La mi­nis­tra Ce­laá me po­ne

El Con­se­jo de Mi­nis­tros no es el lu­gar para arre­me­ter con­tra los ad­ver­sa­rios, pe­ro las cos­tum­bres han cam­bia­do y no se­ré yo quien pro­tes­te.

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Les ten­go que con­fe­sar un nue­vo vi­cio ad­qui­ri­do: es­cu­char to­dos los viernes a la por­ta­voz del go­bierno, do­ña Isa­bel Ce­laá. Es que sus rue­das de pren­sa son una ilu­mi­na­ción ca­si ce­les­tial para cual­quier comentarista po­lí­ti­co. Tie­ne la sa­na cos­tum­bre de ini­ciar­las con un ba­lan­ce se­ma­nal que no tie­ne mu­cha pro­fun­di­dad, pe­ro nos re­cuer­da lo ocu­rri­do en los úl­ti­mos sie­te días, por si nos fa­lla la me­mo­ria. Por ejem­plo, que se ce­le­bró el aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción. La se­ño­ra Ce­laá apro­ve­cha ese re­pa­so para co­lo­car al­gún ad­je­ti­vo, nor­mal­men­te fa­vo­ra­ble al Go­bierno, co­mo es su obli­ga­ción. De pa­so, le co­lo­ca un re­jo­na­zo a la opo­si­ción, lo cual ha­ce que al­gún me­dio in­for­ma­ti­vo ca­li­fi­que co­mo «mi­tin» su re­po­sa­da ex­po­si­ción. Siem­pre se di­jo que el Con­se­jo de Mi­nis­tros no es el lu­gar para arre­me­ter con­tra los ad­ver­sa­rios, pe­ro las cos­tum­bres han cam­bia­do y no se­ré yo quien pro­tes­te: que lo ha­gan Ciu­da­da­nos y el PP.

A ve­ces, pa­sa­do al­gún tiem­po, la se­ño­ra Ce­laá tie­ne que es­con­der sus con­vic­cio­nes, por­que su pre­si­den­te se las des­mien­te. La úl­ti­ma es re­cien­te: la se­ño­ra Ce­laá ha­bía di­cho el 21 de sep­tiem­bre que en la pro­pues­ta del Go­bierno so­bre afo­ra­mien­tos «no en­tra en ab­so­lu­to» re­ti­rar la in­vio­la­bi­li­dad al rey. Y aña­dió: «Es im­por­tan­te que la man­ten­ga». No se sa­be por qué, pa­sa­dos dos me­ses, el pre­si­den­te Sánchez de­cla­ró que sí, que se po­día ha­cer y que al rey no le pa­re­ce mal. ¿Cam­bió de cri­te­rio el pre­si­den­te o su por­ta­voz es­ta­ba mal in­for­ma­da? No se le pue­de pre­gun­tar a Car­men Cal­vo, por­que Sánchez el 21 de sep­tiem­bre ya es­ta­ba en La Mon­cloa y, se­gún ella, el pre­si­den­te so­lo se des­do­bla en­tre el an­tes y el des­pués de ac­ce­der a la pre­si­den­cia.

Pe­ro lo me­jor fue ayer. Ayer, la se­ño­ra Ce­laá pro­cla­mó el in­dis­cu­ti­do de­re­cho de Su­sa­na Díaz a pre­si­dir la Jun­ta de An­da­lu­cía por­que fue la ga­na­do­ra de las elec­cio­nes. Per­dió ca­tor­ce es­ca­ños por el ca­mino, pe­ro efec­ti­va­men­te ga­nó. Sin em­bar­go, hen­chi­da de en­tu­sias­mo so­cia­lis­ta, de­cla­ró que al Go­bierno le sor­pren­de que el Par­ti­do Po­pu­lar y Ciu­da­da­nos «se arro­guen el de­re­cho a for­mar Go­bierno». Ca­ram­ba, se­ño­ra mi­nis­tra: ya pu­do pen­sar lo mis­mo el PSOE cuan­do ga­nó el PP con Ja­vier Are­nas co­mo can­di­da­to, y se unie­ron los so­cia­lis­tas e Iz­quier­da Uni­da para pa­sar­lo a la opo­si­ción. Y ya pu­do pen­sar lo mis­mo don Pe­dro Sánchez cuan­do con so­lo 84 dipu­tados en­ca­be­zó una mo­ción de cen­su­ra con­tra Ra­joy, que te­nía 134. Cla­ro que, me­ti­dos en es­tos aná­li­sis de tex­to, al­go pa­re­ci­do ha­bría que de­cir­le al PP: siem­pre pre­di­có que de­bía gobernar la lis­ta más vo­ta­da, pe­ro, cuan­do esa lis­ta no es su­ya, pue­de ha­cer un pac­to para des­ban­car al ga­na­dor. Y des­pués unos y otros nos pi­den que nos fie­mos de su pa­la­bra y de su sen­ti­do del ho­nor. ¡Ven­ga ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.