«Si se con­fir­ma que la jo­ven fue dro­ga­da con bu­run­dan­ga, se­ría un he­cho pun­tual»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

La alar­ma sal­ta­ba es­ta semana en Lu­go tras sa­lir a la luz las de­nun­cias pre­sen­ta­das por dos jó­ve­nes que pu­die­ron ha­ber si­do dro­ga­das con bu­run­dan­ga al sa­lir de fies­ta. Las dos per­die­ron la con­cien­cia y no la re­cu­pe­ra­ron has­ta unas ho­ras des­pués. Una se des­per­tó en la ca­ma de una pen­sión al la­do de un in­di­vi­duo que no co­no­cía. La otra, en un co­che con otros dos chi­cos con los que tam­po­co te­nía re­la­ción. Gui­ller­mo Brao es el ins­pec­tor y je­fe de la bri­ga­da pro­vin­cial de la Policía Ju­di­cial del Cuer­po Nacional de Policía.

—¿Qué avan­ces hay en es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes?

—Las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núan abier­tas y es­ta­mos es­pe­ran­do a los re­sul­ta­dos de las ana­lí­ti­cas prac­ti­ca­das a las dos jó­ve­nes. En prin­ci­pio son dos ca­sos to­tal­men­te ais­la­dos. Uno es muy gra­ve, y la prue­ba es­tá en que dos va­ro­nes han si­do en­via­dos di­rec­ta­men­te a pri­sión, lo que de­mues­tra cla­ra­men­te la gra­ve­dad de lo que han he­cho. En el se­gun­do ca­so to­do apun­ta a una in­ges­ta ele­va­da de al­cohol por par­te de la jo­ven, pe­ro es al­go que hay que se­guir in­ves­ti­gan­do.

—¿Fue­ron dro­ga­das con bu­run­dan­ga?

—Si se con­fir­ma fi­nal­men­te que la pri­me­ra fue dro­ga­da con bu­run­dan­ga, se­ría un he­cho pun­tual. Ac­tual­men­te es un tér­mino que es­tá de mo­da y al que se re­cu­rre de in­me­dia­to cuan­do su­ce­de al­go así. Hay que te­ner muy pre­sen­te que mez­clar una al­ta can­ti­dad de al­cohol con otras sus­tan­cias pue­de traer con­si­go es­te ti­po de efec­tos. Ade­más, conociendo a los in­di­vi­duos que abu­sa­ron se­xual­men­te de una de las chi­cas, pu­die­ron ha­ber uti­li­za­do cual­quier ti­po de sus­tan­cia.

—En uno de los ca­sos, dos per­so­nas es­tán en pri­sión, pe­ro en el otro no hu­bo de­ten­cio­nes. ¿Sig­ni­fi­ca que uno de los ca­sos es más re­le­van­te?

—En el pri­me­ro de los ca­sos hay un abu­so se­xual en to­da re­gla. Se tra­ta de dos per­so­nas de na­cio­na­li­dad ru­ma­na, una de ellas con nu­me­ro­sos an­te­ce­den­tes, que su­pues­ta­men­te su­mi­nis­tra­ron al­gu­na sus­tan­cia a la chi­ca para des­pués abu­sar se­xual­men­te de ella. Es una jo­ven nor­mal que sa­le con una ami­ga y en un de­ter­mi­na­do mo­men­to se pier­den de vis­ta en un pub. Se tra­ta de dos de­lin­cuen­tes a los que, en mi opi­nión, se les ocu­rrió ha­cer es­to por no ha­cer otra co­sa. En cuan­to al se­gun­do ca­so, por el mo­men­to no se apre­ció nin­gún ti­po de de­li­to y lo que sa­be­mos es que la chi­ca con­su­mió mu­cho al­cohol y es­tu­vo por zo­nas de co­pas don­de se pro­du­cen ha­bi­tual­men­te mu­chos pro­ble­mas.

—¿Qué pro­to­co­lo ini­cia la Policía Nacional an­te es­tos ca­sos?

—No­so­tros ac­tua­mos a par­tir de una de­nun­cia o de la lla­ma­da del juz­ga­do de guar­dia o del hos­pi­tal. Nos en­tre­vis­ta­mos con la víc­ti­ma, al­go que es muy com­pli­ca­do pues­to que se en­cuen­tra psi­co­ló­gi­ca­men­te muy mal o en es­ta­do de shock. A par­tir de lo que ella nos cuen­ta, abri­mos una in­ves­ti­ga­ción que va pa­ra­le­la a la que abre el mé­di­co fo­ren­se.

—¿En qué con­sis­te la in­ves­ti­ga­ción?

—Ini­cia­mos el pro­to­co­lo de de­li­tos se­xua­les y rea­li­za­mos la ca­de­na de cus­to­dia, un pro­ce­di­mien­to para ga­ran­ti­zar dón­de se en­cuen­tran las prue­bas en ca­da mo­men­to de ca­ra al jui­cio.

—¿De dón­de se ex­traen los in­di­cios para pre­sen­tar las prue­bas?

—De ha­blar con tes­ti­gos, de rea­li­zar ins­pec­cio­nes ocu­la­res, de bus­car ves­ti­gios en el es­ce­na­rio don­de se pro­du­jo el he­cho de­lic­ti­vo, en la ro­pa, el ADN...

—¿Hay al­gún in­con­ve­nien­te a la ho­ra de bus­car prue­bas?

—Es muy im­por­tan­te que la víc­ti­ma no se la­ve ni se cam­bie tras la agre­sión se­xual. El pri­mer ins­tin­to es sa­car­se to­do lo que se lle­va en­ci­ma y du­char­se, por­que se sien­te su­cia, pe­ro es im­por­tan­te que no lo ha­ga para no eli­mi­nar prue­bas.

—¿En­tra­ron mu­chas de­nun­cias de es­te ti­po en los úl­ti­mos años?

—No. Por eso in­sis­to en que son ca­sos pun­tua­les. Ha­ce unos me­ses una chi­ca de­nun­ció que apa­re­ció sin ro­pa in­te­rior en el adar­ve de la mu­ra­lla, pe­ro a los po­cos días re­ti­ró la de­nun­cia.

—¿Pue­de que lo hi­cie­se por ver­güen­za y que otras lo si­len­cien por es­te mo­ti­vo?

—Si les su­ce­de es­to, tie­nen que de­nun­ciar, por­que si no­so­tros no te­ne­mos cons­tan­cia no po­de­mos ac­tuar.

—¿Al­gu­na re­co­men­da­ción a las jó­ve­nes?

—Es im­por­tan­te ir acom­pa­ña­do cuan­do se va de fies­ta y se pre­vé una no­che de co­pas, por­que aun­que Lu­go sea una ciudad se­gu­ra, pue­den ocu­rrir he­chos co­mo los su­ce­di­dos ha­ce unos días.

CARLOS CAS­TRO

Gui­ller­mo Brao, en su des­pa­cho en la Co­mi­sa­ría de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.