La sos­pe­cho­sa de­cía que tra­ba­ja­ba en dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes, se­gún el ca­so

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

La sos­pe­cho­sa aún no de­cla­ró ofi­cial­men­te ni en co­mi­sa­ría ni en el juz­ga­do tras ser de­te­ni­da la semana pa­sa­da en el mar­co de es­ta in­ves­ti­ga­ción de la UDEV, a ins­tan­cias de la Fis­ca­lía de Ou­ren­se. Pe­ro nie­ga los he­chos que se le atri­bu­yen. Lo que la policía pu­do com­pro­bar es que no es­ta­ba da­da de al­ta en la Se­gu­ri­dad So­cial ni te­nía apa­ren­te­men­te nin­gún tra­ba­jo, aun­que man­te­nía un al­to ni­vel eco­nó­mi­co.

An­te sus víc­ti­mas se sos­pe­cha que man­te­nía la fa­cha­da de que tra­ba­ja­ba en dis­tin­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas (Xun­ta, Dipu­tación o Con­ce­llo) se­gún las ges­tio­nes o em­pleos por los que se ofre­cie­se a in­ter­me­diar. La policía en­con­tró en un re­gis­tro do­mi­ci­lia­rio tres te­lé­fo­nos mó­vi­les, que su­pues­ta­men­te ma­ne­ja­ba con la in­ten­ción de man­te­ner la fic­ción de que ha­bla­ba con sus con­tac­tos po­lí­ti­cos.

Al­gu­nas víc­ti­mas, al ver que pa­sa­ba el tiem­po y que las pro­me­sas no se ma­te­ria­li­za­ban, con­si­guie­ron que les de­vol­vie­se el di­ne­ro. Otras no de­nun­cia­ron o ne­ga­ron los he­chos, por lo que se cree que el mon­tan­te es­ta­fa­do pu­do ser muy ele­va­do. Las de­nun­cias aún es­tán pen­dien­tes de ser ra­ti­fi­ca­das o am­plia­das a lo lar­go de la ins­truc­ción ju­di­cial, que es in­ci­pien­te y per­ma­ne­ce ba­jo se­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.