Ob­je­ti­vo: sal­va­guar­dar la vi­sión

SOVI si­gue sien­do el úni­co cen­tro ve­te­ri­na­rio de­di­ca­do en ex­clu­si­va a la of­tal­mo­lo­gía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial2 - - Reportaje - LÓPEZ PENIDE

«La vi­sión de los pe­rros in­flu­ye mu­cho en su ca­li­dad de vi­da». Be­go­ña Mar­tí­nez As­tor, di­rec­to­ra de los tres centros SOVI de Ga­li­cia, re­mar­ca que una mas­co­ta con pro­ble­mas de vi­sión pier­de in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía, y, con­se­cuen­te­men­te, ca­li­dad de vi­da.

Des­pués de diez años de ac­ti­vi­dad, si­guen sien­do los úni­cos centros ve­te­ri­na­rios de­di­ca­dos en ex­clu­si­va a of­tal­mo­lo­gía en Ga­li­cia y uno de los po­cos exis­ten­tes en Es­pa­ña. De he­cho, la clí­ni­ca de Mar­tí­nez As­tor fue el pri­mer cen­tro en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal que apos­tó de­ci­di­da­men­te por cen­trar­se úni­ca­men­te en es­ta es­pe­cia­li­dad y, hoy en día, es de los centros pun­te­ros y que tie­ne el ma­yor nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas anua­les por ca­ta­ra­tas de la geo­gra­fía es­pa­ño­la.

En es­te pun­to, re­mar­ca que es­ta es­pe­cia­li­dad «se tie­ne que ver co­mo al­go nor­mal, que sea un há­bi­to nor­mal el lle­var el pe­rro o el ga­to al of­tal­mó­lo­go». A fin de cuen­tas, se tra­ta de un área de es­pe­cia­li­za­ción que lle­va asen­ta­da mu­chos años y, por otro la­do, es­tá tan desa­rro­lla­da co­mo la hu­ma­na.

Y sa­be muy bien de lo que ha­bla. No en vano, for­ma par­te de una fa­mi­lia en la que tan­to su pa­dre co­mo su ma­ri­do son of­tal­mó­lo­gos, mien­tras que su abue­lo, su tío y sus her­ma­nos se de­can­ta­ron por ser óp­ti­cos. En el ca­so con­cre­to de Be­go­ña Mar­tí­nez, a su amor por es­ta es­pe­cia­li­dad se unió su pa­sión por los ani­ma­les. El ca­mino es­ta­ba mar­ca­do.

De es­te mo­do, en SOVI no so­lo ope­ran ca­ta­ra­tas, sino que tam­bién in­ter­vie­nen en cor­neas y pál­pe­bras, rea­li­zan tras­lo­ca­cio­nes o lle­van a ca­bo ope­ra­cio­nes in­tra­ocu­la­res e in­ter­vie­nen lu­xa­cio­nes de cris­ta­lino, en­tre otras mu­chas ci­ru­gías. Lo cier- to es que, en los úl­ti­mos años, se ha in­cre­men­ta­do el vo­lu­men de pro­ble­mas ocu­la­res que pre­sen­tan las mas­co­tas.

Es­to es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio- na­do con el he­cho de que «los ve­te­ri­na­rios los de­tec­tan ca­da vez más en sus ex­plo­ra­cio­nes ru­ti­na­rias», pre­ci­sa Be­go­ña Mar­tí­nez. De es­te mo­do, cuan­do un ve­te­ri­na­rio de­tec­ta un pro­ble­ma de vi­sión en una mas­co­ta es ha­bi­tual que ter­mi­ne de­ri­ván­do­la a SOVI pa­ra, de es­te mo­do, te­ner una aten­ción más es­pe­cia­li­za­da.

FOTO EMI­LIO MOLDES

Una mas­co­ta con pro­ble­mas de vi­sión pier­de in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.