La mi­sión (ca­si im­po­si­ble) de re­co­no­cer un vino fal­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Reportaje -

«En los tiem­pos que co­rren to­do es fal­si­fi­ca­ble. Aho­ra hay téc­ni­cas que per­mi­ten ha­cer imi­ta­cio­nes ca­si per­fec­tas, y en el vino es to­da­vía más fá­cil que en otros ám­bi­tos por­que, en­tre otras co­sas, pa­ra di­fe­ren­ciar uno ori­gi­nal de otro que no lo es tie­nes que ha­ber to­ma­do mu­cha can­ti­dad de ese vino. So­lo así po­dría­mos re­co­no­cer el olor y el sa­bor. Y aún así, con­tan­do con unas cua­li­da­des or­ga­no­lép­ti­cas muy desa­rro­lla­das». Xoán Can­nas, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ga­le­go do Vi­ño re­co­no­ce que es­te ti­po de frau­des se pro­du­cen en el mun­do del vino co­mo en otros sec­to­res en sus pro­duc­tos de lu­jo. Po­ne Can­nas el ejem­plo de bolsos y re­lo­jes, y ha­bla en­ton­ces del per­jui­cio del vino por no de­pen­der de la vis­ta pa­ra po­der iden­ti­fi­car una co­pia, «un sen­ti­do que te­ne­mos mu­cho más desa­rro­lla­do, has­ta yo sin te­ner ni idea pue­do dis­tin­guir un bol­so de mar­ca fal­so de uno ori­gi­nal».

Asi­mis­mo, afir­ma que igual que su­ce­de en el mun­do de los re­lo­jes, hay pla­gios de to­do ti­po. «Con­los Ro­lex pue­des en­con­trar imi­ta­cio­nes de 30 o de 300 eu­ros, con los vi­nos pa­sa lo mis­mo, y se ha­ce to­da­vía más com­pli­ca­do dis­cer­nir», man­tie­ne. Aún así, re­co­no­ce que hay vi­nos que, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, son más di­fí­ci­les de fal­si­fi­car que otros. «Cuan­do ela­bo­ras un vino buscas iden­ti­dad, que ha­ble de una zo­na de­ter­mi­na­da y mues­tre esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Quien con­si­gue imi­tar ese te­rroir tie­ne bas­tan­te ga­na­do, pe­ro lo­grar­lo es muy com­pli­ca­do». De es­ta for­ma, en el gru­po de los que se­rían más imi­ta­bles, el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ga­le­go do Vi­ño in­clu­ye los que bus­can el sa­bor de la ma­de­ra. Y en­tre los que no se­rían tan sen­ci­llos de co­piar Can­nas men­cio­na «el Me­ren­zao, por su de­li­ca­de­za, sus co­lo­res te­nues y su ex­pre­sión aro­má­ti­ca».

El ex­per­to in­sis­te en que «no de­be crear­se alar­ma so­cial por­que la ma­yo­ría de vi­nos que se fal­si­fi­can no pue­de per­mi­tír­se­los ca­si na­die». No obs­tan­te, si uno quie­re ser ri­gu­ro­so y ase­gu­rar­se, en la me­di­da en la que pue­de, que el vino que ha ad­qui­ri­do es el ori­gi­nal, hay in­di­cios a los que de­be aten­der. Es im­por­tan­te que el cor­cho ten­ga el nom­bre del vi­ñe­do y de la co­se­cha, que la cáp­su­la no ten­ga mu­chos plie­gues (po­dría ha­ber­se vuel­to a co­lo­car), que la con­tra­eti­que­ta ve­ri­fi­que la pro­ce­den­cia del vino y que la eti­que­ta no ten­ga un pa­pel que no co­rres­pon­de con la épo­ca de ese vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.