«En los pue­blos aún pe­sa el qué di­rán»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial1 - - El Testimonio -

Aun­que man­tie­ne su ano­ni­ma­to, es una mu­jer va­lien­te. Ha ex­pues­to pú­bli­ca­men­te su ca­so, un cal­va­rio por el que pa­san mu­chas mu­je­res a dia­rio. Y ha cru­za­do lo que pa­ra mu­chas su­po­ne una ba­rre­ra in­fran­quea­ble: la puer­ta del cen­tro. Pe­ro es com­pren­si­va con aqué­llas que no se atre­ven a dar el pa­so, lo que no qui­ta que ani­me a to­do el mun­do que se en­cuen­tre en una si­tua­ción si­mi­lar o se iden­ti­fi­que con ella, a bus­car ayu­da. «Por su­pues­to que lo re­co­men­da­ría. Y lo he he­cho. Pe­ro en si­tios pe­que­ños co­mo es­te, y so­bre to­do en­tre las mu­je­res de más edad, la so­cie­dad te con­di­cio­na mu­cho. To­da la gen­te se co­no­ce. To­da­vía pe­sa mu­cho el qué di­rán. No te gus­ta ai­rear tus co­sas. Que se pue­dan en­te­rar los de­más. Al­gu­nas per­so­nas son rea­cias a acu­dir a es­te ti­po de ser­vi­cio pe­ro yo siem­pre lo tu­ve cla­ro. Si ne­ce­si­ta­ba ayu­da, la pe­di­ría. Ade­más, es­toy acos­tum­bra­da a es­tar en con­tac­to con cen­tros de in­for­ma­ción a la mu­jer y siem­pre he bus­ca­do re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra cu­brir cier­tas ne­ce­si­da­des».

En el CIM de Pa­las de Rei no so­lo la han ayu­da­do en el ám­bi­to familiar y per­so­nal. Tam­bién en lo la­bo­ral. «Aquí se vi­ve so­bre to­do del Ca­mino de San­tia­go. Ca­si el 90 % gi­ra en torno a él. Pe­ro cla­ro, es al­go temporal. Co­mo mu­cho, las opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo en ese cam­po te sa­len des­de el mes de mar­zo a no­viem­bre. En el cen­tro me han da­do orien­ta­ción. O me lla­man pa­ra de­cir­me ‘Mi­ra, hay es­ta po­si­bi­li­dad’ o ‘¿Por qué no te for­mas en es­to?’». Con cua­tro hi­jos, la pa­la­bra con­ci­lia­ción po­dría pa­re­cer una qui­me­ra. Sin em­bar­go, se las va arre­glan­do. «Oja­lá los cam­pa­men­tos de ve­rano se ex­ten­die­sen tam­bién a Navidades o Se­ma­na San­ta», co­men­ta con una son­ri­sa. «No sé có­mo me las voy a apa­ñar en di­ciem­bre». En el co­le­gio dis­po­nen de ser­vi­cio de co­me­dor. Y por las tar­des «los lle­vo a ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res». «¿Tiem­po pa­ra mí? Siem­pre me di­go que lle­vo vein­te años pen­dien­te de los de­más. Cui­dán­do­los. Y que ya lle­gó el mo­men­to de de­di­car­me una ho­ri­ta al día. Pe­ro al fi­nal, es más un de­seo que una reali­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.