Ani­ma­les de com­pa­ñía

Le­tri­na del re­sen­ti­mien­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

en su en­sa­yo so­bre Ti­be­rio, Gre­go­rio Ma­ra­ñón se­ña­la que, sien­do muy pa­re­ci­do al odio y a la en­vi­dia, el re­sen­ti­mien­to es mu­cho más no­ci­vo pa­ra quie­nes lo pa­de­cen. Pues el odio o la en­vi­dia, aun­que son pa­sio­nes igual­men­te ne­fas­tas, tie­nen una pro­yec­ción es­tric­ta­men­te in­di­vi­dual (se odia o en­vi­dia a una per­so­na en par­ti­cu­lar) y, por lo tan­to, in­va­den tan só­lo una par­te del alma (y, si des­apa­re­ce el mo­ti­vo del odio o la en­vi­dia, el alma pue­de res­ta­ble­cer­se). En cam­bio, el re­sen­ti­mien­to es una pasión más ne­bu­lo­sa o im­per­so­nal, que se di­ri­ge con fre­cuen­cia con­tra el mun­do en­te­ro; pues el re­sen­ti­do no se con­si­de­ra agra­via­do por tal o cual per­so­na en con­cre­to, sino por una con­fa­bu­la­ción de cir­cuns­tan­cias que con­ver­gie­ron en su fra­ca­so. Y, así, el re­sen­ti­mien­to gan­gre­na el alma por com­ple­to, te­nien­do una cu­ra­ción más ar­dua y do­lo­ro­sa. Ma­ra­ñón no niega que un re­sen­ti­do pue­da li­be­rar­se de la pasión que lo des­tru­ye, pe­ro re­co­no­ce que tal cu­ra­ción exi­ge un em­pe­ño de per­fec­cio­na­mien­to mo­ral mu­cho ma­yor que cual­quier otra pasión per­ni­cio­sa. Uno de los re­cur­sos más ha­bi­tua­les del re­sen­ti­do –nos ex­pli­ca Ma­ra­ñón– es la re­dac­ción de anó­ni­mos. «Un ano­ni­mis­ta in­fa­ti­ga­ble que pu­do ser des­cu­bier­to, hom­bre in­te­li­gen­te y muy re­sen­ti­do, de­cla­ró an­te el juez que al es­cri­bir ca­da anó­ni­mo ‘se le qui­ta­ba un pe­so de en­ci­ma’», es­cri­be. Na­tu­ral­men­te, la per­cep­ción de es­te ‘ano­ni­mis­ta’ era erró­nea; pues la es­cri­tu­ra de anó­ni­mos ali­men­ta siem­pre el re­sen­ti­mien­to, que co­mo la adic­ción a las dro­gas ne­ce­si­ta de cons­tan­tes ren­di­cio­nes que el dro­ga­dic­to ex­pe­ri­men­ta eu­fó­ri­ca­men­te co­mo si fue­sen ali­vios… que no ha­cen sino de­rro­tar­lo más. Siem­pre ha si­do há­bi­to del re­sen­ti­do –«ca­lum­nia, que al­go que­da»– re­cu­rrir a los anó­ni­mos in­ju­rian­tes, que le brin­dan un mo­men­tá­neo desaho­go a la vez que gan­gre­nan ca­da vez más su alma. Y siem­pre ha si­do há­bi­to de las so­cie­da­des sa­lu­da­bles per­se­guir y com­ba­tir los anó­ni­mos, que no ha­cen sino en­vi­le­cer el am­bien­te es­pi­ri­tual de la épo­ca. Así ocu­rrió, al me­nos, has­ta la nues­tra, en la que los anó­ni­mos han en­con­tra­do no só­lo pro­tec­ción y es­tí­mu­lo, sino tam­bién le­gi­ti­ma­ción, a tra­vés de la tec­no­lo­gía. ¿Qué son, sino re­sen­ti­dos, esos trolls que in­fes­tan las re­des so­cia­les, los fo­ros de dis­cu­sión vir­tua­les, los co­men­ta­rios de las no­ti­cias pu­bli­ca­das por los me­dios di­gi­ta­les? Se am­pa­ran en el ano­ni­ma­to