Un des­tino úni­co y de le­yen­da

Las di­fe­ren­tes ru­tas por Ponte Cal­de­las su­po­nen uno de los gran­des atrac­ti­vos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial1 - - Reportaje - L. MÉN­DEZ

Ponte Cal­de­las es­con­de gran­des ri­que­zas en sus más de ochen­ta ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie. To­das ellas ha­cen que ha­ble­mos de uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más sin­gu­la­res. Si­tua­do en el in­te­rior de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, ofre­ce a ve­ci­nos y vi­si­tan­tes la po­si­bi­li­dad de en­trar en con­tac­to y dis­fru­tar del entorno con va­rias al­ter­na­ti­vas.

Las ru­tas de sen­de­ris­mo ca­da vez ga­nan más se­gui­do­res y en la vi­lla so­lo ha­ce fal­ta cal­zar­se unas bo­tas y echar­se a an­dar por una de las múl­ti­ples ca­mi­na­tas pre­pa­ra­das pa­ra que se reali­cen. Si­guien­do el cau­ce del río Ver­du­go se ex­tien­de des­de el bal­nea­rio un sen­de­ro de cer­ca de ocho ki­ló­me­tros en un pa­ra­je au­tén­ti­co de bos­que ga­lle­go con ro­bles, sau­ces o fres­nos.

Es­ta ru­ta con­du­ce a sus ca­mi­nan­tes por la pla­ya flu­vial de A Cal­za­da, un lu­gar muy tran­si­ta­do por ba­ñis­tas en épo­ca ve­ra­nie­ga.

El sen­de­ro de Tres Mon­tes es un po­co más lar­ga pe­ro en él se pue­den ad­mi­rar gra­ba­dos ru­pes­tres, rui­nas de an­ti­guas to­rres o dis­fru­tar de un pa­seo a la som­bra de cas­ta­ños o aca­cias que com­ple­ten un pai­sa­je de los más so­bre­co­ge­dor. Se tra­ta de una ru­ta muy apre­cia­da pa­ra los ca­mi­nan­tes dis­pues­tos a vi­si­tar­la in­clu­so en los días en los que más se ele­va el ter­mó­me­tro.

Las de­más ru­tas de la vi­lla no po­seen me­nos sin­gu­la­ri­dad. Otra de las que des­ta­ca es la de San Vi­cen­te. Sus diez ki­ló­me­tros atra­vie­san un pa­ra­je na­tu­ral ha­bi­ta­do por ja­ba­líes, zo­rros o ar­di­llas. Ade­más, en es­te pa­seo se po­drán con­tem­plar mo­li­nos tra­di­cio­na­les pa­ra des­pués fi­na­li­zar el re­co­rri­do en el área ar­queo­ló­gi­ca de Tou­rón.

Si­tua­da en la pa­rro­quia de Tou­rón, su área ar­queo­ló­gi- ca per­mi­te que los in­tere­sa­dos pue­dan vi­si­tar el ar­te ru­pes­tre que se con­cen­tra en la vi­lla en for­ma de pe­tro­gli­fos den­tro de un her­mo­so pai­sa­je na­tu­ral. El área per­mi­te re­co­rrer a pie ca­da una de las cin­co es­ta­cio­nes vi­si­ta­bles, lo que su­po­ne un via­je a los orí­ge­nes más pri­ma­rios de Ponte Cal­de­las.

Si al­go ca­rac­te­ri­za a la vi­lla son sus aguas. Las ter­ma­les, los ríos y los puen­tes con­fie­ren a la lo­ca­li­dad un nom­bre en la his- to­ria. El río Ver­du­go es tes­ti­go de to­do, in­clu­so de sus fies­tas. La zo­na fue pa­tri­mo­nio de la Ca­te­dral de San­tia­go cuan­do el ar­zo­bis­po Gel­mí­rez le otor­gó pri­vi­le­gios y fran­qui­cias. Ade­más se di­ce que du­ran­te la Gue- rra de In­de­pen­den­cia un ma­ris­cal fue de­rro­ta­do al pa­sar por el pue­blo y ser re­pe­li­do por el afa­ma­do río.

Co­mo se pue­de com­pro­bar, en Ponte Cal­de­las hay pla­nes al ai­re li­bre pa­ra to­dos los gus­tos.

La pla­ya flu­vial de A Cal­za­da tie­ne ban­de­ra azul des­de ha­ce va­rios años.

El área ar­queo­ló­gi­ca de Tou­rón es uno d los prin­ci­pa­les pun­tos de atrac­ción de vi­si­tan­tes a Ponte Cal­de­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.