LA SUBIDA DE TI­POS EN EE.UU. PRE­SIO­NA A LA EU­RO­ZO­NA

El en­ca­re­ci­mien­to del pa­go de la deu­da y el ac­ce­so al cré­di­to pa­ra par­ti­cu­la­res y em­pre­sas se da por des­con­ta­do Drag­hi no quie­re se­guir la es­te­la has­ta el año que vie­ne

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

La po­lí­ti­ca de al­za de ti­pos im­pul­sa­da por la Fed pre­sio­na al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, que más tar­de o más tem­prano ten­drá que po­ner fin a la era del di­ne­ro ba­ra­to. A la vis­ta del cam­bio de ten­den­cia, Es­pa­ña y otros paí­ses ana­li­zan có­mo les afec­ta­rá en ma­te­rias cla­ve co­mo el pa­go de la deu­da.

La Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (FED) dio el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en di­ciem­bre del 2015, pe­ro el es­truen­do que pro­vo­có el fin del di­ne­ro ba­ra­to al otro la­do del Atlán­ti­co no pro­du­jo ré­pli­cas en Eu­ro­pa. To­do lo con­tra­rio. Las eco­no­mías de la zo­na eu­ro em­pe­za­ban un tra­ta­mien­to de se­da­ción con la mor­fi­na del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE): ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos y un pro­gra­ma de com­pra ma­si­va de bo­nos (2,4 bi­llo­nes de eu­ros) pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad.

Y es que mien­tras la li­qui­dez inun­da­ba Es­ta­dos Uni­dos por ter­ce­ra vez (2012), la aus­te­ri­dad en­cor­se­ta­ba a la eu­ro­zo­na. Sus eco­no­mías tra­ta­ron de di­ge­rir sin anes­te­sia una cri­sis que hun­dió el em­pleo, los sa­la­rios y la inflación. So­lo la in­yec­ción de li­qui­dez del BCE con­si­guió abrir la puer­ta al cre­ci­mien­to ro­bus­to (2,3 % en el 2018) y la caí­da del des­em­pleo has­ta el 8,4 %. Co­mo sue­le ocu­rrir cuan­do se im­pri­me di­ne­ro, el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, pu­so a fun­cio­nar la má­qui­na de bi­lle­tes y aba­ra­tó el eu­ro em­pu­jan­do la inflación has­ta el 1,5 % ac­tual.

Con es­te pai­sa­je más op­ti­mis­ta, los ex­per­tos y en­ti­da­des ban­ca­rias se pre­gun­tan, ¿ha lle­ga­do el mo­men­to de emu­lar a la FED y su­bir los ti­pos de in­te­rés des­de el 0 % de re­fe­ren­cia? ¿Qué im­pac­to pue­de te­ner so­bre la eco­no­mía es­pa­ño­la? El go­ber­na­dor de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se, Je­ro­me Powell, apun­ta­ló la sen­da al­cis­ta de los ti­pos de in­te­rés (1,75-2 %) el pa­sa­do 13 de ju­lio. Gré­gory Claeys y Ma­ria De­mer­tzis, ex­per­tos del think tank Brue­gel, sos­tie­nen que el BCE de­be­ría dar pa­sos ha­cia esa «nor­ma­li­za­ción» de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, lo que se tra­du­ce en una re­ti­ra­da gra­dual de los es­tí­mu­los y la subida de los ti­pos de in­te­rés has­ta un ni­vel pre­cri­sis. «Creo que tie­ne sen­ti­do la dis­cu­sión so­bre una re­duc­ción del gra­do de fa­ci­li­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, aun­que no pa­ra el fu­tu­ro in­me­dia­to», sos­tie­ne su com­pa­ñe­ro, Fran­ces­co Pa­pa­dia.