pa­ra dis­pa­rar in­si­dias, ofensas y za­fie­da­des, di­cen que con una in­ten­ción «pro­vo­ca­do­ra»; pe­ro a to­dos los guía el re­sen­ti­mien­to más acia­go, a ve­ces ex­pues­to des­nu­da­men­te a tra­vés del exa­brup­to, a ve­ces dis­fra­za­do con los an­dra­jos de un pa­té­ti­co gra­ce­jo (que, sin em­bar­go, otros trolls ce­le­bran co­mo si fue­se un ras­go de in­ge­nio). Mi­llo­nes de cuen­tas en las re­des so­cia­les es­tán de­di­ca­das a la di­fu­sión de anó­ni­mos bi­lio­sos que, a su vez, otros re­sen­ti­dos di­fun­den, en una ma­rea de or­gu­llo­sa y so­li­da­ria sa­tis­fac­ción. Y no hay más que aso­mar­se a los co­men­ta­rios que ilus­tran, a mo­do de gar­ga­jos, cual­quier no­ti­cia o crónica pe­rio­dís­ti­ca pu­bli­ca­da en un dia­rio di­gi­tal pa­ra en­fren­tar­se a un hor­mi­gue­ro de in­mun­di­cia ren­co­ro­sa. Sa­be­mos que in­ter­né es una le­tri­na de re­sen­ti­mien­to, pe­ro he­mos lle­ga­do a acep­tar­lo co­mo si tal co­sa. Na­die se de­tie­ne a con­si­de­rar que to­do ese vó­mi­to de ba­zo­fias dic­ta­das des­de la os­cu­ri­dad del ano­ni­ma­to es­tá de­la­tan­do una gra­ve en­fer­me­dad so­cial de muy di­fí­cil cu­ra. Más bien pa­re­ce acep­tar­se que es­ta for­ma de en­vi­le­ci­mien­to co­lec­ti­vo fue­se inevi­ta­ble, in­clu­so… con­ve­nien­te. A ve­ces, con­ver­san­do con per­so­nas ha­bi­tua­das a desen­vol­ver­se en es­tos ám­bi­tos de in­mun­di­cia, he lle­ga­do a la con­clu­sión de que con­vie­ne a nues­tra épo­ca una le­tri­na don­de los per­ver­sos, los fra­ca­sa­dos y los des­con­ten­tos pue­dan desaho­gar­se. Con­vie­ne que una mul­ti­tud cre­cien­te de per­so­nas con con­cien­cia de agra­vio (a ve­ces fun­da­men­ta­da, a ve­ces ima­gi­na­ria) ten­ga a su dis­po­si­ción un des­agua­de­ro que dis­mi­nu­ya su pe­li­gro­si­dad. Con­vie­ne, en fin, que in­ter­né sea una jau­la de mo­nos agi­ta­dos que gri­tan has­ta que­dar­se afó­ni­cos, en­sor­de­ci­dos por el tu­mul­to am­bien­tal. Pe­ro es­ta so­lu­ción, amén de in­ge­nua, nos pa­re­ce re­pug­nan­te­men­te cí­ni­ca. Pues el re­sen­ti­mien­to nun­ca se ‘desaho­ga’, sino que que­da pre­so al fon­do de la con­cien­cia, don­de in­cu­ba y fer­men­ta, in­fil­tran­do to­do nues­tro ser; y aca­ba sien­do el mo­tor de nues­tras ac­cio­nes, has­ta con­ver­tir­nos en ali­ma­ñas. Que es lo que ter­mi­na­rá

Con­vie­ne que in­ter­né sea una jau­la de mo­nos agi­ta­dos que gri­tan has­ta que­dar­se afó­ni­cos, en­sor­de­ci­dos por el tu­mul­to am­bien­tal

Qo­cu­rrien­do, si no reac­cio­na­mos: cons­trui­re­mos una di­so­cie­dad sin leal­tad ni amor, un en­jam­bre de ali­ma­ñas he­ri­das, pres­tas a lan­zar su den­te­lla­da. Pe­ro qui­zá es­to tam­bién con­ven­ga a quie­nes per­mi­ten que in­ter­né sea una le­tri­na del re­sen­ti­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.