El su­ce­so ocu­rrió de no­che en Pon­te­ve­dra, cuan­do un gru­po de chi­cos le pa­tea­ron y le in­cre­pa­ron

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - MAR­COS GA­GO

Un jo­ven ma­ri­nen­se, Pa­blo Blan­co, de­nun­ció ayer ha­ber si­do víc­ti­ma de una agre­sión en la ciudad de Pon­te­ve­dra la ma­dru­ga­da de ayer por el me­ro he­cho de lle­var una ca­mi­se­ta con la ban­de­ra na­cio­na­lis­ta y la pa­la­bra «Ga­li­za» es­cri­ta. El in­ci­den­te ocu­rrió, se­gún su ver­sión he­cha pú­bli­ca tam­bién por Ga­li­za No­va, for­ma­ción de la que es mi­li­tan­te, en torno a las cin­co de la ma­ña­na.

Blan­co ex­pli­có: «Ía para a ca­sa e le­va­ba o sua­doi­ro aber­to, coa ban­dei­ra de Ga­li­cia; en­tón, subía para a ca­sa, e es­coi­tei be­rrar a uns ra­pa­ces, pe­ro non fi­xen ca­so de­les por­que pen­sei que non ía co­mi­go a cou­sa». Se­gún re­la­tó, en­ton­ces, un gru­po de cin­co per­so­nas lo ro­dea­ron. «Co­me­za­ron a in­cre­par­me, fo­ron por min, e em­pe­za­ron a pa­ta­das co­mi­go», in­ci­de. El agre­di­do apun­ta que se sor­pren­dió mu­cho al ver­se ob­je­ti­vo de los agre­so­res. «Non sa­bía on­de me­ter­me», afir­mó.

«Ti­ven a sor­te de que pa­sa­ban uns ra­pa­ces por alí, que se me­te­ron no me­dio e sa­cá­ron­me de alí, por­que, se non, non sei», ase­gu­ró, a la vez que pre­ci­sa­ba que se sen­tía «un pou­co des­con­cer- ta­do» con lo ocu­rri­do.

El ma­ri­nen­se ma­ni­fes­tó que se sen­tía to­da­vía más sor­pren­di­do por el pre­sun­to mo­ti­vo del al­ter­ca­do y de por qué los cin­co agre­so­res se fi­ja­ron en él. «Di­cían­me que por que le­va­ba esa ca­mi­se­ta, que is­to era Es­pa­ña e que non se po­dían le­var esas ca­mi­se­tas, e tal, e eu es­ta­ba só, fron­te a cin­co ra­pa­ces de en­tre vin­te e vin­te e cin­co anos», ma­ni­fes­tó.

«Non os co­ñe­cía de na­da, era a pri­mei­ra vez que os vía», pre­ci­só. «Can­do me de­ron as pa­ta­das eu cu­brin­me, non me lem­bro de máis. Sei que re­ci­bín pa­ta­das, pe­ro por sor­te non che­guei a caer ao chan», afir­mó. La apa­ri­ción del se­gun­do gru­po de jó­ve­nes, que in­ter­vi­nie­ron y lo sa­ca­ron de la pe­lea, evi­tó que la co­sa fue­se a más. Blan­co, que no re­sul­tó he­ri­do, no ha­rá una de­nun­cia for­mal y se re­cu­pe­ra de un sus­to que nun­ca ima­gi­nó por el me­ro he­cho de lle­var una ca­mi­se­ta.

La pe­ga­ti­na «GZ»

El BNG de Ma­rín la­men­tó tam­bién, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do pú­bli­co, la agre­sión su­fri­da por su mi­li­tan­te Pa­blo Blan­co. El Blo­que ase­gu­ró que no se tra­ta de un he­cho tan pun­tual co­mo po­dría pen­sar­se. «Non es­ta­mos an­te un ca­so illa­do», sen­ten­cian. El res­pon­sa­ble lo­cal de la for­ma­ción na­cio­na­lis­ta en es­te mu­ni­ci­pio, Xur­xo Agra, afir­mó: «Des­de hai va­rios anos ve­ñen pro­du­cín­do­se ata­ques a vehícu­los polo me­ro fei­to de le­var o ad­he­si­vo ‘‘GZ’’» en los co­ches.

CAPOTILLO

Pa­blo Blan­co, ayer, con la ca­mi­se­ta por la que le agre­die­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.