«A San­xen­xo lle­gan clien­tes y sa­len ami­gos, nos des­vi­vi­mos por la gen­te»

El CETS agru­pa a la ma­yo­ría de los es­ta­ble­ci­mien­tos tu­rís­ti­cos de la ca­pi­tal es­ti­val de las Rías Bai­xas y jue­ga un im­por­tan­te pa­pel en la pro­mo­ción ex­te­rior de la mar­ca en­tre los vi­si­tan­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial1 - - Entrevista - M. GA­GO

La apues­ta del CETS por la ca­li­dad y la mo­der­ni­za­ción del sec­tor tu­rís­ti­co ha si­do vi­tal pa­ra con­se­guir que San­xen­xo man­ten­ga su po­si­ción de li­de­raz­go en el ve­rano en el nor­te de Es­pa­ña.

— ¿Có­mo es­tá sien­do la tem­po­ra­da es­ti­val es­te año en San­xen­xo?

—Es­tá sien­do una bue­na tem­po­ra­da. San­xen­xo tie­ne una mar­ca pro­pia, una iden­ti­dad tu­rís­ti­ca con­so­li­da­da que, so­bre to­do en los úl­ti­mos 16 años, des­de el CETS, nos he­mos es­for­za­do por con­so­li­dar. Creo que po­de­mos de­cir que en es­tos úl­ti­mos 25 años, pa­ra que que­de cla­ro que hu­bo un tra­ba­jo an­te­rior al Con­sor­cio y que re­co­no­ce­mos, se ha he­cho un tra­ba­jo muy in­ten­so. Creo que hoy, a ni­vel de tu­ris­mo va­ca­cio­nal de tem­po­ra­da, San­xen­xo es la gran mar­ca en el nor­te de Es­pa­ña.

— Tra­duz­ca es­ta va­lo­ra­ción en da­tos más con­cre­tos.

—Creo que no hay un des­tino que ten­ga la im­por­tan­cia en el nú­me­ro de pla­zas o de alo­ja­mien­tos que tie­ne San­xen­xo. Se ha con­so­li­da­do no so­la­men­te en ve­rano, tam­bién ha cre­ci­do en in­vierno. Po­si­ble­men­te hay gen­te que no lo sa­be, pe­ro yo me acuer­do ha­ce 16 años cuan­do asu­mí la pre­si­den­cia del Con­sor­cio, que a mi se me lla­ma­ba, al­gu­na vez por Se­ma­na San­ta pa­ra pre­gun­tar la ocu­pa­ción y en ju­lio y en agos­to. Hoy se me lla­ma pa­ra sa­ber la ocu­pa­ción en Fin de Año, el puen­te de san José, car­na­va­les, Se­ma­na San­ta, las Le­tras Ga­le­gas, 1 de ma­yo, ju­nio, ju­lio, agos­to, sep­tiem­bre, pa­ra puen­te del Ma­ris­co, Di­fun­tos y la Cons­ti­tu­ción. Es­to sig­ni­fi­ca que es­ta­mos tra­ba­jan­do más tiem­po que an­tes. Aho­ra lo ha­ce­mos de una for­ma más o me­nos re­gu­lar des­de Se­ma­na San­ta has­ta prin­ci­pios de oc­tu­bre co­mo mí­ni­mo. San­xen­xo tie­ne 15.000 pla­zas de alo­ja­mien­to. Es­te es un da­to que hay que va­lo­rar­lo en su reali­dad. Si yo di­go que ten­go un 10 % de ocu­pa­ción ha­blo de 1.500 pla­zas, que es más del 100 % de la ma­yo­ría de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos de Ga­li­cia, con la ex­cep­ción de los gran­des des­ti­nos. Me atre- ve­ría a de­cir que he­mos mul­ti­pli­ca­do por cua­tro la ofer­ta hos­te­le­ra en los úl­ti­mos 25 años.

— ¿Cuán­tos es­ta­ble­ci­mien­tos hay en San­xen­xo.?

—Hay cer­ca de 250 si ha­bla­mos de to­do ti­po de alo­ja­mien­to, sin con­tar los apar­ta­men­tos de uso tu­rís­ti­co. Me re­fie­ro con es­tos 250 a cám­pings, hos­ta­les, apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos con­so­li­da­dos, ho­te­les, pen­sio­nes...

— ¿Cuá­les son las for­ta­le­zas de la ofer­ta tu­rís­ti­ca de San­xen­xo?

