El ban­que­te La pri­me­ra gran de­ci­sión

La elec­ción del lu­gar don­de se rea­li­za­rá el ban­que­te de­ter­mi­na­rá el res­to de los pre­pa­ra­ti­vos de la bo­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial2 - - Reportaje - D.F.

No nos en­ga­ñe­mos, por lo ge­ne­ral, con el tiem­po lo que más re­cuer­dan los in­vi­ta­dos de una bo­da es lo bien que lo pa­sa­ron en el ban­que­te y la ex­qui­si­tez y/o abun­dan­cia del me­nú. Por eso es tan im­por­tan­te una bue­na elec­ción. Ade­más de por­que su­po­ne una de las pri­me­ras gran­des de­ci­sio­nes a to­mar y el ma­yor de­sem­bol­so.

An­tes de em­pe­zar a rom­per­se la ca­be­za con la elec­ción del lu­gar del ban­que­te y los pla­tos del me­nú hay que te­ner al­go muy pre­sen­te: es ca­si im­po­si­ble con­ten­tar por igual a to­dos los in­vi­ta­dos, por eso es la­bor de los no­vios y fa­mi­lia­res dar con el me­nú per­fec­to que com­bi­ne en su jus­ta me­di­da ori­gi­na­li­dad con tra­di­ción. Hay que ana­li­zar con de­ta­lle ca­da me­nú que ofrez­can los sa­lo­nes se­lec­cio­na­dos tras la con­fi­gu­ra­ción de la lis­ta de in­vi­ta­dos pa­ra evi­tar sor­pre­sas.

Ca­da vez es ma­yor la va­rie­dad, y con ello la res­pon­sa­bi­li­dad, a la ho­ra de ele­gir me­nú. In­clu­so ya exis­te la po­si­bi­li­dad de que sean los con­tra­yen­tes quie­nes pro­pon­gan una idea y el sa­lón se adap­te a sus su­ge­ren­cias.

Los me­nús pro­pues­tos por los sa­lo­nes sue­len in­tro­du­cir in­no­va­cio­nes de ma­ne­ra muy pre­ca­vi­da, evi­tan­do co­rrer ries­gos, ya que la ma­yo­ría de las pa­re­jas si­gue op­tan­do por los pla­tos más tra­di­cio­na­les. Aún así los me­nús van evo­lu­cio­nan­do po­co a po­co y el has­ta ha­ce po­co inevi­ta­ble guion de ca­rru­sel de ma­ris­cos, pes­ca­do y car­ne co­mien­za a ser sus­ti­tui­do por ela­bo­ra­cio­nes más com­ple­jas e in­no­va­do­ras tan­to en el co­ci­na­do co­mo en la pre­sen­ta­ción de es­tos pro­duc­tos.

Otro tan­to ocu­rre con los postres. La tra­di­cio­nal tar­ta nup­cial ce­de su pro­ta­go­nis­mo en fa­vor de otras pro­pues­tas de re­pos­te­ría y he­la­de­ría.

Don­de sí que se pue­den asu­mir ma­yo­res ries­gos y dar al ban­que­te un to­que mo­derno y so­fis­ti­ca­do es en los ape­ri­ti­vos. La ten­den­cia im­po­ne que ca­da vez ten­gan más im­por­tan­cia, has­ta el pun­to de que en mu­chas bo­das lo son tan­to co­mo el pro­pio me­nú. Me­sas de que­sos, de ca­na­pés, de sus­hi, el tra­di­cio­nal pul­pei­ro o pa­rri­lla­das de bi­val­vos le dan un to­que es­pe­cial a es­te mo­men­to de la bo- da que, por lo ge­ne­ral, se rea­li­za al ai­re li­bre.

Con el pos­tre no ter­mi­na la fies­ta, sino to­do lo con­tra­rio, lle­ga el mo­men­to de ol­vi­dar­se de pre­mi­sas pro­to­co­la­rias y aban­do­nar­se a la ale­gría y la amis­tad. Lle­ga el mo­men­to del bai­le.

Y el de la música es un de­ta­lle que tam­po­co se ha de des­cui­dar. La elec­ción de quién am­bien­ta­rá mu­si­cal­men­te la fies­ta de­be par­tir siem­pre de los no­vios y de­ben ser ellos quie­nes, en fun­ción de su cri­te­rio y del ti­po de in­vi­ta­dos que ten­gan, pro­pon­gan al res­tau­ran­te qué dis­co­te­ca mó­vil o gru­po desean.

Los me­nús nup­cia­les aban­do­nan po­co a po­co sus tra­di­cio­na­les cor­sés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.