La «fa­ke me­mory» de la tran­si­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - XOSÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Si las so­cie­da­des avan­za­das se cuen­tan tro­las —fa­ke news— so­bre su pro­pia ac­tua­li­dad, pa­re­ce inevi­ta­ble que el re­la­to del pa­sa­do es­té tru­fa­do de fa­ke me­mory, y que bue­na par­te de lo que nos con­ta­mos so­bre la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca sea un mon­ta­je des­ti­na­do a dar­nos fal­so lus­tre, a cons­truir una his­to­ria ma­ni­quea en la que cua­ren­ta años de te­ne­bro­sa os­cu­ri­dad en­gen­dran —por ma­gia— cua­ren­ta años de bri­llan­te cla­ri­dad, y a con­ver­tir a nues­tra ge­ne­ra­ción en el pro­vi­den­cial ga­lli­to que, con so­lo su can­to, hi­zo sa­lir el sol. Y eso, ade­más de ser fal­so, re­pre­sen­ta una gra­ve in­jus­ti­cia para las ge­ne­ra­cio­nes que crea­ron las ba­ses so­cio­ló­gi­cas de la tran­si­ción, y que des­pués no pu­die­ron dis­fru­tar­la. Por eso es ne­ce­sa­rio lla­mar la aten­ción so­bre es­te ca­me­lo, aun­que so­lo sea para evi­tar que al­gu­nas de­ci­sio­nes de fu­tu­ro se fun­da­men­ten so­bre unas pá­gi­nas de te­beo, y al mar­gen de la his­to­ria real.

El ma­yor de nues­tros erro­res es la des­crip­ción que ha­ce­mos de la so­cie­dad es­pa­ño­la en­tre 1960 y 1975, a la que —abu­san­do de la es­tú­pi­da me­tá­fo­ra de «la Es­pa­ña en blan­co y ne­gro»— he­mos de­ci­di­do des­po­jar de su ful­gu­ran­te mo­der­ni­za­ción, de su in­dus­tria­li­za­ción, de su es­pec­ta­cu­lar cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de su ur­ba­ni­za­ción ace­le­ra­da, y de la ex­pan­sión del sis­te­ma edu­ca­ti­vo que for­mó a los que hi­ci­mos po­si­ble lo que su­ce­dió des­pués. Tam­bién he­mos bo­rra­do de aquel mo­men­to el arran­que de las in­fra­es­truc­tu­ras del desa­rro­llo —el puen­te de Ran­de, el CSIC y Za­ra son pre­cons­ti­tu­cio­na­les—; el na­ci­mien­to de la sa­ni­dad —ca­si to­dos los hos­pi­ta­les de re­fe­ren­cia que te­ne­mos hoy, re­no­va­dos o tal cual, son an­te­rio­res a 1975; los pla­nes hi­dráu­li­cos que nos man­tie­nen lim­pios y ali­men­ta­dos; el modelo ener­gé­ti­co que sos­tu­vo la in­dus­tria­li­za­ción, y la nor­ma­li­dad y la ale­gría en la que —aún ca­ren­tes de libertad po­lí­ti­ca— vi­vi­mos la pro­di­gio­sa dé­ca­da de los 60. Gracias a la fa­ke me­mory, se­gui­mos cre­yen­do que los es­pa­ño­les de 1975, ade­más de pro­ta­go­ni­zar la tran­si­ción —co­sa cier­ta e im­pre­sio­nan­te—, he­mos crea­do, de la na­da, la so­cie­dad que la hi­zo, co­sa que, ade­más de ser im­po­si­ble, es ab­so­lu­ta­men­te fal­sa.

La tran­si­ción no es obra de una so­cie­dad po­bre, os­cu­ra, tu­lli­da e in­cul­ta, sino de una so­cie­dad que, para su tiem­po, ya era mo­der­na. La par­te más di­fí­cil de to­da tran­si­ción —una so­cie­dad de cla­ses me­dias, cul­ta, con só­li­do cre­ci­mien­to y pa­ci­fi­ca­da— la ha­bían he­cho nues­tros pa­dres, a par­tir —¡ellos sí!— de la mi­se­ria, el do­lor y la gue­rra. Y a no­so­tros so­lo nos que­da­ba aque­lla úl­ti­ma ta­rea que Suá­rez —ex ministro de Fran­co— des­cri­bió con de­li­cio­sa exac­ti­tud en su cé­le­bre de­fen­sa de la Ley de Re­for­ma Po­lí­ti­ca y, por en­de, de to­da la tran­si­ción: «ha­cer nor­mal en las ins­ti­tu­cio­nes lo que en la ca­lle ya es nor­mal».

Nues­tro acier­to, en realidad, se li­mi­tó a no en­tor­pe­cer la iner­cia de la libertad. Y se­re­mos muy in­jus­tos si, a ba­se de fa­ke me­mory, lle­gá­se­mos a creer que la Cons­ti­tu­ción ge­ne­ró un pue­blo li­bre, en vez de re­cor­dar que un pue­blo ya li­bre se dio su Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.