­de­ro que se pro­du­cían no po­cos abu­sos e in­jus­ti­cias, pe­ro del es­tre­ñi­mien­to he­mos pa­sa­do a la dia­rrea y aho­ra el ne­ne es –en el más li­te­ral y des­pa­rra­ma­do sen­ti­do de la pa­la­bra– el rey de la ca­sa. Los ni­ños mo­no­po­li­zan las con­ver­sa­cio­nes, y los ma­yo­res es­cu­chan co­mo si ha­bla­ra De­mós­te­nes; los ni­ños de­ci­den qué se co­me en la ca­sa y dón­de hay que ir de va­ca­cio­nes. «Que no se frus­tren», sue­le ser la con­sig­na psi­co­ló­gi­ca más in­vo­ca­da, y to­dos nos que­da­mos ate­rra­dos an­te tan es­pe­luz­nan­te po­si­bi­li­dad, sin re­pa­rar en que la vi­da adul­ta es­tá lle­na de frus­tra­cio­nes y cuan­to an­tes apren­dan que su sa­na vo­lun­tad no ri­ge el uni­ver­so, más pre­pa­ra­dos es­ta­rán pa­ra li­diar con las di­fi­cul­ta­des que les es­pe­ran. Tam­po­co me pa­re­ce de­ma­sia­do pe­da­gó­gi­co que se dé po­der de de­ci­sión a los ni­ños so­bre cier­tos asun­tos. Una ma­dre jo­ven me con­tó el otro día que es­ta­ba vi­vien­do la si­guien­te si­tua­ción. Su hi­jo Ignacio, de nue­ve años, su­fre dis­le­xia y va muy re­tra­sa­do en el co­le­gio, tan­to que el pro­fe­sor le ad­vir­tió de que re­pe­ti­ría cur­so. La ma­dre era par­ti­da­ria de cam­biar­lo a otro co­le­gio con cla­ses me­nos nu­me­ro­sas y una aten­ción más per­so­na­li­za­da. Su ex­ma­ri­do, en cam­bio, no que­ría que el ni­ño per­die­ra sus vie­jas amis­ta­des y pre­fe­ría que re­pi­tie­se cur­so. «Que de­ci­da Ignacio», fue la so­lu­ción al asun­to que pro­pu­so el pa­dre. «Al fin y al ca­bo –ar­gu­men­tó–, se tra­ta de su fu­tu­ro y no po­de­mos con­tra­riar su vo­lun­tad». Lo que más sor­pren­dió a la ate­rro­ri­za­da ma­dre fue que, al co­men­tar la si­tua­ción con ami­gos, mu­chos de ellos es­tu­vie­ron de acuer­do con el pa­dre por­que, se­gún di­je­ron: «¿Có­mo no te­ner en cuen­ta los de­seos del ni­ño, có­mo im­pe­dir­le de­ci­dir so­bre su pro­pia vi­da…?». ¿Sa­be un ni­ño de nue­ve años qué es me­jor pa­ra su fu­tu­ro? ¿Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar se­me­jan­te de­ci­sión? Y en úl­ti­mo tér­mino, ¿es jus­to po­ner so­bre sus hom­bros se­me­jan­te res­pon­sa­bi­li­dad? Otro ca­so que me ha de­ja­do pa­ti­di­fu­sa úl­ti­ma­men­te es lo que en el mun­do an­glo­sa­jón aho­ra lla­man la 'cul­tu­ra del con­sen­ti­mien­to'». Por lo vis­to, una edu­ca­do­ra aus­tra­lia­na, Dean­ne Car­son, ha da­do con un mé­to­do sen­sa­cio­nal pa­ra aca­bar con los abu­sos se­xua­les. Se­gún ella, hay que ex­pli­car a los be­bés des­de el día uno que sus par­tes ín­ti­mas son su­yas y na­die pue­de te­ner ac­ce­so a ellas sin su con­sen­ti­mien­to. Por eso los pa­dres, an­tes de cam­biar el pa­ñal de su be­bé, de­be­rán de­cir ca­da vez: «Aho­ra voy a cam­biar­te, ¿te pa­re­ce bien, das tu per­mi­so?». Co­mo la cria­tu­ra no ha­bla, Dean­ne Car­son su­gie­re pres­tar aten­ción al len­gua­je

Los ni­ños mo­no­po­li­zan las con­ver­sa­cio­nes, y los ma­yo­res es­cu­chan co­mo si ha­bla­ra De­mós­te­nes. "Que no se frus­tren", sue­le ser la con­sig­na psi­co­ló­gi­ca más in­vo­ca­da

cor­po­ral y ha­cer una pau­sa «pa­ra que el be­bé se­pa, des­de la cu­na, que su opi­nión im­por­ta». ¿Y qué ocu­rre, me pre­gun­to yo, si el be­bé se en­co­co­ro­ta, pa­tea, mon­ta un cis­co, se ha­ce pis en­ci­ma del es­for­za­do pa­dre y se nie­ga a ser cam­bia­do? Creo que voy a es­cri­bir a la se­ño­ra Car­son pa­ra que me ilus­tre so­bre có­mo ac­tuar an­te es­ta re­mo­tí­si­ma y al­ta­men­te preo­cu­pan­te even­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.