«To­do de­pen­de de cua­tro cam­bios prin­ci­pa­les: fí­si­cos, emo­cio­na­les, in­te­lec­tua­les y so­cia­les. E im­pli­can ries­gos si no se rea­li­zan de ma­ne­ra sa­lu­da­ble».

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

pro­bar an­tes las dro­gas y el se­xo. «El pro­me­dio ron­da los 17 años, pe­ro hay quie­nes em­pie­zan su vi­da se­xual a los 12», ad­vier­te la psi­quia­tra Ro­sa Cal­vo, coor­di­na­do­ra del Cen­tro de Sa­lud Men­tal In­fan­til y Juvenil del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Clí­nic de Bar­ce­lo­na. Si pa­ra los pa­dres y pa­ra los pro­pios jó­ve­nes nun­ca ha si­do fá­cil ad­mi­nis­trar la ado­les­cen­cia, hoy la ta­rea es más ar­dua to­da­vía. El com­por­ta­mien­to au­to­des­truc­ti­vo en­tra en­ton­ces en la vi­da de mu­chos jó­ve­nes co­mo una he­rra­mien­ta de au­to­rre­gu­la­ción emo­cio­nal: el do­lor fí­si­co su­pera al su­fri­mien­to in­te­rior y así no se sien­ten tan mal. Po­co des­pués, sin em­bar­go, los ma­los sen­ti­mien­tos re­co­bran fuer­za, se su­man al ma­les­tar por lo que aca­ban de ha­cer y se hun­den más. Y más y más, por­que bus­can­do re­du­cir su an­gus­tia re­pi­ten el pro­ce­so una y otra vez. Un círcu­lo vi­cio­so que va de­jan­do mar­cas por su cuer­po y que sue­len ocul­tar ba­jo la ro­pa, a la es­pe­ra, en al­gu­nos ca­sos, de que al­guien un día las des­cu­bra y las cap­te co­mo una lla­ma­da de so­co­rro. Coor­di­na­do­ra de Sa­lud Men­tal In­fan­til y Juvenil del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na «Que­ría que el su­fri­mien­to pa­ra­se, que­ría apren­der a to­le­rar lo ines­pe­ra­do, a vi­vir sin tan­to do­lor. Que­ría, pe­ro no po­día. No sa­bía. Cual­quier si­tua­ción o im­pre­vis­to era su­fi­cien­te pa­ra ha­cer­me da­ño. Na­die se dio cuen­ta has­ta que me pa­sé. En mi ha­bi­ta­ción ha­bía san­gre por to­das par­tes. Pen­sé que me iba a de­san­grar y tu­ve que pe­dir ayu­da», cuen­ta otro de los ado­les­cen­tes de Mos­que­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.