A ORI­LLAS DE LA CI­FRA Sa­lu­da­ble vi­ra­je sa­la­rial

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

Ha­ce po­co más de una se­ma­na, el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, se pro­nun­ció de un mo­do bas­tan­te ra­di­cal a fa­vor de una subida de sa­la­rios en Eu­ro­pa. A pe­sar de que en al­gu­nos sec­to­res esa de­cla­ra­ción cau­só sor­pre­sa (se­gu­ra­men­te por­que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que los ban­que­ros cen­tra­les ten­gan esas po­si­cio­nes), lo cier­to es que tal plan­tea­mien­to es­tá per­fec­ta­men­te en lí­nea con lo que Drag­hi vie­ne re­cla­man­do des­de ha­ce años: la ne­ce­si­dad de in­tro­du­cir en la eco­no­mía me­ca­nis­mos que per­mi­tan con­so­li­dar una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que, en el en­torno eu­ro­peo, des­can­sa to­da­vía so­bre unas ba­ses muy frá­gi­les. Y más aún cuan­do los cé­le­bres vien­tos de co­la van con­vir­tién­do­se en li­ge­ra bri­si­lla, que pa­re­ce, ade­más, que no tar­da­rá mu­cho en ce­sar por com­ple­to.

Lo que Drag­hi pi­de pa­ra el con­jun­to de la eu­ro­zo­na, en Es­pa­ña en par­ti­cu­lar pa­re­ce ser una ne­ce­si­dad ya im­pos­ter­ga­ble. Por­que nues­tro país ha si­do —jun­to con Gre­cia— el úni­co del área que en el 2017 no ha­bía re­cu­pe­ra­do el ni­vel de los sa­la­rios pre­vio a la cri­sis, y ello a pe­sar de que la reac­ti­va­ción del cre­ci­mien­to ha con­su­ma­do su cuar­to año. A pe­sar de al­gu­nas di­fe­ren­cias en las fuen­tes es­ta­dís­ti­cas, el re­cor­te sa­la­rial me­dio en­tre 2008 y 2015 su­peró el 7,6 %. To­da una lí­nea de de­va­lua­ción sa­la­rial que ha traído un pro­ce­so re­dis­tri­bu­ti­vo a fa­vor de las ren­tas del ca­pi­tal: si en el arran­que de la Gran Re­ce­sión las pro­ce­den­tes del tra­ba­jo ron­da­ban el 50 % del in­gre­so na­cio­nal, hoy re­pre­sen­ta­rían ape­nas el 47 %.

Un pro­ble­ma adi­cio­nal, pe­ro de gran tras­cen­den­cia, es el del re­par­to in­terno de esa de­va­lua­ción, es de­cir, có­mo ha in­ci­di­do so­bre los di­fe­ren­tes ti­pos de sa­la­rios. El ver­da­de­ro pro­ble­ma, la caí­da in­ten­sa, ha es­ta­do en los mu­chos tra­ba­ja­do­res que per­die­ron su an­ti­guo pues­to de tra­ba­jo, pa­ra en­con­trar otro ma­ni­fies­ta­men­te por de­ba­jo de aquel en con­di­cio­nes y re­mu­ne­ra­ción. Se­gún un tra­ba­jo pu­bli­ca­do el año pa­sa­do por Fun­cas (Ja­vier Fer­nán­dez Kranz, Los sa­la­rios en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca), los con­tra­tos de tra­ba­jo nue­vos in­cor­po­ran unas re­mu­ne­ra­cio­nes que es­tán un 23 % por de­ba­jo de los que se fir­ma­ban an­tes de la cri­sis. La jor­na­da par­cial, la tem­po­ra­li­dad y el des­pi­do más fá­cil ha traído es­ta si­tua­ción de cla­ra es­ci­sión en­tre los asa­la­ria­dos, con dos par­tes bien di­fe­ren­cia­das: la de quie­nes man­tu­vie­ron su vie­jo em­pleo y los que se vie­ron obli­ga­dos a cam­biar, ga­nan­do los pri­me­ros un 73 % más que los se­gun­dos. Ello sin men­cio­nar las gran­des di­fe­ren­cias por eda­des: los jó­ve­nes son des­de lue­go los pe­na­li­za­dos en ma­yor me­di­da.

La evo­lu­ción de los sa­la­rios en Es­pa­ña ha ge­ne­ra­do, por tan­to, dos pro­ble­mas di­fe­ren­tes. Por un la­do, es una cues­tión de jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va, que va muy aso­cia­da al au­men­to de la de­sigual­dad y la po­bre­za. Y se­gun­do, un pro­ble­ma ma­cro­eco­nó­mi­co: la ca­pa­ci­dad de gas­to de sec­to­res muy im­por­tan­tes de nues­tra so­cie­dad —y por tan­to, la fuer­za del con­su­mo co­mo va­ria­ble agre­ga­da— ha es­ta­do muy li­mi­ta­da du­ran­te to­dos es­tos años por la ma­ni­fies­ta par­ve­dad de los sa­la­rios.

Por eso ca­be sa­lu­dar con aplau­so el acuer­do a que han lle­ga­do los agen­tes so­cia­les en los úl­ti­mos días: dos ob­je­ti­vos de pri­mer or­den pa­ra la so­cie­dad es­pa­ño­la en es­tos mo­men­tos (la lu­cha con­tra la de­sigual­dad y la con­so­li­da­ción del cre­ci­mien­to in­terno) se ve­rán si­mul­tá­nea­men­te fa­vo­re­ci­dos. Se ha­ce ade­más, y es­ta es qui­zá su pri­me­ra vir­tud, por la vía del am­plio acuer­do so­cial, al­go que ca­si ha­bía­mos ol­vi­da­do. Y se mo­du­la de for­ma in­te­li­gen­te pa­ra que sir­va, so­bre to­do, pa­ra su­bir las re­tri­bu­cio­nes más ba­jas, pe­ro sin per­der de vis­ta la re­la­ción con la pro­duc­ti­vi­dad. Un acuer­do in­te­li­gen­te y muy po­si­ti­vo que, eso sí, ha tar­da­do de­ma­sia­do en lle­gar.

| MAR­COS MÍGUEZ

La subida de los sa­la­rios pac­ta­da es­ta se­ma­na con­tri­bui­rá a es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.