La pe­lu­que­ría es uno de los de­ta­lles a los que se pres­ta más aten­ción

Ana Ba­rros ofre­ce un bono en el que in­clu­ye des­de el pei­na­do a ma­qui­lla­je o tra­ta­mien­to fa­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - Especial2 - - Portada - MA­RÍA HERMIDA

Ha­gan la prue­ba y lo des­cu­bri­rán. Si uno le pre­gun­ta a un ma­tri­mo­nio re­cién ca­sa­do có­mo fue la bo­da, se­gu­ra­men­te, les di­rán que es­tu­vo ge­nial, pe­ro que se pa­só to­do a la ve­lo­ci­dad de la luz. ¡Tan­tos pre­pa­ra­ti­vos pa­ra tan po­cas ho­ras de dis­fru­te!, sue­le ser la que­ja ge­ne­ra­li­za­da. Por eso, es im­por­tan­te dis­fru­tar tam­bién de esos lar­gos me­ses de pre­pa­ra­ti­vos, en los que los no­vios van eli­gien­do ves­tua­rio, res­tau­ran­te, pe­lu­que­ría... Va­ya­mos a es­te úl­ti­mo apar­ta­do. En Pontevedra hay pe­lu­que­rías don­de son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia que tie­ne su tra­ba­jo pa­ra las no­vias y don­de ofre­cen bo­nos pa­ra que esos pre­pa­ra­ti­vos cum­plan dos re­qui­si­tos: que la con­tra­yen­te es­té ra­dian­te el día del en­la­ce y que ha­ya dis­fru­ta­do pre­via­men­te, por ejem­plo, con tra­ta­mien­tos fa­cia­les o con ma­sa­jes re­la­jan­tes. La pe­lu­que­ría Ana Ba­rros, ubi­ca­da en la ca­lle Ries­tra, es uno de esos lu­ga­res don­de se mi­ma a las no­vias y se bus­ca, so­bre to­do y an­te to­do, que en su gran día y siem­pre se sien­tan a gus­to con­si­go mis­mas, que es la me­jor ma­ne­ra de es­tar gua­pas.

Pa­ra que en es­ta pe­lu­que­ría pa­sen esas co­sas, pa­ra que las no­vias se sien­tan en su gran día más ellas mis­mas que nun­ca, a los man­dos del ne­go­cio es­tá Ana Ba­rros, una mu­jer de la que se po­dría con­tar que tie­ne trein­ta años de ex­pe­rien­cia co­mo pe­lu­que­ra a sus es­pal­das y que sin em­bar­go si­gue con la mis­ma ilu­sión de apren­der que el pri­mer día, de ahí que es­té con­ti­nua­men­te for­mán­do­se —«soy la eter­na cur­si­llis­ta», se ríe—. Pe­ro qui­zás sea me­jor con­tar lo que real­men­te de­fi­ne a Ana Ba­rros: quie­re es­cu­char a las no­vias y sa­be es­cu­char­las. Esa es la gran cla­ve del éxi­to. «Pa­ra ase­so­rar a al­guien, por mu­cha ex­pe­rien­cia que ten­gas, lo im­por­tan­te es que ob­ser­ves a esa per­so­na y, so­bre to­do, que la es­cu­ches, que se­pas qué quie­re, qué le gus­ta, có­mo se sien­te», cuen­ta Ana, que de­rro­cha una pa­sión tre­men­da cuan­do ha­bla de su tra­ba­jo con las no­vias.

Así que Ana y su equi­po, an­tes de na­da, es­cu­chan. A par­tir de ahí, le ofre­cen a las no- vias un bono que in­clu­ye co­sas co­mo ase­so­ra­mien­to, pei­na­do y ma­qui­lla­je —y las per­ti­nen­tes prue­bas pre­vias—, de­pi­la­ción, hi­gie­ne y tra­ta­mien­to fa­cial, ma­ni­cu­ra y pe­di­cu­ra y ma­sa­je de re­la­ja­ción. Pe­ro, ojo. El bono es cam­bian­te. Por­que se adap­ta a las ne­ce­si­da­des y gus­tos de ca­da per­so­na. «Lo per­so­na­li­za­mos to­do, nos adap­ta­mos a lo que nos pi­da la no­via», in­di­ca es­ta ve­te­ra­na pro­fe­sio­nal.

La aten­ción per­so­na­li­za­da, el he­cho de que quien en­tra por la puer­ta se sien­ta es­cu­cha­do y mi­ma­do han ido fi­de­li­zan­do la clien­te­la. Ana Ba­rros cuen­ta con or­gu­llo e ilu­sión que ha pei­na­do pa­ra bo­das a mu­chas jó­ve­nes a las que en su día pei­nó pa­ra su pri­me­ra co­mu­nión. «Ten­go una clien­te­la muy bue­na y muy fiel», in­di­ca.

Ana es cons­cien­te de que un ne­go­cio co­mo el su­yo, con trein­ta años a la es­pal­da, tie­ne que es­tar en cons­tan­te evo­lu­ción. De ahí su afán por for­mar­se de for­ma. «La for­ma­ción es im­por­tan­te en cual­quier sec­tor, y mu­cho más en es­te en el que hay que es­tar pen­dien­te de las ten­den­cias y de las nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas», cuen­ta. Di­ce que se lle­van los re­co­gi­dos de­sen­fa­da­dos y el ma­qui­lla­je na­tu­ral. Pe­ro que, co­mo to­do, lo im­por­tan­te es acer­tar con al­go con el que uno se sien­ta bien.

FO­TO E.MOLDES

Ana Ba­rros, con trein­ta años de tra­yec­to­ria a sus es­pal­das, si­gue for­mán­do­se de for­ma con­ti­nua pa­ra es­tar a la van­guar­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.