GA­LI­CIA DE­RRI­BA SUS COM­PLE­JOS Y SE LAN­ZA A PATENTAR

Aun­que mu­chos de esos in­ven­tos lo­gran la pro­tec­ción de la Ofi­ci­na Es­pa­ño­la de Pa­ten­tes y Mar­cas, se si­gue pin­chan­do a la ho­ra de trans­fe­rir ese co­no­ci­mien­to al en­torno in­dus­trial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - }Ro­sa Es­té­vez

LA CO­MU­NI­DAD SU­PERA YA AL PAÍS VAS­CO EN NÚ­ME­RO DE SO­LI­CI­TU­DES GRA­CIAS A LA AC­TI­VI­DAD DE UN BUEN NÚ­ME­RO DE EM­PRE­SAS Y CEN­TROS DE IN­VES­TI­GA­CIÓN QUE, CA­DA VEZ CON MA­YOR DE­CI­SIÓN, APUES­TAN POR PRO­TE­GER EL CO­NO­CI­MIEN­TO QUE SE GE­NE­RA EN­TRE SUS PA­RE­DES. LA TRANS­FE­REN­CIA AL EN­TORNO IN­DUS­TRIAL SI­GUE SIEN­DO, ESO SÍ, LA GRAN ASIG­NA­TU­RA PEN­DIEN­TE

Apun­ten es­te da­to y echen mano de él si su­fren un ata­que de esa ten­den­cia a la au­to­crí­ti­ca pe­ren­ne que se nos acha­ca a los ga­lle­gos. En el 2017, Ga­li­cia fue la sex­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que más pa­ten­tes pre­sen­tó an­te la Ofi­ci­na Es­pa­ño­la de Pa­ten­tes y Mar­cas. Es cier­to que nos aven­ta­jan Ma­drid, Ca­ta­lu­ña, An­da­lu­cía, Va­len­cia y Ara­gón. Pe­ro es cier­to, tam­bién, que nos he­mos co­lo­ca­do por de­lan­te del País Vas­co, una re­fe­ren­cia in­dis­cu­ti­ble en lo que a desa­rro­llo de I+D+i se re­fie­re. Du­ran­te el 2017, aje­nos al es­ce­na­rio es­ta­dís­ti­co que iban a di­bu­jar, 188 in­ven­tos ga­lle­gos en­tra­ron en la rue­da de exá­me­nes a la que de­be­rán ser so­me­ti­dos pa­ra ver si me­re­cen, o no, ser pro­te­gi­dos por una pa­ten­te. En to­tal, en Es­pa­ña se ini­cia­ron 2.150 ex­pe­dien­tes de ese es­ti­lo.

Aun­que pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, la so­li­ci­tud de la pa­ten­te no es el ini­cio del ca­mino. Pa­ra lle­gar has­ta aquí, el in­ven­tor ha te­ni­do que re­co­rrer ya una ru­ta lar­ga y fa­rra­go­sa . Los más avi­sa­dos ha­brán re­cu­rri­do, des­de el prin­ci­pio, a un ase­sor es­pe­cia­li­za­do que, a mo­do de Ci­ce­ro­ne, los acom­pa­ña­rá en su via­je a tra­vés de la bu­ro­cra­cia. «Mu­cha gen­te pien­sa que pue­den apa­ñár­se­las so­los, y cuan­do por fin se dan cuen­ta de que es más com­pli­ca­do y lle­gan a no­so­tros, a ve­ces ya han co­me­ti­do erro­res fa­ta­les». Ha­bla Lui­sa­na Brea, de la em­pre­sa Ungría, una fir­ma con un si­glo de his­to­ria y nu­me­ro­sas ofi­ci­nas re­par­ti­das por to­do el mun­do. Una de ellas es­tá en Vi­go.

En ella tra­ba­ja nues­tra in­ter­lo­cu­to­ra, que re­co­no­ce que Ga­li­cia tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des, tam­bién en es­to de las pa­ten­tes. «Los ga­lle­gos sue­len ser hu­mil­des. Lle­gan has­ta no­so­tros co­mo ti­tu­bean­do, y nos di­cen que ‘ya de­be de ha­ber al­go más así por ahí’», ex­pli­ca. Aun­que el vo­lu­men de so­li­ci­tu­des que ema­nan des­de es­ta tie­rra es im­por­tan­te, «en otros lu­ga­res se in­ten­tan pro­te­ger más co­sas, más pe­que­ñas. Pe­ro aquí pa­re­ce que con­fia­mos po­co en nues­tro ta­len­to y por eso hay más re­ti­cen­cias a ini­ciar el pro­ce­so de pa­ten­te».

