Po­ne­mos a prue­ba el Ap­ple Watch 3 y el Sam­sung Gear Sport, dos « smart­watch » muy di­fe­ren­tes.

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del Ap­ple Watch apues­ta por un pro­ce­sa­dor más po­ten­te y ma­yor du­ra­ción de la ba­te­ría. Pe­ro el ex­ce­so de no­ti­fi­ca­cio­nes pue­de es­tro­pear un po­co la ex­pe­rien­cia de usua­rio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: ANDREA PRESEDO

Es la era de los wea­ra­bles, los ac­ce­so­rios que com­ple­men­tan los prin­ci­pa­les pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos. Ap­ple pre­sen­tó el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre la nue­va ver­sión de su re­loj in­te­li­gen­te, el Watch Se­ries 3, dis­po­ni­ble des­de 369 eu­ros y que in­clu­ye fun­cio­nes que de­jan en la som­bra a su an­te­ce­sor, el Se­ries 2, ya des­ca­ta­lo­ga­do (se si­gue ven­dien­do la pri­me­ra ver­sión).

El gran sal­to de la nue­va ge­ne­ra­ción del Ap­ple Watch es el mo­de­lo que cuen­ta con da­tos mó­vi­les además de GPS, li­be­ran­do al usua­rio de lle­var con­si­go el iPho­ne. Un gran avan­ce del que no se pue­de dis­fru­tar, por el mo­men­to, en Es­pa­ña, ya que Ap­ple pri­me­ro tie­ne que lle­gar a un acuer­do con las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas.

El Watch 3 in­clu­ye un pro­ce­sa­dor y un sis­te­ma ope­ra­ti­vo más rá­pi­dos, que per­mi­ten que el re­loj fun­cio­ne de for­ma más flui­da, una de las prin­ci­pa­les que­jas por par­te de los usua­rios del mo­de­lo an­te­rior. La ba­te­ría al­can­za fá­cil­men­te las 24 ho­ras; si se su­ma al­gún en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo pue­de des­cen­der, aun­que no de­ma­sia­do.

El de­por­te es uno de los pi­la­res so­bre los que se sus­ten­ta el re­loj, ca­paz de ofre­cer no­ti­fi­ca­cio­nes más es­pe­cí­fi­cas. Pue­de mo­ni­to- ri­zar los ob­je­ti­vos del usua­rio y no­ti­fi­car­le al fi­nal del día cuán­to le fal­ta pa­ra al­can­zar­los. Si no re­gis­tra pa­sos o mo­vi­mien­to, le avi­sa ca­da ho­ra pa­ra que se le­van­te, aun­que pue­de lle­gar a ser un po­co re­pe­ti­ti­vo.

Lle­var­lo sin­cro­ni­za­do con el iPho­ne im­pli­ca es­tar co­nec­ta­do las 24 ho­ras del día a to­do lo que ocu­rre en la pan­ta­lla del smartp­ho­ne. La sen­sa­ción de es­tar mo­ni­to­ri­za­do pue­de lle­gar a ser mo­les­ta ya que, por de­fec­to, ac­ti­va las no­ti­fi­ca­cio­nes de to­das las apli­ca­cio­nes com­pa­ti­bles con es­te wea­ra­ble, de­jan­do en ma­nos del usua­rio que de­ci­da des­pués si­len­ciar aque­llas que no le in­tere­sen.

El ca­tá­lo­go de apps si­gue sien­do li­mi­ta­do y la ma­yo­ría ofre­cen sim­ple­men­te fun­cio­nes de con­sul­ta de da­tos. Gran­des desa­rro­lla­do­ras co­mo Goo­gle to­da­vía no han adap­ta­do to­das sus apli­ca­cio­nes. Así, aun­que pue­des re­ci­bir la no­ti­fi­ca­ción de un correo de Gmail, no tie­nes op­ción de abrir­lo y leer­lo des­de el Watch, y tam­po­co de con­tes­tar al men­sa­je. Sí fun­cio­na el Goo­gle Maps, que per­mi­te re­ci­bir en el re­loj las in­di­ca­cio­nes pa­ra lle­gar a un des­tino.

En el ca­so de What­sApp, se pue­de re­ci­bir los men­sa­jes y, una vez abier­tos, con­tes­tar­los. Pe­ro fal­ta que el usua­rio pue­da en­viar un men­sa­je, es de­cir, que ten­ga la op­ción de em­pe­zar una conversación.

La sa­lud se­ría el otro pi­lar so­bre el que se sus­ten­ta el Watch 3. La mo­ni­to­ri­za­ción car­día­ca de for­ma con­ti­nua bus­ca ase­gu­rar unos re­sul­ta­dos más exac­tos además de po­der ela­bo­rar ta­blas per­so­na­li­za­das en las que se re­gis­tren las pul­sa­cio­nes del usua­rio en des­can­so, ha­cien­do ejer­ci­cio in­ten­so o sim­ple­men­te ca­mi­nan­do. A día de hoy exis­ten ya com­pa­ñías co­mo Dex­com, cen­tra­da en so­lu­cio­nes pa­ra el se­gui­mien­to de dia­bé­ti­cos, que vin­cu­lan sus pro­duc­tos con el Ap­ple Watch pa­ra avi­sar de los ni­ve­les de glucosa en san­gre a los pa­cien­tes. Una mo­ni­to­ri­za­ción que, en es­te ca­so, po­dría sal­var vi­das.

Re­ci­bir lla­ma­das Con el Watch se pue­de con­tes­tar y uti­li­zar el re­loj co­mo un ma­nos li­bres. Una op­ción útil si por ejem­plo se es­tá al vo­lan­te, aun­que el so­ni­do es me­jo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.