Un en­torno ideal pa­ra el senderismo

El Ca­mino o la nue­va Ru­ta das Fer­ven­zas ha­cen de Ba­rro el pa­raí­so de los ca­mi­nan­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial1 - - Reportaje - S.B.

Ca­mi­nar por el mu­ni­ci­pio de Ba­rro es un pla­cer pa­ra los sen­ti­dos. Ru­tas en­tre vi­ñe­dos, un en­torno na­tu­ral in­com­pa­ra­ble, un pa­tri­mo­nio muy ri­co y nue­vos ca­mi­nos por des­cu­brir ha­cen del senderismo la me­jor for­ma de vi­si­tar el con­ce­llo que es­tos días se pre­pa­ra pa­ra una de sus ci­tas más im­por­tan­tes, la Fes­ta do Vi­ño.

Echa­mos a an­dar, y la pri­me­ra y más im­por­tan­te re­fe­ren­cia es el Ca­mino Por­tu­gués a San­tia­go, que atra­vie­sa Ba­rro de sur a nor­te y que en su ma­yor par­te dis­cu­rre en­tre vi­ñe­dos. La ru­ta dis­cu­rre por las pa­rro­quias de A Por­te­la, Agu­de­lo y Ba­rro, por un en­torno na­tu­ral que des­de el Con­ce­llo des­cri­ben co­mo «in­com­pa­ra­ble». La ca­mi­na­ta en­tre te­rras de la­bran­za y vi­des ayu­da a que el trán­si­to de los pe­re­gri­nos por es­te mu­ni­ci­pio sea to­da­vía más so­se­ga­da si ca­be que en el res­to de la ru­ta ha­cia San­tia­go, ade­más de to­par­se a lo lar­go de to­do el Ca­mino con la po­si­bi­li­dad de ver an­ti­guos cru­cei­ros, cru­zar o bor­dear re­ga­tos, vi­si­tar igle­sias y ha­cer un al­to en cui­da­das áreas de des­can­so.

El ca­mi­nan­te en­tra en Ba­rro des­de la pa­rro­quia pon­te­ve­dre­sa de Cer­pon­zóns tras ha­ber re­co­rri­do una de­ce­na de ki­ló­me­tros des­de la ca­pi­tal pro­vin­cial. Se lle­ga por el lu­gar de San Ama­ro, que per­te­ne­ce a la pa­rro­quia de A Por­te­la. El iti­ne­ra­rio con­ti­núa jun­to al me­són, pa­san­do jun­to a un área de des­can­so, y en el lu­gar de A Can­ce­la se en­cuen­tra el des­vío que lle­va a A Por­te­la, don­de se en­cuen­tra el al­ber­gue de pe­re­gri­nos de Ba­rro, don­de tam­bién se fa­ci­li­ta el ac­ce­so a la igle­sia de San Ma­me­de.

La ru­ta ja­co­bea con­ti­núa des­de es­te pun­to ha­cia la pa­rro­quia de Agu­de­lo, que tam­bién cuen­ta con pun­tos de in­te­rés pa­ra el ca­mi­nan­te. Uno de ellos es el cru­cei­ro de Amo­ni­sa, que in­clu­ye una cla­ra re­fe­ren­cia al Ca­mino. Se tra­ta de una ta­lla que re­pre­sen­ta a San­tia­go pe­re­grino en el fus­te mi­ran­do al nor­te, ha­cia Com­pos­te­la, pun­to fi­nal de la ru­ta.

En Agu­de­lo es re­co­men­da­ble des­viar­se pa­ra vi­si­tar la igle­sia de San Mar­ti­ño, una cons­truc­ción ro­má­ni­ca del si­glo XII de la que se con­ser­va la por­ta­da oc­ci­den­tal y el áb­si­de se­mi­cir­cu­lar. Dis­tin­tos es­tu­dio­sos atri­bu­yen la por­ta­da prin­ci­pal y la or­na­men­ta­ción a la es­cue­la com­pos­te­la­na del maes­tro Ma­teo. Las imá­ge­nes de los ca­pi­te­les y del tím­pano prin­ci­pal re­pre­sen­tan ani­ma­les con fi­gu­ras hu­ma­nas, ins­tru­men­tos co­mo la zan­fo­ña o a san Mar­tín con un cor­de­ro.