—Lo pri­me­ro es el tra­ba­jo que he­mos he­cho a la ho­ra de co­mer­cia­li­zar. Se­gun­do, sol y pla­ya. No de­cir es­to es men­tir. So­mos el gran des­tino de sol y pla­ya del nor­te de Es­pa­ña. San­xen­xo lle­va años tra­ba­jan­do pa­ra ser al­go más. Te­ne­mos los me­jo­res are­na­les de to­do el nor­te, so­mos los pri­me­ros en ban- de­ras azu­les de Es­pa­ña, y eso ga­ran­ti­za una ca­li­dad de ba­ño y de pla­ya. Sin du­da nin­gu­na, otra for­ta­le­za es nues­tra gen­te, que es el otro va­lor más im­por­tan­te que te­ne­mos. A San­xen­xo lle­gan clien­tes y sa­len ami­gos. Nos des­vi­vi­mos por aten­der a la gen­te. Nos preo­cu­pa­mos por la ca­li­dad de la aten­ción de la gen­te y si nos te­ne­mos que le­van­tar a las cua­tro de la ma­ña­na pa­ra lle­var a al­guien al hos­pi­tal, lo ha­ce­mos. Y creo que es­ta es la se­gun­da ra­zón, y qui­zás en mu­chas oca­sio­nes la pri­me­ra, por la que la gen­te vie­ne. Me de­cía un ami­go el otro día. «No pue­do en­ten­der que ten­ga que ha­cer una ho­ra de co­lar pa­ra ir de San­xen­xo a Por­to­no­vo». Yo le de­cía que yo tam­po­co, pe­ro lo que sí es cier­to es que la gen­te es­tá dis­pues­ta a pa­sar esa ho­ra de atas­cos por es­tar en San­xen­xo. Por lo tan­to, San­xen­xo tie­ne un gran imán. Es una gran re­fe­ren­cia tu­rís­ti­ca don­de la gen­te quie­re es­tar. Di­cho es­to, es­to no sig­ni­fi­ca que no ten­ga­mos que me­jo­rar las vías de co­mu­ni­ca­ción pa­ra po­der asu­mir es­ta can­ti­dad de tu­ris­tas que te­ne­mos. Es­to es ver­dad por­que nos po­de­mos mo­rir de éxi­to.

— ¿Y có­mo evi­ta pre­ci­sa­men­te es­to úl­ti­mo que ha di­cho?

—Creo que lo pri­me­ro que te­ne­mos que en­ten­der to­dos es que hay que adap­tar­nos a lo que so­mos hoy. No po­de­mos pen­sar que so­mos lo que fui­mos ha­ce 20 años. Te­ne­mos que me­jo­rar y se­guir me­jo­ran­do la ca­li­dad de nues­tros ser­vi­cios y la ofer­ta de nues­tros pro­duc­tos. Le ha­blo des­de el pun­to de vis­ta de un em­pre­sa­rio. Te­ne­mos que di­ver­si­fi­car pro­duc­tos. Te­ne­mos que en­ten­der y es­cu­char lo que el clien­te quie­re pa­ra ofre­cer­le lo que bus­ca. Si que­re­mos ven­der, te­ne­mos que ha­cer lo que quie­re el clien­te, que es muy exi­gen­te y sa­be lo que le gus­ta. O se lo ofre­ces o se va. Te­ne­mos tam­bién que en­ten­der co­mo se co­mu­ni­ca es­te clien­te. Ya no lo ha­ce co­mo ha­ce ni si­quie­ra diez años. Hoy el clien­te se co­mu­ni­ca a tra­vés del te­lé­fono mó­vil y o fa­ci­li­ta­mos que cual­quier clien­te con el mo­vi­mien­to de su de­do pul­gar pue­da lle­gar a ha­cer una reserva, o sen­ci­lla­men­te es­ta­mos muer­tos. La si­guien­te ge­ne­ra­ción que vie­ne en ca­mino es más exi­gen­te.

— ¿A la Ad­mi­nis­tra­ción que le pe­di­ría?

—Tie­ne que en­ten­der qué clien­te vie­ne a San­xen­xo. Es cier­to que si­gue viniendo ese tu­ris­ta de cla­se al­ta o me­dia al­ta, pe­ro tam­bién em­pie­zan a ve­nir más ti­pos de clien­tes. San­xen­xo no pue­de se­guir sien­do una al­dea a la ho­ra de la co­ne­xión de In­ter­net. Te­ne­mos que bus­car la fór­mu­la pa­ra me­jo­rar esa co­ne­xión. Vi­vi­mos en un mun­do hi­per­co­nec­ta­do y no po­de­mos ex­pli­car que no te­ne­mos una co­ne­xión por­que no exis­te. Te­ne­mos igual­men­te que bus­car la fa­ci­li­dad pa­ra que el clien­te pue­da lle­gar sin re­ten­cio­nes y es­ta­cio­nar con fa­ci­li­dad. Hay que se­guir tra­ba­jan­do, con­jun­ta­men­te, Ad­mi­nis­tra­ción y sec­tor pri­va­do, en la deses­ta­cio­na­li­za­ción de nues­tra ofer­ta. Ojo, en­ten­dien­do lo que sig­ni­fi­ca. No es tra­ba­jar lo mis­mo que en agos­to to­do el año. San­xen­xo ne­ce­si­ta me­di­das del ta­ma­ño de nues­tro sec­tor y es­to sig­ni­fi­ca que te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do en la mar­ca. Por ejem­plo, hay que con­se­guir que ju­lio sea agos­to y que ju­nio y sep­tiem­bre sean ju­lio y ma­yo y oc­tu­bre sean ju­nio.

«San­xen­xo es la re­fe­ren­cia don­de la gen­te quie­re es­tar»

«Hay que se­guir tra­ba­jan­do en la deses­ta­cio­na­li­za­ción»

FO­TO CAPOTILLO

Fran­cis­co Gon­zá­lez va­lo­ra po­si­ti­va­men­te la mar­cha de la cam­pa­ña es­ti­val

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.