Ga­li­cia del si­len­cio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Las no­ches son lar­gas y la so­le­dad ha­bi­ta la Ga­li­cia del si­len­cio. El país des­po­bla­do, cen­te­na­res de al­deas de­sola­das don­de an­tes hu­bo vi­da. La emi­gra­ción y el éxo­do ha­cia el li­to­ral del país, la hui­da a las ciu­da­des de la costa, y otra vez la emi­gra­ción eco­nó­mi­ca por ra­zo­nes la­bo­ra­les y el des­pla­za­mien­to de nues­tros jó­ve­nes —«to­da a te­rra é país»— a la Eu­ro­pa de aco­gi­da, han va­cia­do mul­ti­tud de al­deas y lu­ga­res, de pa­rro­quias y de bur­gos de la Ga­li­cia in­te­rior, que es­tán en tran­ce de des­apa­ri­ción, en una geo­gra­fía de can­ta­ri­nes y so­no­ros nom­bres que anun­cian su ex­tin­ción.

La Ga­li­cia ocul­ta es­con­de te­so­ros de la cultura campesina, an­ti­guos nú­cleos de po­bla­ción, en­cru­ci­ja­das de ca­mi­nos que no lle­van a nin­gún lu­gar, cru­cei­ros que ya no es­cu­chan sú­pli­ca al­gu­na, es­cue­las ce­rra­das que fue­ron le­van­ta­das por la morriña so­li­da­ria de in­dia­nos emi­gra­dos a Cu­ba o a la Ar­gen­ti­na, y so­bre to­do un in­men­so ca­tá­lo­go de si­len­cios don­de to­da­vía ha­bi­ta el eco de los mur­mu­llos que un día fue­ron ri­sas o can­cio­nes de despedida, o las cartas es­cri­tas en el vien­to de un hi­jo que re­la­ta a sus pa­dres la fe de vi­da de to­das las le­ja­nías.

Y el vie­jo ma­pa de la re­sis­ten­cia, de los bur­gos y las pa­rro­quias que se nie­gan a mo­rir, a ser fa­go­ci­ta­das por el ol­vi­do y los ol­vi­dos, cuen­tan to­da­vía una his­to­ria ca­lla­da, una his­to­ria mu­da por des­cu­brir des­de la ima­gi­na­ción per­di­da de quie­nes na­cie­ron y vi­vie­ron el ellas.

Pue­des oír el ga­lo­pe de un ca­ba­llo que cruza la niebla, re­cor­dar a quie­nes ya­cen para siem­pre en el pe­que­ño cam­po­san­to jun­to al atrio fa­mi­liar de la vie­ja igle­sia en don­de ya no ta­ñen las cam­pa­nas, ni sue­na la mú­si­ca el día del pa­trón. Pue­des in­da­gar en la me­mo­ria de las al­deas que se han que­da­do huér­fa­nas de vi­da, y leer en los men­sa­jes que trae el ai­re de la ma­ña­na las vie­jas cró­ni­cas de lo que han si­do, de lo que he­mos si­do co­mo pue­blo. Y el río si­gue dis­cu­rrien­do pe­re­zo­so va­lle aba­jo, y la som­bra del car­ba­llo pe­tru­cio, del ár­bol to­té­mi­co y fun­da­cio­nal si­gue dan­do am­pa­ro a quien so­lía co­bi­jar­se ba­jo sus ra­mas, y hoy so­lo da som­bra a las som­bras. En in­vierno ba­ja el lobo a la al­dea don­de ya no hay co­rra­les ni ga­na­do en las cua­dras, y en el al­féi­zar de una ven­ta­na des­ven­ci­ja­da una plan­ta an­ti­gua nos re­ga­la, a na­die, una flor ca­da pri­ma­ve­ra, mien­tras la bri­sa jue­ga a per­se­guir­se ha­cien­do re­mo­li­nos jun­to a la fuen­te se­ca.

Ga­li­cia de to­das las so­le­da­des don­de las no­ches son lar­gas y se han con­ver­ti­do en una tie­rra de si­len­cios des­ha­bi­ta­dos. Ga­li­cia ro­ta y que­bra­da ma­pa ci­vil de un tie­rra de­sola­da, mi país de to­dos los si­len­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.