To­rra or­de­na una pur­ga en los Mos­sos por car­gar con­tra in­de­pen­den­tis­tas

Da un ul­ti­má­tum al con­se­je­ro de In­te­rior para que de­pu­re la cú­pu­la de la policía ca­ta­la­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - CRIS­TIAN REINO

Quim To­rra dio ayer el gol­pe de au­to­ri­dad in­terno más con­tun­den­te des­de que fue in­ves­ti­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha­ce seis me­ses. Tras las car­gas que rea­li­za­ron los Mos­sos d’Es­qua­dra el jue­ves pa­sa­do en Ge­ro­na y Ta­rra­sa con­tra ma­ni­fes­tan­tes del in­de­pen­den­tis­mo ra­di­cal, To­rra lan­zó un ul­ti­má­tum a su con­se­je­ro de In­te­rior para que ha­ga los cam­bios ne­ce­sa­rios en la cú­pu­la de su de­par­ta­men­to. De no cor­tar ca­be­zas, se­rá él mis­mo quien lo ha­ga, se­gún le hi­zo sa­ber a Mi­quel Buch a tra­vés de TV-3.

El con­se­je­ro de In­te­rior vuel­ve a es­tar en el dis­pa­ra­de­ro. Exal­cal­de del PDECat y dipu­tado de JxCat, Buch for­ma par­te del nú­cleo de con­fian­za de To­rra y Puig­de­mont. Pe­ro se ha con­ver­ti­do en la bes­tia ne­gra de la CUP y de los CDR. Los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas exi­gie­ron ayer su di­mi­sión in­me­dia­ta, al re­sul­tar el jue­ves he­ri­da una de sus dipu­tadas, Ma­ría Sir­vent, que re­ci­bió el im­pac­to en una mano de un pro­yec­til de foam, el ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios que sus­ti­tu­yó a las pe­lo­tas de go­ma. La CUP acu­só a los Mos­sos de dis­pa­rar di­rec­ta­men­te con­tra la par­la­men­ta­ria, que aten­día en el sue­lo a una jo­ven con un gol­pe en la ca­be­za.

En los en­fren­ta­mien­tos en­tre po­li­cías y se­ce­sio­nis­tas re­sul­ta­ron he­ri­das una cin­cuen­te­na de ma­ni­fes­tan­tes en­tre Ge­ro­na y Ta­rra­sa y una vein­te­na de agen­tes. Tres per­so­nas fue­ron de­te­ni­das, dos de las cua­les pa­sa­ron ayer a dis­po­si­ción ju­di­cial acu­sa­das de des­ór­de­nes pú­bli­cos. To­rra dio en prin­ci­pio cua­tro días a Buch para que re­suel­va la cri­sis, pe­ro al fi­nal no se­rán ni dos, ya que se han ci­ta­do para hoy para ce­le­brar una reunión para aca­bar de per­fi­lar los ce­ses. «Ana­li­za­re­mos a fon­do qué pa­só en las con­cen­tra­cio­nes del jue­ves y ha­re­mos los cam­bios que sean ne­ce­sa­rios», afir­mó el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat des­de Es­lo­ve­nia. «De­be­mos re­vi­sar to­dos nues­tros pro­to­co­los de ac­tua­ción. Cuan­do los ca­ta­la­nes ve­mos se­gún qué imá­ge­nes no nos sen­ti­mos a gus­to y eso pre­ci­sa­men­te es lo que de­be­mos ver có­mo co­rre­gir», aña­dió dos ho­ras des­pués de lan­zar el ul­ti­má­tum y en un tono me­nor. Buch tam­bién ha­bló de que se tie­nen que re­vi­sar los pro­to­co­los y res­pon­sa­bi­li­zó de lo ocu­rri­do a los gru­pos an­ti­fas­cis­tas ra­di­ca­les que qui­sie­ron «ata­car de ma­ne­ra vio­len­ta» a la policía, lo que obli­gó a los Mos­sos a em­plear la fuer­za para evi­tar la con­fron­ta­ción en­tre es­tos y los par­ti­da­rios de Vox.

El con­se­je­ro re­co­no­ció erro­res y di­jo que vio co­sas que no gus­tan ni a la so­cie­dad, ni al cuer­po, ni a él mis­mo, ni al pre­si­den­te. «Al­gu­nos no si­guie­ron el pro­to­co­lo; no me tem­bla­rá el pulso si se de­mues­tra que al­guno se ex­tra­li­mi­tó», di­jo. Se ba­rrun­ta un cho­que en­tre To­rra y Buch, pues el pre­si­den­te apun­ta­ba ha­cia los mandos, mien­tras que el con­se­je­ro po­nía el fo­co en los agen­tes. El pro­ble­ma para Buch es que llue­ve so­bre mo­ja­do. El Go­bierno catalán lle­va se­ma­nas ad­vir­tien­do de una ra­di­ca­li­za­ción de las pro­tes­tas se­ce­sio­nis­tas. El pa­sa­do 29 de sep­tiem­bre aca­ba­ron en gra­ves dis­tur­bios y tam­bién el 1 de oc­tu­bre de es­te año, en el que se pro­du­jo un in­ten­to de asal­to al Par­la­men­to catalán.

Ata­ques des­de am­bos flan­cos

El con­se­je­ro del In­te­rior es­tá con­tra las cuer­das. Ayer pi­die­ron su di­mi­sión des­de to­dos los flan­cos y tam­bién los sin­di­ca­tos po­li­cia­les. La CUP por­que cree que ha per­di­do el con­trol de la policía y el PP y los sin­di­ca­tos por­que a su en­ten­der no de­fen­dió al cuer­po. Tie­ne a su fa­vor el he­cho de que la CUP ya no es im­pres­cin­di­ble para ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad del Eje­cu­ti­vo catalán. Son más preo­cu­pan­te para sus in­tere­ses los cues­tio­na­mien­tos pú­bli­cos de ERC y JxCat. Jo­sep Costa, vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, com­pa­ró la ac­tua­ción de los Mos­sos con la de la policía el 1-O. Costa lla­mó a ha­cer una pur­ga en la bri­ga­da mó­vil. Y es que el in­de­pen­den­tis­mo no se fía de la uni­dad de an­ti­dis­tur­bios de los Mos­sos, a la que acu­sa de es­tar in­te­gra­da por ex po­li­cías na­cio­na­les y ex guar­dias ci­vi­les con­tra­rios al pro­cés.

JO­SEP LA­GO AFP

In­de­pen­den­tis­tas ra­di­ca­les se en­fren­ta­ron a los «mos­sos» que los se­pa­ra­ban de una con­cen­tra­ción de par­ti­da­rios de Vox.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.