Pe­ro es­tá cla­ro que hay quien ini­cia ese ca­mino. Mu­chas ve­ces, sin te­ner­lo lo su­fi­cien­te­men­te cla­ro. «Fal­ta mu­cha cul­tu­ra en ese sen­ti­do», ar­gu­men­ta Brea. Y es que pa­ra pro­te­ger una pro­pie­dad in­te­lec­tual hay mu­chos ca­mi­nos y mu­chas fór­mu­las. No siem­pre ha­ce fal­ta re­cu­rrir a una pa­ten­te, que de­be te­ner un com­po­nen­te in­dus­trial. En al­gu­nos ca­sos es más ade­cua­do pro­te­ger­se con un mo­de­lo de uti­li­dad, que tie­ne diez años de pro­tec­ción, o un di­se­ño. Ele­gir la fór­mu­la ade­cua­da re­sul­ta fun­da­men­tal. «La pa­ten­te es un re­gis­tro de pro­pie­dad que pro­te­ge bie­nes in­ma­te­ria­les. Una in­ven­ción, un pro­duc­to. No pue­des patentar una idea. Y pa­ra que la pa­ten­te sea apro­ba­da de­be cum­plir va­rios re­qui­si­tos: la no­ve­dad —ser al­go que no se co­no­cie­se an­tes —, tie­ne que te­ner ac­ti­vi­dad in­ven­ti­va —no pue­de re­sul­tar ob­vio pa­ra los téc­ni­cos que tra­ba­jan en la ma­te­ria— y de­be po­der lle­var­se a la prác­ti­ca». Lo re­la­ta Su­sa­na To­rren­te, ex­per­ta en va­lo­ri­za­ción y trans­fe­ren­cia de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Com­pro­bar que ca­da una de las so­li­ci­tu­des pre­sen­ta­das an­te la OEPM cum­plen esos re­qui­si­tos exi­ge tiem­po y pa­cien­cia. «Los exa­mi­na­do­res son muy mi­nu­cio­sos», ex­pli­ca Lui­sa­na Brea. Por eso, el trá­mi­te de una pa­ten­te pue­de con­su­mir gran­des can­ti­da­des de tiem­po. Des­de los cin­co me­ses en los ca­sos más sen­ci­llos, que se aco­gen a pro­ce­di­mien­tos acelerados, has­ta un su­ma­to­rio de años que sue­le ron­dar en­tre los tres y los cin­co. A cam­bio, se lo­gra una pro­tec­ción que es­ta­rá en vi­gor du­ran­te vein­te años.

«A la gen­te le sue­le pa­re­cer po­co tiem­po. Pe­ro, en reali­dad, la ma­yo­ría de las pa­ten­tes no lle­gan a es­tar en vi­gor por to­do ese pe­río­do, por­que la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na muy rá­pi­do. Lo más pro­ba­ble es que en unos años se le ha­ya ocu­rri­do al­go me­jor al pro­pio crea­dor, que tra­mi­ta­rá una nue­va pa­ten­te y de­ja­rá caer la an­ti­gua, o a la com­pe­ten­cia», ase­gu­ra Lui­sa­na Brea.

Pe­ro vol­va­mos al mo­men­to en el que un in­ven­tor de­ci­de patentar su crea­ción. Si no cuen­ta con ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal, es fá­cil que co­me­ta al­gu­nos erro­res que, a la lar­ga, le pue­den sa­lir ca­ros. «Una co­sa que sue­le ocu­rrir es que se di­vul­guen to­tal lo par­cial­men­te da­tos de la in­ven­ción. Es com­pren­si­ble: la

gen­te a ve­ces ne­ce­si­ta in­ver­so­res y en esa bús­que­da sa­len en pren­sa, dan a co­no­cer su idea, y aca­ban con­cul­can­do el re­qui­si­to de no­ve­dad», se­ña­la Lui­sa­na Brea. Reivin­di­car ám­bi­tos de pro­duc­ción muy re­du­ci­dos es otro fa­llo re­cu­rren­te, igual que las re­dac­cio­nes «con in­su­fi­cien­cia des­crip­ti­va» y erro­res. Son so­lo al­gu­nos de los obstáculos con los que se en­cuen­tran quie­nes van de­trás de un sue­ño. «Hay co­sas que se pue­den arre­glar y otras que no. Tam­bién hay co­sas que se pue­den patentar y otras que no. Y de­cir­le que no a un in­ven­tor es du­ro, por­que nor­mal­men­te es­tás des­tro­zán­do­le un sue­ño», re­fle­xio­na Brea. Pe­ro esa do­sis de bru­tal ho­nes­ti­dad for­ma par­te de su tra­ba­jo.

