Sin mie­do al qué di­rán

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo En Zamora - TEX­TO Y FOTOS FER­NAN­DO SÁN­CHEZ ALON­SO

A po­co más de dos ho­ras en co­che de Ga­li­cia, se ha­lla un an­ti­guo se­mi­na­rio de pue­blo re­con­ver­ti­do en ho­tel de cua­tro es­tre­llas. Es el ho­tel Con­ven­to I, el sue­ño cum­pli­do de un em­pre­sa­rio que ha crea­do un mu­seo don­de se pue­de dor­mir, co­mer y pa­sear por la his­to­ria.

Du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos, Agus­tín Lo­ren­zo me des­con­cer­tó. Y no por su au­ra de aba­ti­mien­to, ni por su ros­tro de san­to ro­má­ni­co en el que los ojos vi­gi­la­ban in­ce­san­te­men­te el ves­tí­bu­lo por en­ci­ma de la na­riz y la bar­ba mo­na­cal. Agus­tín Lo­ren­zo me des­con­cer­tó cuan­do, en el pri­mer mi­nu­to, se de­cla­ró due­ño de una igle­sia del si­glo XII. «Sí, sí, una igle­sia con­ver­ti­da en car­bo­ne­ra —se de­fen­dió de mi in­cre­du­li­dad—, la igle­sia de san Leo­nar­do, en Za­mo­ra». La ha­bía com­pra­do ha­cía más dos dé­ca­das pa­ra trans­for­mar­la en ca­fé teatro y res­tau­ran­te, pe­ro des­de el prin­ci­pio to­do ha­bían si­do tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas, que se re­sol­vían con una len­ti­tud geo­ló­gi­ca, y de­ci­dió re­nun­ciar. Que no cai­ga­mos en po­der de la bu­ro­cra­cia es una pe­ti­ción que se de­be­ría in­cluir en el pa­dre­nues­tro. Fue en­ton­ces cuan­do se pro­cu­ró los te­rre­nos de 20.000 m2 del ac­tual ho­tel Con­ven­to I, cu­yo ex­te­rior adus­to y cua­dran­gu­lar imi­ta la estética na­zi, co­mo si fue­ra un tes­ta­men­to en la­dri­llo de Al­bert Speer —el ar­qui­tec­to de Hitler— en­tre cam­pos de ce­ba­da y gi­ra­so­les me­se­ta­rios. Su he­chu­ra hitle­ria­na se de­be a que es­te ho­tel de cua­tro es­tre­llas, en el pue­blo de Co­re­ses, a 15 km. de Za­mo­ra, fue un se­mi­na­rio de la or­den re­li­gio­sa ale­ma­na del Ver­bo Di­vino que se asen­tó en es­tas

tie­rras de sol, pos­gue­rra y ham­bre en 1949. «Los de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal no me de­ja­ron al­te­rar la fa­cha­da. Es un edi­fi­cio pro­te­gi­do», jus­ti­fi­ca Lo­ren­zo. No me­nos asom­bro­so que el ex­te­rior, aun­que sí bas­tan­te me­nos fru­gal, es el in­te­rior, un es­pa­cio que es­tá en­tre el chu­rri­gue­ris­mo y el kitsch.es­tí­bu­lo. El ves­tí­bu­lo las su­gie­re y pre­pa­ra. Por ejem­plo, a un ti­ro de pie­dra de los arro­ba­dos tu­ris­tas es­tá la an­ti­gua igle­sia del se­mi­na­rio. Hoy, un enor­me sa­lón pa­ra con­ven­cio­nes. En­tre las vi­drie­ras pia­do­sas de Luis Qui­co y pin­tu­ras que re­pro­du­cen es­ce­nas de la Ca­pi­lla Six­ti­na, aquí se ce­le­bran bo­das, con­cier­tos, conferencias. «El sue­lo es el ori­gi­nal de la ca­pi­lla —di­ce el pro­pie­ta­rio—. Lo con­ser­vé por res­pe­to a tan­tos y tan­tos alum­nos que se arro­di­lla­ron aquí».