A la sa­li­da de Agu­de­lo el Ca­mino avan­za pa­ra sa­lir a la ca­rre- te­ra pro­vin­cial EP-9407. El ca­mi­nan­te en­con­tra­rá allí el mo­jón que se­ña­la que so­lo le res­tan 50 ki­ló­me­tros has­ta San­tia­go.

El Ca­mino con­du­ce ha­cia el nú­cleo de A Se­ca, al pie de la N-550. A unos cien­tos de me­tros se si­túa el área re­crea­ti­va del río Ba­ro­sa, que tie­ne una zo­na de ba­ño y tam­bién es muy re­co­men­da­ble. De ahí al lí­mi­te municipal con Cal­das, si­guien­te eta­pa del Ca­mino, ape­nas hay unos cen­te­na­res de me­tros.

Se­ga­de y Ba­ro­sa

Pre­ci­sa­men­te, Ba­rro y Cal­das es­tán uni­dos des­de ha­ce unos me­ses por otra ru­ta de senderismo que co­nec­ta dos pa­ra­jes na­tu­ra­les úni­cos: las cas­ca­das de Ba­ro­sa y de Se­ga­de. Ob­via­men­te, se ha bau­ti­za­do co­mo Ru­ta das Fer­ven­zas, y cu­bre una dis- tan­cia de cer­ca de quin­ce ki­ló­me­tros atra­ve­san­do Ba­rro, Por­tas y Cal­das de Reis.

La ru­ta dis­cu­rre por par­tes de sen­da, vías pe­cua­rias o ca­mi­nos fo­res­ta­les. Aun­que el sen­de­ro no pre­sen­ta di­fi­cul­tad téc­ni­ca, sí tie­ne al­gu­na zo­na de des­ni­vel, por lo que se re­co­mien­da el uso de bas­to­nes. El agua que acom­pa­ña en la sa­li­da en Ba­ro­sa y en la lle­ga­da a Se­ga­de se mez­cla con la pie­dra y con el ver­de del mon­te a lo lar­go de un re­co­rri­do que se pue­de com­ple­tar en tres ho­ras y me­dia.

Ade­más del va­lor pai­sa­jís­ti­co y cul­tu­ral que reúnen am­bas cas­ca­das, la ru­ta pa­sa por de­lan­te del ta­ller ar­te­sa­nal de cam­pa­nas Ocam­po en Ba­dou­cos (Ar­cos da Con­de­sa) —que se pue­de vi­si­tar con ci­ta—, una an­ti­gua es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca, el pe­tro­gli­fo Pe­dra da Gra­da o las rui­nas de la Fá­bri­ca de la Luz, en­tre otros ele­men­tos de evi­den­te in­te­rés.

Pe­que­ñas ca­pi­llas

Pe­ro no son es­tos los pun­tos de in­te­rés pa­tri­mo­nial en Ba­rro. Pe­que­ñas ca­pi­llas en las di­fe­ren­tes pa­rro­quias tam­bién tie­nen su ele­va­do va­lor. Ade­más de las re­fe­ri­das de San Ama­ro en A Por­te­la o San Mar­ti­ño en Agu­de­lo, me­re­ce la pe­na de­te­ner­se en las de No­sa Se­ño­ra das Vir­tu­des en Ba­rro, y Búa en San An­to­ni­ño. Otros pun­tos de in­te­rés pa­ra el vi­si­tan­te son el Pa­zo da Cre­ga, en San An­to­ni­ño; la to­rre y el pa­zo de San Antonio; o el Pe­to de Áni­mas de Po­rráns.

To­do un te­so­ro na­tu­ral y pa­tri­mo­nial que ha­cen de Ba­rro un pa­ra­je úni­co.

FO­TO EMILIO MOL­DES

Ha­ce ape­nas un mes, Ba­rro es­tre­nó la Ru­ta das Fer­ven­zas: une la de Ba­ro­sa con Se­ga­de, en Cal­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.