¿Y qué ti­po de co­sas pre­ten­de­mos patentar los ga­lle­gos? Pues de to­do. Des­de una toa­lla con­ver­ti­ble en bol­sa, mo­chi­la y pa­reo, has­ta un vehícu­lo an­fi­bio vo­la­dor con des­pe­gue ver­ti­cal. Des­de un tra­je pro­tec­tor pa­ra pe­rros de ca­za, has­ta una má­qui­na pa­ra des­plu­mar aves. Des­de me­tros di­gi­ta­les pa­ra agi­li­zar las par­ti­das de pe­tan­ca, has­ta pa­li­llos an­ti­des­li­zan­tes pa­ra las cuer­das de me­ji­llón. «No­so­tros re­gis­tra­mos mu­chas so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes re­la­cio­na­das con el mun­do del mar y de la con­ser­va», ex­pli­can des­de Ungría, en Vi­go, el co­ra­zón de esa in­dus­tria del mar. So­bre esa reali­dad ha­bla, tam­bién, el in­for­me del Clús­ter Tec­no­ló­gi­co Em­pre­sa­rial das Cien­cias da Vi­da de Ga­li­cia, Bio­ga. En su in­for­me anual, des­ta­ca las so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes ge­ne­ra­das por cen­tros tec­no­ló­gi­cos co­mo An­fa­co-Ce­co­pes­ca en co­la­bo­ra­ción con em­pre­sas del sec­tor.

EL VA­LOR DE LA UNI­VER­SI­DAD

La con­ser­va for­ma par­te, al fin y al ca­bo, del am­plio es­pec­tro del eco­sis­te­ma bio­tech ga­lle­go, que ge­ne­ra una bue­na can­ti­dad de las pa­ten­tes que se re­gis­tran en Ga­li­cia ca­da año: al­re­de­dor de un cen­te­nar. Un da­to ex­ce­len­te, sí, aun­que con una ca­ra os­cu­ra: de ese to­tal, so­lo una de­ce­na con­si­gue li­cen­ciar­se. O, lo que es lo mis­mo, so­lo un diez por cien­to lo­gra co­mer­cia­li­zar­se. Vea­mos, por ejem­plo, los da­tos del 2016, cuan­do la ci­fra de so­li­ci­tu­des de las em­pre­sas bio­tec­no­ló­gi­cas se in­cre­men­tó has­ta las 93, se re­ci­bie­ron 56 con­ce­sio­nes, pe­ro so­lo se li­cen­cia­ron sie­te. «Y po­ner el pro­duc­to en el mer­ca­do, be­ne­fi­cian­do a la so­cie­dad, es lo real­men­te in­tere­san­te», ex­pli­ca Su­sa­na To­rren­te, de la USC. La Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, jun­to con la de A Co­ru­ña y la de Vi­go, son tres po­los fun­da­men­ta­les de la in­ves­ti­ga­ción y la in­no­va­ción en Ga­li­cia. Des­de sus res­pec­ti­vas áreas de va­lo­ri­za­ción se en­car­gan de ten­der un puen­te en­tre el mun­do teó­ri­co de los in­ves­ti­ga­do­res y de las pa­ten­tes, has­ta el mun­do prác­ti­co de la em­pre­sa. En mu­chos ca­sos, se bus­can so­cios des­de el prin­ci­pio, y en mu­chos ca­sos las pa­ten­tes cuen­tan con co­ti­tu­la­res pú­bli­cos co­mo, por ejem­plo, el Ser­gas, otras uni­ver­si­da­des. Pe­ro tam­bién las em­pre­sas pri­va­das.

JUAN. S. G

| ALBERTO LÓ­PEZ

Ele­gir con acier­to la fór­mu­la de pro­tec­ción del bien crea­do pue­de re­sul­tar cla­ve pa­ra su éxi­to co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.