Agus­tín Lo­ren­zo po­día ha­ber­se que­da­do en un Oli­ver Twist sin gran­des es­pe­ran­zas, pe­ro en­cuen­tra su pa­raí­so per­di­do en la de­co­ra­ción. Huér­fano de ma­dre —«mu­rió por com­pli­ca­cio­nes

en el par­to»—, na­tu­ral de un pe­que­ño pue­blo de la comarca za­mo­ra­na de Tá­ba­ra, a cu­ya es­cue­la so­lo pu­do asis­tir cua­tro años, Lo­ren­zo se con­fie­sa au­to­di­dac­ta y so­ña­dor: «Dios me dio la in­te­li­gen­cia de so­ñar. Eso es lo más gran­de de es­ta vi­da». Tras ga­nar en Ma­drid un con­cur­so de di­se­ño, al za­mo­rano lo con­tra­ta una em­pre­sa ale­ma­na y se mar­cha a vi­vir ba­jo el cie­lo de Willy Brandt. Por aquel en­ton­ces, se ce­le­bra­ban los Jue­gos Olím­pi­cos de Mú­nich. Lo­ren­zo — cuen­ta— par­ti­ci­pó en la es­ce­no­gra­fía de la inau­gu­ra­ción y en la re­no­va­ción de los lo­go­ti­pos olím­pi­cos. «Pos­te­rior­men­te, tam­bién in­ter­vi­ne en el di­se­ño de las pri­me­ras tar­je­tas Vi­sa que se hi­cie­ron pa­ra EE.UU. y Ale­ma­nia. En­ton­ces muy po­cos paí­ses las te­nían. La de­co­ra­ción y el di­se­ño son mi vi­da».

DEL EX­CE­SO A LA SO­BRIE­DAD

In­fa­ti­ga­ble a sus se­ten­ta y pi­co años, Lo­ren­zo nos con­du­ce al pi­so in­fe­rior. Se de­tie­ne en un co­me­dor co­mo pa­ra ce­le­brar un tor­neo me­die­val más que un ban­que­te. Aquí, des­pués de echar­te al ban­du­llo un arroz a la za­mo­ra­na, pue­des de­di­car­le la vic­to­ria a la mis­mí­si­ma Lady Di, que te agra­de­ce­rá el ho­me­na­je des­de un fres­co de la pa­red ves­ti­da de ma­don­na Laura, la ru­bia de ojos de lau­rel a la que can­tó el poe­ta Pe­trar­ca. «Man­dé pin­tar a la prin­ce­sa de Ga­les cuan­do mu­rió», ilus­tra Lo­ren­zo, que du­ran­te seis años di­ri­gió a más de un cen­te­nar de pin­to­res, mu­ra­lis­tas, gra­ba­do­res y for­ja­do­res. Sal­vo que com­par­ten el mis­mo edi­fi­cio, en na­da se pa­re­ce la de­co­ra­ción del ves­tí­bu­lo a la del pi­so in­fe­rior, don­de se amon­to­nan los co­me­do­res. Si aque­lla era de­li­ran­te a se­cas, es­ta lo es con so­brie­dad. No en vano es «un ho­me­na­je a la Edad Me­dia y a Cas­ti­lla y León». Aquí se com­bi­nan la­dri­llos mu­dé­ja­res fa­bri­ca­dos en Ávi­la con si­lla­res pro­ce­den­tes de los des­po­jos de una er­mi­ta ro­má­ni­ca. Y tan con­vin­cen­te es el re­sul­ta­do, que uno tie­ne la im­pre­sión de que va a sa­lir En­ri­que de Tras­tá­ma­ra del sa­lón de do­ña Urra­ca con una pa­ta de le­cha­zo asa­do en­tre los dien­tes, o del de san Ati­lano, o del de san Il­de­fon­so o, en fin, del de Vi­ria­to, que así se lla­man es­tos cua­tro co­me­do­res pri­va­dos, un tri­bu­to no­mi­nal a la his­to­ria de Za­mo­ra. Y es que el le­cha­zo de ra­za chu­rra asa­do en horno de le­ña que sir­ven aquí es pa­ra le­van­tar a un muer­to (va­le la pe­na vol­ver a es­te va­lle de lá­gri­mas pa­ra re­crear­se en su sa­bor). Dig­nos de elo­gio son tam­bién el res­to de pla­tos de su co­ci­na tra­di­cio­nal, con in­gre­dien­tes de pri­me­ra ca­li­dad, el es­me­ra­do ser­vi­cio y los vi­nos tin­tos de la bo­de­ga pro­pia, pro­te­gi­da por una puer­ta aco­ra­za­da con ca­se­to­nes en for­ma de pun­ta de diamante, y den­tro de la cual es­tá L’Amp­ho­re, un vino ela­bo­ra­do con la au­tóc­to­na tin­ta de To­ro y en­ve­je­ci­do en ti­na­jas de ba­rro an­tes de pa­sar­lo a las ba­rri­cas. El re­sul­ta­do es un tin­to fres­co con in­tere­san­tes no­tas mi­ne­ra­les. El re­sul­ta­do es un tin­to fres­co con in­tere­san­tes no­tas mi­ne­ra­les.

