"Cuen­ta la le­yen­da que una vez se ha­cía ci­ne es­pa­ñol y no sa­lía An­to­nio de la To­rre"

An­to­nio de la To­rre Má­la­ga, 1968. Soy ac­tor y pe­rio­dis­ta. Aca­bo de es­tre­nar 'El reino', un 'th­ri­ller' de un po­lí­ti­co co­rrup­to de la cos­ta es­pa­ño­la que pe­lea por so­bre­vi­vir al ver­se aban­do­na­do por su par­ti­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él -

Xlse­ma­nal. Di­ce que, más que se­ña­lar a un par­ti­do con­cre­to, es­ta pe­lí­cu­la ha­bla de no­so­tros, pe­ro es­tá cla­ro a qué tra­ma se re­fie­ren... [Gür­tel]. An­to­nio de la To­rre. Es pro­ba­ble que se re­co­noz­ca a po­lí­ti­cos con­cre­tos, pe­ro he­mos que­ri­do me­ter­nos en la piel de esa gen­te que se co­rrom­pe, tra­tar de sa­ber por qué lo ha­cen… XL. Pues por di­ne­ro. A.T. Sí, cla­ro; pe­ro, sin jus­ti­fi­car­los, he in­ten­ta­do en­ten­der­los. Una de las co­sas que siem­pre me ha gus­ta­do de es­te ofi­cio es el com­pro­mi­so con la ver­dad. Co­mo ac­tor no tra­to de de­nun­ciar na­da, in­ten­to en­ten­der. XL. ¿Ha ha­bla­do con mu­chos co­rrup­tos pa­ra en­ten­der su per­so­na­je? A.T. No los lla­ma­ría así, di­ría que he ha­bla­do con gen­te que es­tá in­cur­sa en ca­sos de co­rrup­ción y pen­dien­te de sen­ten­cia ju­di­cial. Al­gu­nos se sin­ce­ra­ron y me ex­pli­ca­ron mu­chas co­sas; y eso es de agra­de­cer. A ni­vel per­so­nal se ge­ne­ró una si­tua­ción de em­pa­tía muy ne­ce­sa­ria. XL. Den­tro de po­co lo ve­re­mos en la piel de otro po­lí­ti­co: el ex­pre­si­den­te uru­gua­yo Jo­sé Mu­ji­ca, en sus años co­mo pre­so

tu­pa­ma­ro [La no­che de 12 años]. A.T. Pre­so no: rehén. La dic­ta­du­ra con­vir­tió en rehe­nes a nue­ve tu­pa­ma­ros [gue­rri­lle­ros opo­si­to­res] que ya es­ta­ban pre­sos. Mu­ji­ca era uno de ellos. [Si tu­pa­ma­ros co­me­tía al­gún aten­ta­do, los mi­li­ta­res ma­ta­rían a los rehe­nes]. XL. Y a par­tir de ahí, dos ho­ras y me­dia de pe­lí­cu­la a ba­se de tor­tu­ras tre­men­das. A.T. En­tien­do que la pe­lí­cu­la te ha to­ca­do [son­ríe]. Di­ría que am­bas han re­vi­vi­do al pe­rio­dis­ta que vi­ve en mí, tan­to pa­ra in­ter­pre­tar un per­so­na­je de la Es­pa­ña del non stop de 2007 co­mo pa­ra in­ter­pre­tar a Mú­ji­ca, un re­fe­ren­te ideo­ló­gi­co pa­ra me­dio mun­do. En es­ta oca­sión, tam­po­co he­mos que­ri­do ha­cer un fil­me po­lí­ti­co, sino un via­je de ida y vuel­ta a la lo­cu­ra. XL. Tie­ne on­ce no­mi­na­cio­nes y un Go­ya, ¿eso es buen ojo pa­ra ele­gir sus pa­pe­les o es que es­tá us­ted en to­das las sal­sas? A.T. Una vez es­cu­ché un chis­te muy gra­cio­so: «Cuen­ta la le­yen­da que una vez se ha­cía ci­ne es­pa­ñol y no sa­lía An­to­nio de la To­rre». Es­toy en el ocho por cien­to de los pri­vi­le­gia­dos que vi­ven de es­to. XL. An­tes de ac­tor, fue pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo. A.T. Hi­ce Pe­rio­dis­mo en Ma­drid y me fui a Se­vi­lla a tra­ba­jar en Ca­nal Sur Ra­dio. En­ton­ces era muy fan de Bu­ta­ni­to [Jo­sé Ma­ría Gar­cía], pe­ro vol­ví a Ma­drid y me apun­té en la es­cue­la de Cris­ti­na Ro­ta: lo que en ver­dad que­ría era ser ac­tor. XL. A sus 50, ¿pa­ra qué no tie­ne ya edad? A.T. Pa­ra ser ju­ga­dor del Má­la­ga [ríe]. Ya, co­mo mu­cho, pue­do as­pi­rar a ser pre­si­den­te del equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.