Pri­me­ro ha­brá que re­ti­rar el pa­ra­guas del pro­gra­ma de com­pra (QA). Des­pués ven­drá la subida gra­dual de ti­pos de in­te­rés. «Es im­por­tan­te ha­cer­lo de for­ma pre­vi­si­ble, dar cer­ti­dum­bre al mer­ca­do», sos­tie­nen. Pe­ro Drag­hi no te­me un so­bre­ca­len­ta­mien­to de la eco­no­mía o la hi­per­in­fla­ción que tan­to ate­rra a Ale­ma­nia. Es más, el ita­liano apla­zó al ve­rano del 2019 la pri­me­ra subida de ti­pos tras ob­ser­var in­di­ca­do­res de ries­go en el ho­ri­zon­te, des­de la po­si­bi­li­dad de una gue­rra co­mer­cial con Do­nald Trump a la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos y una dé­bil inflación apo­ya­da ca­si en ex­clu­si­va so­bre el pre­cio de la ener­gía.

¿POR QUÉ EL BCE SE RE­SIS­TE?

No quie­re vo­lan­ta­zos en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. El ita­liano in­sis­te en ac­tuar con «cau­te­la» pa­ra no da­ñar la en­ju­ta re­cu­pe­ra­ción. Hay du­das del buen desem­pe­ño de al­gu­nas eco­no­mías, que em­pie­zan a ra­len­ti­zar el rit­mo de cre­ci­mien­to. Las pers­pec­ti­vas pa­ra Es­pa­ña se en­frían. En el 2019 acu­mu­la­rá cin­co años con­se­cu­ti­vos de ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to (del 3,4 al 2,4 %). La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en paí­ses co­mo Ita­lia tam­bién ha pues­to so­bre aler­ta a Drag­hi, preo­cu­pa­do por las enor­mes bol­sas de deu­da pú­bli­ca que la eu­ro­zo­na tra­ta de ab­sor­ber a un rit­mo de­ses­pe­ra­da­men­te len­to. «El te­rreno es fér­til pa­ra los ries­gos», ad­mi­tió.

¿CÓ­MO AFEC­TA­RÁ A ES­PA­ÑA?

La subida de los ti­pos de in­te­rés no po­drá apla­zar­se mu­cho más allá de oto­ño del 2019. Los mer­ca­dos ya lo dan por des­con­ta­do. La deu­da es­ta- dou­ni­den­se ga­na atrac­ti­vo a ojos de los in­ver­so­res. Ofre­ce más ren­ta­bi­li­dad que las eu­ro­peas. Pa­ra com­pe­tir por atraer ese ca­pi­tal y evi­tar pre­sio­nes in­fla­cio­nis­tas, el su­ce­sor de Drag­hi no de­be­ría per­der el rit­mo de Powell. El ul­tra­or­to­do­xo go­ber­na­dor del Bun­des­bank, Jens Weid­mann, uno de los más fé­rreos de­fen­so­res de en­ca­re­cer el eu­ro, se pos­tu­la co­mo el fa­vo­ri­to pa­ra ocu­par el car­go. Pa­ra Es­pa­ña, una even­tual subida de los ti­pos de in­te­rés pue­de afec­tar es­pe­cial­men­te al bol­si­llo de los ciu­da­da­nos en­deu­da­dos.

HI­PO­TE­CAS

Pa­ra los par­ti­cu­la­res que dis­pon­gan de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios a ti­po va­ria­ble se ave­ci­nan ma­las no­ti­cias. Tan­to el pre­cio de las nue­vas co­mo el pa­go de la deu­da con­traí­da se en­ca­re­ce­rá sí o sí, ya que los ban­cos ten­drán más di­fi­cul­ta­des pa­ra dis­po­ner de li­qui­dez.

DE­PÓ­SI­TOS

Pue­den res­pi­rar tran­qui­los los aho­rra­do­res por­que por fin sus de­pó­si­tos po­drían vol­ver a ser ren­ta­bles tras años de se­quía e in­clu­so pér­di­da de va­lor.