Pa­ra ba­jar la co­mi­da —por­que en es­te res­tau­ran­te no es­tá pe­na­do co­mer ni be­ber, a di­fe­ren­cia de aque­llos en los que el con­te­ni­do es el pla­to y el con­ti­nen­te una mi­nús­cu­la al­bón­di­ga de­cons­trui­da—, uno pue­de sa­lir a pa­sear al­re­de­dor del Par­te­nón, que se yer­gue en los jar­di­nes tra­se­ros del ho­tel, en­tre oli­vos y el fan­tas­ma de Só­cra­tes. Por­que en es­ta es­pe­cie de To­bu World Squa­re a la cas­te­lla­na no po­día fal­tar la ré­pli­ca del Par­te­nón ba­jo el sol agro­pe­cua­rio de Co­re­ses, y has­ta con el fron­tón que le fal­ta al ori­gi­nal.

SE­TEN­TA HA­BI­TA­CIO­NES

Des­pués de par­lo­tear con Só­cra­tes so­bre el ser y la na­da, pue­des ejer­cer de pro­cón­sul ro­mano en las ter­mas del spa y re­ci­bir un ma­sa­je de ma­nos fe­me­ni­nas en­guan­ta­das en cho­co­la­te. Y, en fin, an­tes de re­co­ger­te en una de las 70 ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel —«nin­gu­na igual a otra», pun­tua­li­za el pro­pie­ta­rio—, no se de­be­ría des­apro­ve­char la oca­sión de co­no­cer a Ne­fer­ti­ti. Es­tá en el pub del ho­tel, de­co­ra­do con tó­pi­cos del an­ti­guo Egip­to. Cru­za­da de pier­nas in­fi­ni­tas en una bu­ta­ca, la rei­na del Ni­lo fu­ma un in­vi­si­ble ci­ga­rri­llo, y sus ges­tos son los mis­mos que los de Ri­ta Hay­worth en Gil­da. En­tre­tan­to, el dios Ho­rus, apo­ya­do en la ba­rra, nau­fra­ga den­tro del sex­to cu­ba­ta a rit­mo de re­gue­tón. La de­co­ra­ción del ho­tel Con­ven­to I po­drá fas­ci­nar o re­pe­ler. Lo que no ad­mi­te du­da es el arro­jo de Agus­tín Lo­ren­zo, que al mar­gen de her­bo­ri­zar y unir es­ti­los ar­tís­ti­cos con más o me­nos ma­ña, lle­va des­de 1997 dan­do de co­mer a me­dio cen­te­nar de em­plea­dos y ofre­cien­do emo­cio­nes per­du­ra­bles a los clien­tes. Se­gún cuen­ta, po­día em­pa­pe­lar una pa­red con retratos de fa­mo­sos que han pa­sa­do por su ca­sa.

Es po­si­ble que, cuan­do la edad im­pi­da a Agus­tín Lo­ren­zo se­guir al fren­te, el ho­tel Con­ven­to I des­apa­rez­ca con­su­mi­do en la lla­ma blan­ca del sue­ño del que na­ció y re­gre­se a lo que fue cuan­do es­te em­pre­sa­rio qui­jo­tes­co, un po­bre cam­po de ma­le­za, aun­que na­da cam­bie y to­do si­ga en pie.

EL DUE­ÑO AGUS­TÍN LO­REN­ZO. Au­to­di­dac­ta y so­ña­dor, su ho­tel es, en sus pa­la­bras, un ho­me­na­je a la Edad Me­dia y a Cas­ti­lla y a León

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.