EM­PRE­SAS

La teo­ría di­ce que la subida de ti­pos di­fi­cul­ta el ac­ce­so al cré­di­to de las em­pre­sas pa­ra fi­nan­ciar­se. Al­gu­nos ex­per­tos sos­tie­nen que se­rá tan tí­mi­da que la po­drán com­pen­sar con los már­ge­nes de be­ne­fi­cio que pue­den ob­te­ner de una de­man­da do­més­ti­ca al al­za em­pu­ja­da por una me­jo­ra sa­la­rial. Pe­ro es­ta ecua­ción no cua­ja con fa­ci­li­dad en la ca­suís­ti­ca es­pa­ño­la, a la que hay que aña­dir el ni­vel de en­deu­da­mien­to pri­va­do. To­da­vía hay un im­por­tan­te vo­lu­men de fa­mi­lias de ba­jas ren­tas con hi­po­te­cas va­ria­bles que se ve­rán for­za­das a res­trin­gir el con­su­mo pa­ra ha­cer fren­te al en­ca­re­ci­mien­to de la deu­da y eso pue­de pa­sar fac­tu­ra al te­ji­do em­pre­sa­rial. No obs­tan­te, el cré­di­to pa­ra con­su­mo au­men­tó el pa­sa­do año un 15 %, se­gún el INE. Las fa­mi­lias vuel­ven a en­deu­dar­se pa­ra com­prar.

FI­NAN­ZAS PÚ­BLI­CAS

El ca­pi­tal po­ne rum­bo a los paí­ses que ofre­cen ma­yor se­gu­ri­dad-ren­ta­bi­li­dad por la com­pra de deu­da pú­bli­ca. Es­ta­dos Uni­dos es­tá atra­yen­do las in­ver­sio­nes con la subida de ti­pos en de­tri­men­to de Es­pa­ña y otros paí­ses don­de sus em­pre­sas tie­nen pre­sen­cia (La­ti­noa­mé­ri­ca). Si el BCE si­gue la sen­da de la FED, po­dría re­equi­li­brar los flu­jos. De lo con­tra­rio, la in­fra­fi­nan­cia­ción po­dría obli­gar al Go­bierno a aco­me­ter nue­vos ajus­tes pa­ra cua­drar las cuen­tas, ya ba­jo pre­sión por la deu­da acu­mu­la­da (97,6 % PIB en el 2018) y las ba­jas pers­pec­ti­vas de in­gre­sos. ¿De qué for­ma? Res­tric­ción del gas­to pú­bli­co a la es­pe­ra de abrir de nue­vo el ape­ti­to de los in­ver­so­res. Bru­se­las ve ries­gos por ese flan­co, por eso apre­mia a los paí­ses de la eu­ro­zo­na a qui­tar­se de en­ci­ma el pe­so de la deu­da.

EX­POR­TA­CIO­NES

Al igual que es­tá pa­san­do con el dó­lar, la subida de ti­pos de in­te­rés re­va­lo­ri­za­rá el eu­ro. Se­rá po­si­ti­vo pa­ra las em­pre­sas que im­por­ten des­de el ex­te­rior. Con una mo­ne­da fuer­te re­sul­ta más ba­ra­to com­prar. Pe­ro tam­bién per­ju­di­ca­rá a sus ex­por­ta­cio­nes. A los so­cios co­mer­cia­les de Es­pa­ña les sal­drá más ca­ro el in­ter­cam­bio. En tér­mi­nos de con­su­mo ener­gé­ti­co, la eco­no­mía es­pa­ño­la, muy de­pen­dien­te de las im­por­ta­cio­nes, tam­bién se ve­rá be­ne­fi­cia­da por la for­ta­le­za del eu­ro. To­das es­tas cá­ba­las pa­ra el sec­tor ex­por­ta­dor po­drían caer en sa­co ro­to si Do­nald Trump arre­cia su ofen­si­va aran­ce­la­ria con­tra los sec­to­res más com­pe­ti­ti­vos de la UE.

Las fa­mi­lias con ren­tas ba­jas e hi­po­te­cas a ti­po va­ria­ble se ve­rán ame­na­za­das

| JUS­TIN LA­NE

Los in­ver­so­res se es­tán fo­ca­li­zan­do en la com­pra de bo­nos es­ta­dou­ni­den­ses por su ma­yor ren­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.